MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 13 de septiembre de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                      LA MANO QUE DA LA MONEDA


Esta vez no le daré nada, este chico, no sé que hace tan joven pidiendo, la verdad es que no lo entiendo, es extranjero vestido de hippie y en vez de trabajar pide. Ya me lo habían dicho, ocupan y encima piden, no se buscan la vida. En contra de la sociedad; pero después pretenden  vivir de ella, menuda contradicción.  No, hoy no le daré; aunque en el fondo me da pena, tiene una mirada…, si, porque yo me fijo mucho en la mirada, parece buen chico, y, está tan delgado. Seguro que debe de comer poco, y esa ropa, toda rota. Dicen que es la ropa que llevan los ocupas, es como otras tribus urbanas, su signo de identidad; pero no creo que le guste vestir de esa manera, seguro que no tiene dinero. De todas maneras no me dejaré engañar por las apariencias. ¡Qué trabaje, como todos! No es normal que se pase aquí horas con la mano extendida, se debe cansar. Yo…le diría alguna cosa, no, no me atrevo, eso de hablar con desconocidos no va conmigo, me da reparo, igual piensa que me meto en lo que no me llaman y salgo mal parada.
Bueno, le daré una moneda, será la última, lo prometo.
MÁS CONTRADICCIONES EN CASA DE GUS

miércoles, 6 de septiembre de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                               HÉROES, HEROÍNAS Y SIMILARES
Partiendo de una noticia real, he novelado la historia de como podría haber sucedido.

 
Después de muerto, héroe

Omid no quería ser un héroe, cumplía con su deber y se dedicaba en cuerpo y alma a su profesión, bombero, tenía una gran vocación y eso se notaba cuando la ejercía. Su voz era suave y melodiosa y daba confianza.
Un día les avisaron de que se había producido un incendio en un edificio residencial en el barrio Bagherí, en Teherán. Una mujer y sus dos hijos permanecían atrapados en el interior del apartamento. Uno de los hijos logró escapar con la madre; sin embargo la niña de nueve años se quedó colgando de una ventana. Omid no se lo pensó y subió con la grúa hacía la ventana, dónde se encontraba la niña. Llevaba una máscara de oxígeno y el humo lo cegaba. Como pudo llegó hasta ella y rápidamente le cedió su máscara para que pudiera respirar. La agarró fuerte y la trasladó a la grúa. Al principio no se daba cuenta; pero poco a poco el humo iba entrando en sus pulmones. Cuando llegó abajo, con la niña a salvo Omid se desmayó. Fue trasladado al hospital; aunque no se pudo hacer nada por él, sufrió una hipoxia y esto le causó la muerte cerebral. Después de muerto su familia estuvo de acuerdo en donar sus órganos y con ellos salvó más vidas.
Omid, no quería ser un héroe; pero lo fue, regaló su vida a esa niña, tenía que salvarla y no le importó nada más. Omid, un héroe anónimo como tantos que hay en el mundo, la vida de los demás siempre pasa por delante de la suya, y eso les hace especiales, ¿Por qué? ¿Cuántas personas harían lo mismo?