MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 24 de junio de 2015

ESTE JUEVES...RELATO

                                         LOS ROSTROS DE LA POLIO
Cuando era adolescente, me acuerdo, que en cada clase de mi instituto  había un chico o chica con polio. La verdad es que no sabíamos apenas nada de esta enfermedad. Casi todo lo que sé, me he enterado muy a posteriori, gracias a un programa que salió hace poco en la TV3, donde explicaban las barbaridades  que se hicieron con las pobres criaturas que la padecían. Sobre todo supe, que Franco, teniendo la oportunidad de comprar la vacuna, porque ya estaba en Europa, consideró que no era el momento de regalar nada, con la consiguiente epidemia que se produjo en los años sesenta. También en el libro de José,  descubrí muchas cosas del  sanatorio de la Malvarrosa donde estuvo ingresado, con las luces y sombras del mismo.

En mi clase tenía una compañera muy agradable que la padecía, no fue amiga mía; pero si, buena compañera, y a mi parecer lo llevaba bien. No era muy alta, lucía un cabello largo castaño claro. Recuerdo que iba a todas las excursiones y aunque le costaba, ella siempre se le veía con ánimo. Durante años no supe nada de ella; después me enteré que falleció a causa de un cáncer. De mayor me la imaginaba como la señora de la foto, haciendo sus actividades caseras como todas nosotras, seguro que le costaba un poco más; pero lo llevaría con entereza. Nunca hablamos del tema, ni con ella ni con los otros dos compañeros, supongo que nos parecía de mal gusto, ahora, la verdad es que yo los veía como a los demás. Sólo al principio te sorprendía; pero después ya no percibías que físicamente eran diferentes, simplemente eran otros chicos más.

Supongo que esos años, fueron duros para los que padecieron la enfermedad y sus familias, y nunca nos podremos poner en el lugar de ellos, porque hay cosas que sino las sufres en tu propia piel, nunca las sientes igual; pero seguro que a partir de todo lo que conocemos ahora, los podemos comprender un poco más.

MÁS ROSTROS EN CASA DE JOSÉ VICENTE

21 comentarios:

Ester dijo...

No conozco a nadie que la haya sufrido, o no me he enterado, por ello tampoco se nada sobre esa enfermedad, espero ir aprendiendo con vosotros. Un abrazo

pleamar dijo...

Un relato sentido y cuanta verdad ...nadie puede sentir el dolor, la angustia, como quien la vive en carne propia...lo único que nos queda es comprender, acompañar, dar fortaleza, amarlos...y ayudar si está a nuestro alcance
Fuerte abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola.
Yo también he conocido a personas que la han padecido, aparte de José Vte, pero de mayores han hecho vida normal.La modista que me enseñaba corte la padeció de pequeña y era una persona muy alegre.
Gracias por compartir.
Un abrazo desde Valencia

José Vte. dijo...

Muy bien contado Carmen. Con sensibilidad y comprensión.
El documental de TV3 fue muy esclarecedor de una verdad negligente que marcó muchas vidas llenándolas de dificultad. Y como bien dices, de la polio nunca se hable, siempre ha sido un tema tabú y nunca fue tema de conversación, ni siquiera entre los propios afectados de polio, de manera incomprensible, porque la realidad siempre fue bien evidente. Solo ahora comienza a escucharse y a hacerse visible.
Gracias a vosotros, jueveros, por poner vuestro granito de arena para desterrar pudores.

Gracias por participar Carmen, y un abrazo.

H... (Perla Gris) dijo...

Una muy buena reflexión Carmen... hay tantas enfermedades de las que se desconocen la mitad de las cosas, que solo investigamos cuando toca de cerca... Y esta propuesta de José Vte. nos ha acercado a la polio, yo conozco a una señora que la padeció y es todo un ejemplo de querer ser como todos, de superación... son grandes guerreros...
Besines...

Montserrat Sala dijo...

Has confecionado un buen texto sobre la Polio, Carmen. Una reflexión viva que nuesto compañero José Vicente nos ha ayudado a entender, y nos ha abierto los ojos sobre el tema. Polémico y dejado de la mano de Diós. Un fuerte abrazo.

Creo que hoy tienes una presentarción por Virrey Amat. sineto no poder acompañarte esta vez porque ya me marcho de fin de semana. Mucho éxiot amiga.

Carmen Magia dijo...

Tienes razón en que todos teníamos algún compañero con polio. Yo recuerdo a una compañera con el pelo precioso, pelirojo, y era igual a nosotros, nunca hicimos diferencias.

La verdad es que esa vacuna empezó tarde, no se hizo hasta 1.955. Y supongo que eso tarda mucho en llegar a todos los países.

Me ha gustado mucho recordar contigo.

Muchos besos

rosa_desastre dijo...

(Esa vacuna es una de las muchas razones por la que hay que echar mas hormigón sobre la losa de franco para que no pueda salir ni el día del juicio final)
Y una vez que he plasmado lo que pensaba en voz alta, ahora dejo un comentario desde el corazón, Me ha gustado tu relato, Carmen, entre todos vamos entendiendo lo duro de esta enfermedad.
Un abrazo

Tracy dijo...

Pienso que era n muchos los casos que se daban en esa época y también sé que se miró para otro lado.

Sindel dijo...

