MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 2 de febrero de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO




SENTENCIAS


- Nunca llegarás a ser un hombre de provecho.
Sentenció el padre a su hijo Jaime, cuando en vez de hacer los deberes se dedicaba a chatear por aquella pantalla tan amorfa que era el ordenador. No entendía que le dijera que detrás de aquello hubiera personas, y sobre todo que comprendieran lo que ponía; porque mira que hacía faltas de ortografía el condenado, se le caía el alma a los pies; ¿qué enseñaban en el colegio? A su hijo se le había olvidado escribir, o al menos escribir bien. Debía de solucionar aquel problema; aunque no sabía como. De pronto pensó: Le dejaré sin Internet. Se arriesgaba mucho; pero no le quedaba más remedio, su hijo ya cursaba cuarto de la ESO, repitió primero, repitió tercero y ahora, ¿Qué pasaría? Seguramente tendría que realizar un PQPI de esos que ofrecía el gobierno a los que no se sacaban el título por no pegar golpe, no dejaría que eso pasara.
El viernes por la mañana; mientras su hijo estaba en el Instituto, llamó a la compañía y quitó Internet. Cuando vino, cogió como siempre el ordenador y cuando comprobó que no iba Internet; miró a su padre como un poseso, lo insultó echándole la culpa de todos los problemas del universo; sin embargo éste ni se inmutó, resistió aquel vendaval, y le dijo la verdad; aunque sólo consiguió que saliera de casa dando un portazo; él esperó sin ponerse nervioso como siempre le ocurría, aquellas clases con el psicólogo le iban de primera, respiraba hondo tres veces y ya era otra persona, maravilloso. Al cabo de dos horas Jaime volvió, aun estaba alterado, disimulaba, se encerró en su habitación a escuchar música, no se podía cantar victoria, paciencia. Jaime era un chico listo; pero el dichoso ordenador le había matado todas las capacidades.
Pasaron los días, el padre de Jaime tenía claro que si no encontraba Internet en casa lo buscaría en otro sitio; pero no le ayudaría económicamente; ya estaba harto que lo llamaran de la escuela reiterándole el poco rendimiento académico de su hijo; que sería mejor sacarlo y buscarle otra salida; ya se habían rendido; pero él, veía que no estaba todo perdido, no se rendía. Un día se asomó a la habitación con la excusa de preguntarle algo banal y descubrió que en sus manos descansaba un libro de la escuela. Bueno, pensó, por algo se empieza. Acabó el segundo trimestre y no le llamaron del instituto como siempre, las notas mejoraron un poco, es verdad que aun le quedaban materias; pero íbamos por el buen camino. Comenzó a preguntarle como cuando era pequeño dudas de algunas asignaturas y él, estaba encantado de que así lo hiciera. Acabó el último trimestre, esta vez si lo llamaron; sin embargo en este caso para felicitarle, era increíble, su hijo tenía el graduado, e incluso cambió su actitud frente a la escuela, ya no la consideraba su enemiga sino su aliada, no sabían que había sucedido en la cabeza de Jaime, el cambio fue tan radical que no podían por menos que felicitarle.

Desde luego en este caso queda claro que la educación está en manos de los padres, y que la escuela es un punto de apoyo importante; pero el pilar fundamental está en la familia. Os diré que algún caso de estos he vivido en la vida real; chicos que nadie daba un duro por ellos y de un año para otro cambian por completo. Estoy segura que la familia ha influido más de lo que pensamos.

24 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Hombre, si soy el primero. Ando por ahí medio perdido a ver si remato la idea de este jueves. Creo que me tendré que quitar internet, aunque sea solo esta tarde jeje.
Bueno tu relato, creo que ese chico vío la luz, porque conozco varios casos en que soluciones como esa no han resultado.
Besos.

Celia dijo...

Hola Carmen.
Un tema de actualidad, el que has tocado.
Pienso que la familia es elemental, para el desarrollo de los chicos. Y educarlos en los valores, algo fundamental.
En fin... que el telato me ha parecido bueno y oportuno.
Un abrazo.

