MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 29 de marzo de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                                              COMO LLEGAR A FINAL DE MES


Mario a sus cincuentidos años se había quedado en el paro, después de más de veinticinco años en aquella empresa. No se lo podía creer, su vida dio un vuelco inexplicable, nunca pensó que le pasaría algo así, y ahora, ¿qué le esperaba? ¿Buscar trabajo? ¿Quién lo querría? Se encontraba en estado de xoc y hasta que no fueron pasando los días no se empezó a adaptar a la nueva situación. Su mujer no ganaba demasiado y los chicos de momento estudiaban y no traían dinero a casa. Intentarían apañarse; aunque iba a ser difícil.
 Mientras el cobró el paro, iban bien; pero cuando se acabó apenas les alcanzaba. Comían menos carne, como máximo pollo, y de pescado, nada de merluza, halibut que era más barato, ah, y lo de salir a comer alguna vez, como que no, al menos mientras las cosas no se arreglaran.
 Pasaron dos años y seguía sin conseguir trabajo, solo los veranos de camarero en algún chiringuito de mala muerte, porque los de categoría preferían gente más joven, incluso se planteó ir a la vendimia; pero le echaban para atrás sus años, pensaba que no aguantaría.
El tiempo no daba tregua y si no encontraba algo pronto no llegaría a tener una jubilación. Así que al final se decidió, se fue a Francia y comenzó a trabajar en la vendimia, rodeado de jóvenes llenos de vida e ilusiones, ellos le animaban en sus momentos bajos, sobre todo cuando su espalda no aguantaba y echaba tanto de menos a su familia. Resistió, lo hizo por él, por su familia y por todos sus sueños rotos. Al final consiguió trabajar lo suficiente para tener una digna jubilación, y valió la pena, conoció a gente estupenda que le enseñaron que en la vida no todo está perdido, hay que luchar y al final siempre, siempre obtienes tu recompensa.
MÁS FINALES DE MES EN CASA DE GUS

miércoles, 15 de marzo de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                                                     JUEVES DE LUTO


Yo, soy una persona que pienso mucho en esos momentos en los que mi vida esté a punto de expirar, y estos días más debido a la muerte de un ser querido. La verdad es que el legado mejor que puedo dejar a mi familia, creo que debe de  ser los recuerdos, los momentos vividos juntos, las caricias, alguna cosa material como mis cuadros, mis escritos, donde siempre intento dejar una huella de mi personalidad, y sobre todo lo más importante, que sean buenas personas; aunque las cosas a veces no les gusten o como decimos aquí, vayan mal dadas, no les hagan cambiar, siempre, siempre valdrá la pena. Qué dentro de ellos quede algo de mí, de lo que fui, y de lo que quizás hubiera querido ser.
La muerte no me preocupa por el hecho de morir, sino por el desaparecer físicamente de la vida de las personas, y aunque el pensamiento y los recuerdos es algo muy valioso, el mirar a los ojos de tu hija, nieto o marido, el tocarlos, sentir su tacto, su olor, eso no volverá a suceder; pero ya lo dicen,  vivimos porque morimos, y si fuéramos eternos no cabríamos, al menos en este mundo, que tiene muchos defectos, es verdad; sin embargo como es el único que conocemos le tenemos cariño.
En resumen, la vida concluye con la muerte; aunque para la gente que queremos siempre quedará parte de nosotros en su interior.
MÁS REFLEXIONES SOBRE LA MUERTE EN CASA DE PIKXI

miércoles, 22 de febrero de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                                          HISTORIA DE UNA ESCALERA


