MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 11 de mayo de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO



PORTUGAL, ¿QUÉ SIGNIFICA PARA TÍ?

He decidido dejaros una imagen de mi último cuadro dedicado a Lisboa. En él se ve el tranvía típico turístico, que sube por la parte vieja de la ciudad. En el momento de inmortalizar la foto, bajaba justamente al lado de la catedral.


Para mi Portugal nunca ha sido un país que me llamara mucho la atención. El año pasado decidí ir a verlo por aquello de la vecindad, ya que es bueno conocer a tus compañeros más próximos; y desde luego descubrí lugares que merecen la pena de ver: Por ejemplo Lisboa con el gran estuario del río Tajo desde su monumental puente “Veinticinco de abril” de casi 2 kilómetros de extensión, todo de acero, y el larguísimo puente “Vasco da Gama” de 17,2 kilómetros, considerado el más largo de Europa, conecta Montijo y Sacavém cerca del Parque de las naciones, donde se realizó la Expo del 98. Visto de noche da una impresión como de infinito, no ves el final, los dos son una maravilla. Más adelante, a las afueras de Lisboa se encuentra el monasterio de los Jerónimos, en el barrio de Belem, con su estilo entre gótico tardío y renacentista, del cual destaca su magnífico claustro, me gustó tanto que incluso hice un apunte del mismo. Seguidamente nos desplazamos a una pequeña ciudad cerca de Lisboa llamada Sintra, allí descubrimos el Palacio de Pena, una de las principales residencias de la familia real portuguesa durante el siglo XIX, con un estilo romántico portugués del siglo XIX, es patrimonio de la humanidad, y parece enteramente un Palacio de princesa de cuento. De camino a Coimbra nos encontramos con el monasterio de Batalha, también de estilo gótico tardío, con muchísimos, frontones, capiteles y pináculos, y unas puertas que se llaman las puertas imperfectas que tienen unas arcadas triples que te dejan boquiabierta. Descubrimos también con gran gozo, un pueblo pesquero precioso llamado Nazaré ,allí cogimos un ascensor que nos llevó hasta su parte alta desde donde se observa toda la población y su playa. Luego nos dirigimos a la "Boca del Infierno". Aquí las olas del Océano Atlántico entran, pareciendo que se las trague. Fátima con su religiosidad a flor de piel vino más adelante, aunque he de decir que también el consumo parece que ahora gane la batalla a lo místico. Y al final, Coimbra con su magnífica universidad vieja y biblioteca, y sobre todo sus cuestas para alcanzarla, que tardaré bastante tiempo en olvidar. En fin, valió la pena el viaje y tuve oportunidad de desmitificar estereotipos. Sus habitantes, aunque supongo que habrá de todo, los encontré un poco secos en el trato; pero prefiero no generalizar.

Siento lo que le está pasando a la pobre Portugal, lo del rescate y todo eso. Siempre me acordaré de aquella canción de la tuna dedicada a nuestro vecino país, que de bien seguro, alguno o alguna conoceréis. Dice así:

Somos cantores de la tierra Lusitana,

Traemos canciones de los aires y del mar,

Vamos llenando los balcones y ventanas

De melodías del antiguo Portugal.

Oporto llena en vino rojo las praderas

De flores rojas va cubriendo el litoral

Verde es el Tajo, verdes son sus dos riberas

Los dos colores de la insignia nacional.

Por que tu tierra toda es un encanto,

Por que, por que se maravilla quien te ve,

Ay Portugal porque te quiero tanto

Por qué, por qué te envidian todos ay por qué

Será que tus mujeres son hermosas,

Será que el vino alegra el corazón,

Será que huelen bien tus lindas rosas,

Será, será que estás bañada por el sol.


14 comentarios:

CAS dijo...

Sin lugar a dudas contagias las ganas de conocer esos sitios. Me imagino tu disfrute recreandolos en la pintura.Un fuerte abrazo. Creo que estando tan cerca de Lisboa, nos hemos cruzamos en el mismo momento en le océano....

Verónica Marsá dijo...

Tomaste una decisión que no se borrará nunca de tu mente ni de tus ojos lo que viste. Belleza. Vayaaaaa, no me acordaba de esa canción! Menudo recuerdo me has despertado!!!

Un besito.

Juan Carlos dijo...

Me encanta tu cuadro. Además de todo, me gusta ese pavimento azul, yo pienso en Portugal y pienso en mar.
El recorrido que narras me hace volver a tener ganas de volver, yo lo hice ya hace mucho tiempo y menos completo.
Un beso Carmen, a ver si blogger nos permite desarrolar este jueves sin más incidentes.

yonky dijo...

Tomo nota de tu recorrido.Cuando algun dia de el salto transoceanico puede que entre por estos lugares que tu y otros me han mencionado.¿Algo tendran? Que hasta inspiran acuarelas.

cariñitos

Carmen Andújar dijo...

Menos mal, creía que no podría ver ningún comentario. Pués si este cuadro lo he hecho con mucho cariño, fue una zona que me gustó mucho de Lisboa. Lo mejor para conocer un país es visitarlo.
Gracias por vuestros comentarios.
Un beso

Pepe dijo...

Carmen has evocado lugares portugueses a los que también me he asomado, lugares de los que me enamoré y a los que pienso volver, aunque no sé cuando me será posible.
El cuadro, precioso y los lugares por los que discurre ese tranvía, hermosísimos.
Un abrazo.

San dijo...

Imagenes y palabras ¿podemos pedir más? coincido con Juan Carlos me ha gustado ese pavimento azul y el tranvia atravesando la calle. He callejeado por lisboa de tu mano.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sam y Pepe. El tranvia tiene algo especial, olor a antiguo, sobre todo después de ver el recorrido que realiza, calles estrechas y pavimento tortuoso.
Un abrazo

Tésalo dijo...

Me ha resultado haber leído lo que a propósito de Portugal nos has conado con una naturaliad tan contagiosa, algo, sin duda interesante.

Tu mirada ha sido cálida y reflexiva.
Me ha gustado que hayas dejado explicitamente de lado estereotipos, unos buenos, otros malos, para centrarte en tus vivencias personales.

Esa letra de esa canción de tunos, es muy vivaz y ciertamente alegre.

Un saludo

Ricardo Miñana dijo...

Muy bonito el cuadro y el relato,
un placer leerte.
que tengas un feliz fin de semana.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Tesalo y Ricardo. La canción me la sabía de niña, y ya se sabe lo que aprendes de niña es difícil de olvidar.
Un abrazo

Ceci dijo...

Hermosa imagen has pintado del país Carmen!
Me resultan sumamente atrayantes esas visiones tuyas, y denotan sin duda la fibra especial de observadora calificada.
Un beso grande

Matices dijo...

En tu cuadro nos muestras las calles por donde sube el tranvia, con ese regusto a a tiempos pasados que tanto enamora. He ido paseando de tu mano por esos lugares que ya conocía, pero que siempre es un placer...

Besos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Ceci y Matices, me alegro que os guste el cuadro.
Un abrazo