San dijo...

Desde luego Carmen la familia, los padres son el pilar fundamental en la educación de los hijos, todo lo que les rodea a cierta edad es de un atractivo fuerte, en este caso que planteas dio resultados, en otros hay que negociar más. Pero yo digo que jamás en la educación de los hijos se puede arrojar la toalla. Siempre hay que estar junto a ellos.Motivandoles, apoyandoles y sobre todo mostrandoles nuestro amor.

Un abrazo.

Primavera dijo...

Sin disciplina haciendo hoy en dia los niños lo que quieren asi pasa lo qeu pasa, no rendi en el colegio, y se pasan horas y horas en internet, los padres estan para algo mas que pagar los gastos de los hijos, reglas es lo que necesitan y sobre todo valorar lo que tienen, y que sepan lo que cuesta ganar los euros.
buen relato educativo.
Primavera

Natàlia Tàrraco dijo...

Drástica y valerosa medida, porque a lo peor se cierra el chico y busca en otros el medio de comunicarse en pantalla, aunque sea de móvil.

A mí misma me dejaría traspuesta, sin embargo no quiero caer en la adicción, para ello paso jornadas sin conexión y no me da la depre. No soy un crío, soy algo más mayorcita.
Lo cierto, Carmen, es que la educación recae en los padres, es vital eso, no abandonar la formación en manos de la escuela, menuda !jeta! y luego quejarse cuando en casa se destruye toda la tarea educativa.
Se nota amiga mía, que tocas el tema, llega a desesperar la postura "pasota" de ciertos padres. Buen relato en los tiempos que corren, necesaria reflexión. Petonsssss.

Carmen Andújar dijo...

Gracias por vuestros comentarios. La verdad es que cuando un padre te apoya y se solidariza contigo en la educación de sus hijos te sientes de otra manera;pero cada vez es más dificil encontrar padres dispuestos a colaborar.
Un beso a todos y todas

MARISOL dijo...

El tema está en que los chicos están demasiado solos en casa, trabajamos mucho para que tengan de todo y les falta lo que más necesitan: sus padres. Buen relato, gracias y un beso.

Mar dijo...

Querida Carmen,
¿qué decirte? Me toca demasiado de cerca.
La frase, la sentencia con la que empieza el texto, ¡uf! ¡es tan odiosa!
Ese padre toma es decisión y no me parece ni bien ni mal. Es su decisión. No me gusta que juzguen mi manera de hacer con mis hijos, así que hace tiempo dejé de juzgar a los demás. Celebro que le salga tan bien y que consiga ese cambio que él quiere para su hijo. Pero quiero aclarar que no es tan fácil, que no suele ser tan fácil; obtener ese cambio tan radical sólo con sacar al niño su ordenador... No sé, no me lo creo.
Claro que esto es un relato y no una novela, y había que condensar, ¿no?
Quiero añadir que los padres no son los únicos responsables de la educación de sus hijos. Ni a medias con la escuela. Que creo que hay muchos más factores, sociales e históricos, que influyen en todos los jóvenes. Están también los amigos, está también la suerte, buena o mala... las cartas con las que sales.
Tú hablas del apoyo que a veces no obtienes de los padres. Yo te puedo hablar del apoyo que a veces los padres, o los mismos hijos, no hallan en los profesores. Soy profesora, y sé que es una ardua tarea. Pero también hay profesores que no se involucran, no colaboran en la educación de algunos chavales, niños difíciles, con problemas de adaptación diversos y/o desventajas que les vienen dadas de nacimiento (dislexia, TDAH, etc).

Un abrazo, Carmen

IRLANDA dijo...

Yo soy más de hablar que de sentenciar, aun que la verdad que a veces he gritado lo de: voy a quitar internet...pero entonces yo, jejejej es broma, tengo suerte, y por ahora y toco madrera mi adolescente sabe controlarse.

Un relato claro y bien escrito de una actualidad a rabiar hoy en día.

Petonets

Inma Brujis dijo...