No le gustaba la idea; aquel hombre le había citado en la puerta de la iglesia, tenían que hablar de algo muy serio, y no quería que por los alrededores se encontraran espías que se enteraran de todo, así que lo mejor era subir al campanario de la casa de Dios. A ella le daban pánico las alturas y aquella escalera de caracol sin baranda le producía horror, no dejaban subir a nadie, solo el campanero que dominaba el espacio. No sabía como ese hombre disponía de la llave para abrir la puerta, si se la dieron o consiguió una copia; sin embargo era así. Él sabía donde escondían a su hermana, desaparecida hacía más de un año, le dio pruebas de que permanecía viva, así que no le quedaba más remedio que acudir a  la cita. Cuando llegó, el individuo llevaba una gorra calada hasta la frente y solo le hizo una señal para que le siguiera. Abrió la puerta de la iglesia, en el silencio de la noche, solamente se oía el chirriar de la llave. Se dirigieron a la escalera y comenzaron a subir. Al principio todo iba bien; pero después de cuatro vueltas empezó a marearse, aquel caracol  le daba vueltas y más vueltas, perdía la estabilidad y lo percibía todo al revés. El individuo solo le gritaba, que se diera prisa y ella comenzaba a no poder más; sin embargo le quedaban fuerzas para llegar hasta el final, se lo debía a su hermana, y lo hizo, llegó hasta el campanario. El hombre la llamó y le dijo que se acercara, ella nunca sospechó… Al acercarse perdió la estabilidad y solo pudo oírla voz del individuo en el momento de empujarla al vacío.
.—Ja,ja,ja… ¡A tu hermana tampoco le gustaban las escaleras!

MÁS HISTORIAS DE ESCALERAS EN CASA DE CHARO

miércoles, 8 de febrero de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                                         PROTAGONISTA INVISIBLE
 Nuestra amiga Encarni nos ha propuesto un protagonista invisible, que ella nos ha sugerido para el relato de esta semana. No podíamos decirlo hasta hoy o mañana. Bueno pues a mi me ha tocado la compañera Yessy Kan, y en su honor he creado un relato un poco mágico, como sé que a ella le gusta esta temática, he decidido hacerla protagonista  junto conmigo de coprotagonista, del siguiente relato:

                                    ESE OTRO MUNDO TAN CERCANO


Esta noche había quedado con mi amiga Yessy Kan  en el parque fluvial del río Besós. Estoy orgullosa de él y quería mostrárselo. Por la noche todo el adquiría una aureola un poco mágica, sobre todo cuando se reflejaba la luna. La temperatura era ideal para pasear. Nos acercamos a la orilla del río, y  entonces Yessy me dijo:

-- ¡Ay amiga mía! bien es cierto lo que dices, ese color que está adquiriendo el agua por el reflejo de la luna, es realmente mágico.
Entonces ella se acercó más y más al agua. A mi me daba miedo de que se cayera; pero cual no fue mi sorpresa cuando se volatilizó y solo observé un reflejo de ella en el río. Sentí su voz como en la lejanía que me llamaba; aunque con miedo yo también me acerqué a la orilla, y algo o alguien me absorbió. Entonces vi  a Yessy, estábamos en un paraje que no sabría  descifrar. Me cogió la mano y me dijo:
--No tengas miedo, hemos cruzado por una puerta invisible a otro plano astral. Lo importante es no olvidarnos de la puerta por donde hemos salido para poder regresar. Yo ya he estado otras veces aquí y es maravilloso.
Miré a mí alrededor y me encontré rodeada de unas montañas realmente extrañas, huecas, de dos materiales básicamente, metal y tierra. El metal tenía forma de carretera que prácticamente flotaba, y por ella iban una especie de coches silenciosos sin conductor. Era bien curioso. Yessy me comentó que en este otro plano no había contaminación, todo el mundo estaba concienciado de lo que era perjudicial y lo que no para el medio ambiente. También observé que nos rodeaban casitas bajas de un material que no supe identificar, y naturaleza sobre todo naturaleza. Los niños jugaban en las calles y la sensación de paz era inmensa.
El tiempo se pasó volando y Yessy me dijo que ya era hora de volver, no nos podíamos quedar más, corríamos el peligro de que la puerta se cerrara para siempre. Yo, la verdad es que no tenía idea donde se encontraba la dichosa puerta; pero ella si. Nos acercamos a una de las casitas y volví a sentir la misma sensación de absorción que antes, y de  pronto nos encontramos otra vez en la orilla del río contemplando el reflejo de la luna.
No sé como lo hizo; pero Yessy era bien especial, solo  ella podía conseguir hacer tal prodigio. Nos despedimos y prometió llevarme nuevamente a aquel mundo totalmente contrario al nuestro, y sin duda mucho mejor.
MÁS PROTAGONISTAS INVISIBLES EN CASA DE ENCARNI

