MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 19 de marzo de 2014

ESTE JUEVES...RELATO

           LOS SONIDOS DE LA PRIMAVERA


Una brisa suave deleitaba mis oídos, mientras paseaba por aquel campo de amapolas. El silencio reinaba  en aquel inmenso campo. Me agacho y cojo una flor, la huelo, tiene un perfume suave, se  deshacen todos los pétalos en la mano. Un susurro casi imperceptible resuena a través de mis dedos, mejor las dejo en su sitio, se disfruta más viéndolas con las de su especie. Se acentúa el sonido de mis pisadas aplastando aquellas finas hojas que rodean las amapolas, es como un CREK ligero, que inunda aquel silencio ciertamente sonoro, porque el silencio también se oye, debemos vaciar nuestra mente de todo lo que llevamos dentro y disponernos a sentir cualquier cosa, desde un suave rumor, hasta el imperceptible silbido de una pequeña lagartija, moviéndose con rapidez por todo aquel marasmo de plantas silvestres. ComienJza también a oírse alguna chicharra que donde calienta más el sol, se siente aquel chirrido que  se introduce en tu cerebro; menos mal que el calor no está en pleno apogeo.

Regreso a mi urbe, y desde luego allí los sonidos primaverales cambian bastante, y se convierten en uniformes, bocinas y motores son los principales, y sobre todo olores, muchas olores; pero hoy hablamos de sonidos,  esperemos que pronto se parezcan un poco más  a los del campo.

MÁS SONIDOS OTOÑALES Y PRIMAVERALES DONDE EL 
 

24 comentarios:

emejota dijo...

Un magnifico paseo por el campo. Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Casi que oí esos sonidos.

censurasigloXXI dijo...

Ojalá, pero me temo que es el campo el que sonará más a ciudad....

Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

siento ruiditos y silencios armonizando en tu primavera.....

casss dijo...

es así Carmen, como las estrellas que se ven más nítidas y brillan más en el campo.
tu deseo es el mío.
besos

Tracy dijo...

Veo difícil que los sonidos de la ciudad se asemejen a los del campo, pero de ilusión también se vive.

Juan L. Trujillo dijo...

Me temo que tu deseo final, no se cumplirá.
!Y esperemos que no tengamos que ver la primavera en un parque temático!
Un abrazo.

Leonor dijo...

Qué bien suena el silencio. Carmen me ha gustado pasear contigo entre las amapolas.

Besos.

Valaf dijo...

No hay nada como un paseo primaveral en plana naturaleza. Si se tiene la antena acostumbrada, la cantidad de matices que despiertan es asombrosa.

Un beso

Carmen Andújar dijo...

Gracias Emejota, Demiurgo, Censura Lao Cass,Tracy, Juan L, Leonor y Valaf. Esos sonidos, siempre presentes; pero que pocas veces escuchamos.
Un abrazo

G a b y* dijo...

Todo un paseo de sensaciones, donde los sonidos naturales buscan acaparar y seducir. Preciosa descripción, sin dudas, no hay como la naturaleza para ser disfrutada a pleno, ya, entrando en la nube urbana, la cosa suena distinta.
Besos!
Gaby*

Cecy dijo...

El silencio sonoro que describes, hace de la primavera su canción, porque cerrar los ojos e imaginar todo lo que la naturaleza tiene para decirnos es glorioso.
Me encanto y mucho.

:)

rosa_desastre dijo...

Las amapolas tan frágiles como bellas, justo igual que los sonidos del silencio.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Gracias Cecy, Gaby y Rosa. Los sonidos del silencio, es el principal sonido, sólo hay que saber escuchar.
Un abrazo

Sindel dijo...

La diferencia de los sonidos en la naturaleza y en la ciudad, lo plasmaste muy bien, además de hacernos sentir cada uno de esos sonidos como si estuvieramos allí.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sindel, eso he intentado, que nos parezca que estamos en el lugar y sentimos lo mismo.
Un beso

Auxi González dijo...

Sin duda, tu texto enciende las ganas de salir corriendo del mundanal ruido...

Alfredo dijo...

Efectivamente es en el campo donde los sonidos personalizan una época, un momento diferente también de colores.
La ciudad desgraciadamente no aporta nada especial, sonidos oscuros e incomodos, sin ubicación estacional.
Besos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Auxi y Alfredo, sólo es cuestión de saber escuchar.
Un abrazo

Mamaceci dijo...

Ay sí!, se extrañan en la ciudad los sonidos y olores del campo! Me gustó tu recorrido auditivo Carmen, te mando un beso

Loquita Diplomada dijo...

Me gusta esa invitación que nos haces de vaciar la mente del barullo cotidiano, para concentrarnos en los sonidos imperceptibles a los que no siempre les prestamos atención.
También me gustó imaginarme ese lugar florecido de amapolas.
Un beso!

Charo dijo...

Qué maravilloso paseo te has dado!Tengo ganas de hacer algo así ya, disfrutar de los sonidos del campo...

Carmen Andújar dijo...

Gracias Mamaceci, Loquita y Charo. Efectivamente, si se vacia la mente, podemos escuchar hasta el silencio.
Un abrazo

Pepe dijo...

Es recomendable para nuestra salud mental encontrarnos cara a cara con la naturaleza y sus sonidos de vez en cuando. Incluso de ese sonido del silencio que a veces podemos disfrutar en plena naturaleza. Nada que ver con la contaminación acústica que se ha adueñado de la mayoría de nuestras ciudades.
Un abrazo.