Hay veces que como dice Juan Carlos, eso no funciona y la situación empeora y las notas tb.
Se buscan la vida, hoy en día es fácil. Te dice que va a estudiar donde un amigo y resulta que si está con el amigo pero no estudiando precisamente.
De todos modos estoy contigo en que la educación y los valores hemos de darlos los padres.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Gracias Marisol por tu comentario.
Mar, si tienes razón puede que algunos profesores no se involucran tanto como debieran; pero depende que problema, la sociedad se ha de implicar y no dejarlo todo en manos de los educadores; porque a veces no está en nuestras manos, va más allá y tiene que haber otras personas de apoyo, el profesor tiene 25 niños y ha de dar su clase, si hay tres, cuatro o más que la distorsionan no la puede dar, y los otros también tienen derecho a ser enseñados. En fin, es un tema complicado.
Irlanda, si lo de Internet y nuestros hijos la verdad es que a veces desborda.
Un beso a las tres.

gustavo dijo...

últimamente, como tengo más tiempo, decido responder de una manera personalizada, es decir, por correo interno o vía mail, a los comentarios que me dejáis en el jueves mío...pero contigo tengo un problema, no creo que te lleguen o al menos eso dice mi correo: fallo en no sé qué. así las cosas, te dejo mi respuesta en comentarios:discúlpame, carmen, disiento...
dices que no se puede juzgar a nadie por sus actos. yo creo que sí. leches, pero mi argumentación me lleva a la misma trampa...
veamos, aquello de que por los actos los conoceréis, creo que es cierto, pero debería de haber añadido este dicho aquello de que luego mirar el porqué lo hicieron, quizá ese porqué redímalos...
así que casi casi que ahora sí que estoy de acuerdo contigo...
mil besos, carmen.
ah, ya pasaré a leer el jueves, que hoy no es mi día ...el día que a ello lo dedico..
p.d.
¿me podrías mandar tu dirección de correo electrónico, por favor carmen?
besos.
ah, mi dirección e:
gustavo5620z@hotmail.es.

CAS dijo...

En tu relato, el padre tiene éxito en la medida, que aplica al pie de la letra su sentencia. Apoya con el desarrollo del texto, la idea de que por este camino, el niño o el joven logran encaminarse hacia un proceder más provechoso. Es difícil creer en estos tiempos que las cosas funcionen en este sentido, porque muchas circunstancias influyen en la conducta de los jóvenes para que se lleguen a buen puerto. Si bien estoy de acuerdo en que los que dirigen y responden por su educación son los padres no siempre ellos pueden con todo...Poner límites, es dar un buen paso hacia un buen resultado. En ese sentido, tu relato apunta a ese objetivo y lo apoyo.
Un fuerte abrazo!

Carmen Andújar dijo...

Cas, es verdad, influyen muchas cosas,las compañías, la escuela, la sociedad y la familia; pero bueno a veces los milagros existen.
Un abrazo

Mari Carmen dijo...

Creo que si el hijo ha recibido una educación sólida en su casa, por mucho que el resto del mundo intente malearlo, no tendfá mucho éxito. Si los padres están pendientes del hijo, le dan cariño, apoyo, el chico tiene todos los números para ser un buen ciudadano, y una excelente persona.
Estupendo tu relato, muy de actualidad, desgraciadamente.

Un abrazo, Carmen.

Verónica Marsá dijo...

Un relato con final feliz, está bien. Ohalá muchas otras familias pudieran decir lo mismo. Hay países en los que ya hay centros de rehabilitación contra la adicción informática para adolescentes.

besito.

Carmen Andújar dijo...

El final feliz, es porque no pierdo la esperanza Verónica, y en el fondo veo que todos más tarde o más temprano tienen derecho a una segunda oportunidad.
MªCarmen es un tema de actualidad que ojalá que cambiara; pero no es así.
Un beso

maria jose moreno dijo...

Bueno Carmen estoy de acuerdo con que el valor de los padres en la educaccion es primordial. Pero estoy con Juan Carlos, yo me considero tb enganchada a estas teclas, si no como uba a estar un viernes a estar horas leyendo a los jueveros jajaja
un beso

Matices dijo...