Una buena visión de esa foto, donde una persona que ha padecido polio puede seguir con su vida, como todos los demás. Nací casi sobre los setenta así que no conviví directamente con alguien que haya padecido esto, pero ahora que trabajo en un hospital, sé lo que es tener sus secuelas.
Un beso.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Los que crecimos con la polio, intentamos vivir una total normalidad, yo por ejemplo crecí en un pueblo pequeño y tuve que marchar a Madrid para que me operaran, después emigre con mi familia a Cataluña. No volví a aquel pueblo hasta casi 20 años después, mi sorpresa fue ver el cariño que me tenían mis antiguas amigas y los recuerdos dulces que guardaban de mi, y eso que yo era un bicho que no veas....Como dice una amiga en la actualidad, todo es normal cuando te acostumbras a ello.

Juan Carlos Celorio dijo...

Creo que todos los de nuestra generación convivimos con chicos que padecieron esa enfermedad, algunos que podían mantener una mejor calidad de vida, como tus compañeros, otros no. Yo tuve un vecino que era de estos últimos, Lorenzo.
Entonces, es cierto, nos parecía que ellos habían tenido mala suerte, no sabíamos que esa mala suerte no se debía solo al azar, sino también a decisiones políoticas.
Besos.

Yessy kan dijo...

Conmovedor relato. Es tan lindo y motivador ver personas como tu compañera, no decaer ante esta enfermedad tan cruel, y personas como tú, que no hacen diferencia frente a ellos. Personalmente no he conocido a nadie con polio, salvo documentales en la televisión. Pero gracias a la vacuna la enfermedad está casi erradicada.
Beso

Consuelo Ruiz dijo...

Has confeccionado un buen relato, pero es que yo diría que has reflejado con el la realidad, hemos sido los olvidados de la historia, una historia que no se debería haber olvidado, porque muchas personas han quedado por el camino… y nosotros como afectados hemos contribuido a ello. Con ese querer siempre poder hacer todo, como los demás porque eso es lo que nos inculcaban de alguna manera. Hemos entrado en su juego de hacernos invisibles.
Y ahora que vuelven los problemas, que nos vuelven a afectar los efectos tardíos de la polio, y entre ellos el síndrome postpolio, nos encontramos que estamos tan solos como cuando nos afectó el virus, que nadie estaba preparado para ellos, ni médicos, ni administraciones, ni siquiera nosotros mismos, nosotros menos que nadie, que creíamos que ya lo habíamos superado y sin embargo a una edad la mayoría en la que ya nos pilla sin fuerzas para comenzar una nueva batalla nos encontramos con que esto no ha terminado aún y nadie sabe qué hacer.
Por ahí escribí una vez que alguien dijo en alguna ocasión, que éramos hijos de la hipocresía, y que yo, hoy diría que somos hijos de la desidia y el abandono.

Alma Baires dijo...

Este tema toca lo más profundo del alma. Y tu relato emociona.

Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Terrible drama que aún muestra los feroces estigmas de quienes la han padecido. No sabía el 'detalle' de Franco. jamás imaginé que no hubieran querido comprar la vacuna habiendo estado disponible!... qué espanto!!
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Gracias Ester, Pleamar, Montserrat Llagostera, Montserrat, Carmen Rosa, Tracy, Neo, Alma, Consuelo, Yessy y Juan Carlos. Una terrible enfermedad de la que sabemos solo una pequeña parte, y que gracias a muchos de vosotros nos hemos enterado de la dura realidad. Espero que nunca vuelva a pasar que por culpa de unos cuantos se perjudiquen tantos.
Un abrazo a todos y todas.

Alfredo dijo...

Los tiempos cambian y nuestra actitud respecto a algunas enfermedades también. Hoy vemos más a la persona que a sus limitaciones y los prcesos de integración han mejorado mucho. Lo de Franco con la vacuna no tiene perdón de Dios.
Besos

Dorotea dijo...

Felizmente han cambiado muchas actitudes frente a personas limitadas en sus movimientos, pero queda mucho por hacer, y las cosas más importantes están al alcance de todos nosotros: aceptación sin marginación, ofrecer apoyo antes de que te lo pidan, entender un "no, gracias" sin sentir rechazo... Muy bonito el relato. Un abrazo.

Mercedes González dijo...

Un sincero relato y emotivo, Carmen.
Es un trabajo de empatía muy profundo para hacernos idea de lo que una persona puede llegar a padecer, pero es cierto que si un tema no te toca de cerca, no te lo imaginas siquiera. Eso nos pasa a todos.
Me llama la atención el desconocimiento que hay sobre la polio (poliomielitis), muchas personas adultas o mayores la conocen como 'parálisis infantil', pero los jóvenes no saben ni siquiera qué significa la plabra 'polio'. Es una enfermedad olvidada, y con ella nosotros, los que la padecimos.
Gracias por participar y aportar tu granito de arena también.
Un abrazo, encantada!

Max Estrella dijo...

Me ha encantado tu reflexivo texto. Esas diferencias apreciadas y guardadas un poco en secreto. El no ponernos en muchos casos en la piel del otro hasta que el tema nos toca de cerca. Y sobre todo el desconocimiento que puede provocar que no se compre una vacuna ignominiosamente por ignorancia...
Besos y abrazos