MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 30 de mayo de 2018

ESTE JUEVES...RELATO

                                                      RELATOS DE FAMILIA
Ya me perdonaréis; pero el relato me ha salido un poco largo, como un cuento, no he podido evitarlo.


Aún me acuerdo como conocí a Paco. La verdad es que a mi familia no les hacía mucha gracia, era demasiado moderno para ellos, esos pelos tan largos, un poco hippy si; pero muy buena gente. Siento ver tan poco a mis padres; pero yo no daré el primer paso, no les perdono que no vinieran a la fiesta de nacimiento de Pincho. Ni tan solo se dignaron a venir a ver a Paco cuando tuvo aquel accidente de moto. La pierna ya no le ha vuelto a funcionar como antes, a pesar de las operaciones.
Recuerdo en la universidad cuando me fijé en aquel muchacho con aquellas rastas tan bien hechas, y aunque le tapaban un poco la cara, era guapo. Mira que había alumnos el primer día en la facultad de Historia, hasta algunos no les quedaba más remedio que permanecer de pié. Ese día ya me propuse que hablaría con aquel chico, y lo hice, vamos si lo hice, poco a poco, eso si, con estrategia. Y si, en honor a la verdad os diré que  cuando gané su confianza, pasábamos más tiempo en la cafetería que en la clase.
Y aunque casi no me hable con mi madre, por fuentes externas me había enterado que la tía abuela Mónica falleció hacía unos días. Siempre me dijeron mis padres que guardaba un baúl con mucho dinero, y como no tuvo hijos, algún pellizquito nos tocaría, vamos digo yo; sin embargo mi madre no decía ni pío; pero yo me enteraría si era verdad lo del baúl, o simplemente era una leyenda urbana, porque no se notaba que fuera rica, siempre iba igual vestida y no viajaba. Igual se encontraba enterrado y solo debíamos conseguir el plano que nos llevaría al tesoro. En fin, ya veremos como soluciono todo esto. El caso es que Paco se ha quedado sin trabajo hace un mes y no disponemos de muchos fondos. Habrá que borrar a Pincho del futbol, con lo que le gusta, todos los martes y los jueves va a entrenar a la escuela del Español. Es un poco caro; pero es que Pincho es muy bueno.
Vaya, suena el teléfono:
-          ¿Diga?
-          Sina, soy tu madre.
Qué raro, pensó Sina, hacía mucho tiempo que no oía la voz de su madre.
-          Hola mamá. ¿Qué tal estás?
-          Bien hija bien. ¿Y vosotros?
-          Bien, pero supongo que no me has llamado solo por eso- contestó Sina.
-          Bueno hija, quería saber como estabais; pero…Silencio
-          Pero…
-          Bueno, te he de dar una buena noticia, encontramos el baúl de la tía abuela Mónica, no te imaginarás dónde estaba.
-          ¿Dónde?
-          En un armario con doble fondo. ¡Increíble! Lo abrimos y dentro había un sobre lacrado que solo lo podía abrir un notario. Y lo hemos llevado al mismo.
-          Y…
-          Has de ir, porqué tú eres su heredera universal.
-          ¿Cómo?
-          Ya sabes que eras su favorita. A nosotros nos ha dejado algo; pero a ti te ha dejado una gran fortuna.
Sina cayó desmayada con la consiguiente preocupación de su madre.
A partir de entonces, al menos de momento se acabaron los problemas de Sina, Paco y sobre todo  de Pincho, que no tuvo que dejar el futbol. La familia de Sina retomó la relación con su hija y su yerno. Y es que cuando hay dinero no hay problemas que valgan.
MÁS CUENTOS DE FAMILIA EN CASA DE DOROTEA

 

10 comentarios:

Ester dijo...

Las paces asentadas en el dinero no son saludables. No me ha parecido largo. Un abrazuco

Leonor dijo...

Te has inspirado bien. Un bonito cuento con moraleja incluida.

Un abrazo.

Mujer Virtual dijo...

"Y es que cuando hay dinero no hay problemas que valgan."
Creo que se camuflan, es un buen relato.
Abrazos

Campirela_ dijo...

Muy buen relato y muy contado , además algo que puede pasar realmente . Me gusto mucho.
Un abrazo y aunque el arreglarse por el dinero es algo que no debería ser así , lo importante es que al menos funcionó para unir por el momento a la familia.

Tracy dijo...

Al final la vida te da motivos para reunir a las familias , aunque sean crematísticos. Jajajaja

Dorotea dijo...

Ay, pero los problemas tapados son dobles problemas: la madre empieza a comentar deque su hija ya es un buen partido, que si la casa de Mónica que si los terrenos... Que si ese muerto de hambre, por Paco, ya sabía a que venía. Paco se ríe hasta que Pincho se pelea en el cole por defenderlo. Muy inspirador tu relato, Carmen. Gracias por participar y un abrazo

Fabián Madrid dijo...

Cualquier motivo es bueno para unir a la familia.
Beso de union.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un buen relato para demostrar que a veces el dinero ayuda... Hasta para recomponer familias jeje. Me perdonarás pero quizás por llamarme igual, lamento la forma en que es recordada la tía abuela, exclusivamente x lo que deja 😛 , en fin, un gusto leerte. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

una familia muy común esta que nos dejas leer. ESo si, un pooc interasada si que era, si. Y es que el dinero arregla muchas cosas. Un besote y hasta el Sabado.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Montserrat, Ester, Neo, Tracy,Fabián, Dorotea, Campirela,Mujer Virtual y Leonor. Es que el dinero es muy malo.
Un abrazo