Aprendo de mi madre diariamente, es mi ejemplo a seguir, por lo que somos y por lo que nos da cada dia...
Su última frase... "El hábito de estudio, creo que hay que hacerlo desde pequeños, no como una obligación sino como una responsabilidad... creo que ahí me equivoqué...".
Carmen, no se equivocó, todos hemos estudiado, unos mas y otros menos... pero como este padre, luchó por nosotros, mis valores son los suyos y eso para mi es un gran aprendizaje.

Educar en respeto y crear en ellos valores positivos, ayudan al menos.

Gracias por el ratito de reflexión.
Besos

gustavo dijo...

me perdonarás si comienzo diciendo esto: creo que a ti eso de las clases te están poniendo hartita...o bien me lo contaste tú bien algunas de las muchachas al hablar con ellas me lo refirió...es lo mismo. tengo amistades desde hace siglos, y es que uno es de 48,y casi siempre escucho los mismo: hartura. bien, establecida esta premisa, me temo que en ti quedan más que rescoldos para aun tener esperanzas en la juventud de la eso y del ...bue,,,ahora ando perdido con lo que viene después de la eso...
ah, me he centrado más en el final aclaratorio tuyo, que en el relato, claro está que teniéndolo en cuanta, para decirte todo lo arriba dicho.
besosssss, carmen.

Carmen Andújar dijo...

Si Gustavo, aun no he perdido la esperanza;aunque a veces lo parezca; creo que a lo mejor podemos sacar algo bueno de esos chavales con un poquito de esfuerzo por parte de todos.
Un besoas

Medea dijo...

"Si es que hay de todo como en botica" vamos a ver, habrá situaciones o chicos que queden resueltos de esta manera, no lo dudo pero para ello habrá antes un respeto a los padres, a los profesores, entonces le quitas internet y después de la rabieta, el chic@ recula incluso piensa que su padre tiene razón y que lo que hace lo hace por su bien, hay por otro lado padres que aun haciendo esto solo encuentran el chantaje, la rabia y en ocasiones hasta el temor hacia sus hijos les impide dar este paso. Quizás también porque la gangrena está ya muy avanzada. ¿Tendrían que haber tomado decisiones antes? pues si, en muchos casos hay padres que por no saber no saben ni que notas tienen sus hijos, en otras no saben ni en qué curso está, ni si ha cogido una rama otra u otra del bachillerato ni menos aún como se llama su tutora para pedirle una tutoría o acudir a un llamamiento de la misma.
Creo que los padres somos quienes tenemos que hacer de nuestros hijos personas con valores, en el respeto el cariño y la confianza está bien que recibamos ayuda de los educadores pero es nuestra labor principalmente.
Estoy también de acuerdo con el hecho de que hay educadores que equivocaron su papel como pasa también en otros gremios y el niño trasto es un estorbo en una clase de 20 ó 30 y el niño trasto suele tener su “claque” que le ríe las gracias las faltas de respeto y el profesor pasa de el o lo saca al pasillo porque es molesto….ufffff que me estoy alargando mucho y esto es solo un comentario. Perdona Carmen quizás en otro momento nos dé para hablar más de este tema. Me ha gustado tu sentencia porque haríamos de nuestros hijos mejores personas si consiguiéramos de ellos lo que ha conseguido tu protagonista.
Yo por suerte estoy muy orgullosa de los míos pero…chssssss que no se enteren.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Medea por tus comentarios, son situaciones complicadas, que ni todo es blanco ni todo es negro, es un tema que entra mucha gente en juego, la sociedad, la escuela y los padres.
Un abrazo

Ceci dijo...

Ay Carmen, que dificil! Que tema has tocado! En muchos casos las soluciones estan en las manos de la familia, cuando esta es conciente del problema por cierto, pero a veces el problema está en el núcleo de una familia apática, y que hacer?
Buen ejemplo y aleccionador el tuyo. Me gusta el giro por el lado de la educación actual.
Besos