miércoles, 1 de febrero de 2017

ESTE JUEVES...UN RELATO

                                             DÍAS DE LLUVIA, DÍAS DE NIEVE


La nieve, una maravilla. De verdad que me gusta, supongo que tengo el espíritu de artista y la estampa tan preciosa que se forma, me hace pensar siempre en un cuadro ante mis ojos dispuesto a ser pintado; pero la realidad es que no es oro todo lo que reluce, y la verdad es que aquí en el mediterráneo estamos poco acostumbrados a que nos caigan chuzos de punta.
En el año 2010 cayó una copiosa nevada, no tan grande como la que decían mis padres del 62; pero bueno se veía todo bien blanco. Yo tenía a mi madre en un centro de día que se encontraba en la parte alta de la ciudad. Venía una ambulancia a buscarla; sin embargo avisó que no podía subir sin poner en riesgo su integridad física, y por supuesto yo tampoco la ponía, no sabía conducir con nieve y menos por las pendientes en las que discurría el camino. Bueno, pues no se sabía que hacer y pasaban las horas y lo que estaba claro es que los ancianos allí no podían quedarse. Al final se llamó a la patrulla de policía, que con un coche que no veía yo desde los años sesenta, apareció y se llevó a unas cuantas señoras. El bajar fue toda una peripecia, despacio, despacio para que no se resbalara, y al final llegamos sanas y salvas, vamos una verdadera odisea.
Conclusión, la nieve muy bonita, verla desde el balcón y si se sale ir muy bien preparada, sino nos puede pasar como a estos pobres ancianos.
MÁS DÍAS DE LLUVIA Y NIEVE EN CASA DE IMMA

miércoles, 25 de enero de 2017

ESTE JUEVES..RELATO

                                                                   SOLEDADES




Lurdes a veces pensaba como  podía sentirse  tan sola, no lo entendía, tenía dos hijas; pero ellas apenas venían a verla, como máximo la llamaban para ver como se encontraba y de paso lavar sus conciencias; pero nada más. Desde que murió su marido Eduardo, la soledad la había mermado físicamente y psicológicamente. Eran tantos años juntos, tantas cosas vividas, y aunque de todo hay en la viña del señor;  parecía que los malos momentos se hacían menos cuesta arriba acompañada. Ahora se encontraba en un momento en que no sabía si tenía  depresión o tristeza, no le apetecía salir de casa. Su amiga Cristina venía a verla y le insistía en que dieran un paseíto;  pero la convencía, solo esperaba, ¿A qué o a quién? ¿A sus hijas? ¿A morirse? No lo sabía ni ella. Esta soledad la hundía poco a poco y las palabras no le servían para nada, no las escuchaba. Su amiga era totalmente el contrario, la alegría personificada, y no se daba por vencida, no era ciega y se daba cuenta que Lurdes estaba pasando un mal .momento. No quería meterse; pero más de una vez le entraron ganas de llamar a sus hijas, la tenían abandonada. Ella, no la dejaría sola.
Un día llamó al timbre y nadie respondió, y así varios días, entonces decidió  telefonear a  las hijas. Cuando entraron en la casa, Lurdes llevaba fallecida cuatro días. Las hijas lloraron mucho si, igual estaban arrepentidas de no haber hecho  más caso a su madre, de no haberla escuchado. Ahora ya era tarde, demasiado tarde.


MÁS SOLEDADES EN CASA DE PEPE

miércoles, 18 de enero de 2017

ESTE JUEVES...RELATO

                       DE TUTORES I TUTORIAS


Ella deseaba regresar con su madre; pero de momento se debía de conformar con vivir con su tutora, en este caso su tía.
Sonia solo tenía siete años y no entendía el por qué la habían separado de su madre, ella la quería. Era verdad que se pasaba muchas horas durmiendo y que a veces no le daba de comer; pero su abuela le enseñó a cocinar y ya sabía hacerse patatas fritas, un huevo, y muchas veces despertaba a mamá para que comiera, porque a su mamá también se le olvidaba comer.
 Su tía Felisa era simpática; sin embargo no le dejaba cocinar como su mamá, decía que no estaba bien que ella andara en la cocina, que era peligroso, no lo entendía. Además no la llevaban nunca a visitar a su mamá, seguro que seguiría durmiendo; aunque cuando se despidió de ella le dijo que en cuanto se curara regresaría a buscarla. Tardaba mucho, y aquí con su tía se aburría, no le dejaba hacer nada, era una pesada.
Sonia pensó: -Esta noche me escaparé e iré a visitar a mi mamá, seguro que se alegra un montón.
MÁS TUTORAS Y TUTORÍAS EN CASA DE SAN