MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

sábado, 22 de noviembre de 2008

UN TROZO DE CIELO

Entre mi población, Santa Coloma de Gramanet, y Barcelona hay una calle muy ancha que las une. Primero sube un desnivel y da la sensación de que no tiene final. Desde su cima se ve a lo lejos una gran perspectiva de todos los edificios, y al fondo, como en una nebulosa, la montaña donde está situado el Tibidabo. Siempre me ha impresionado esa gran vista; tanto, que decidí pintarla. Primero realicé varias fotografías y después de meditar la que había quedado mejor, comencé mi obra. Mi mayor preocupación era conseguir la sensación que me transmitía aquella vista. Tan fuerte, que me emocionaba muchísimo el observar aquel fondo, era como divisar la fusión del cielo y la tierra. Desde luego sería una tarea difícil; pero estaba decidida a intentarlo. Ya de por sí una perspectiva tiene lo suyo, tanto por lo que se refiere al dibujo —porque si te falla, ya puedes poner tonos preciosos que no te sirve para nada—, como en el color, donde has de matizar muchísimo y conseguir esa neblina que nos da la lejanía.

He de reconocer que cuando te enfrentas a un lienzo en blanco sientes un pánico escénico, que hasta que no comienzas y sobre todo hasta que no lo manchas y ves el primer efecto, no pierdes. Poco a poco iba consiguiendo dar vida a aquella obra; incluso con los coches en movimiento; los árboles de banda a banda; los edificios, que simplemente están manchados, porque yo no soy muy amante de dar muchos detalles, sino de que la obra tenga una visión global. De todas manera me costó lo mío dibujar los diferentes balcones en medio de los árboles. Cuando por fin acabé el primer término; pensé: "Ánimo, Carmen que ahora te toca lo mejor: el cielo fantástico, con esa luz resplandeciente que ilumina la montaña del Tibidabo”. Mi meta era conseguir impregnar en la tela lo que había sentido al ver aquel fondo fantástico. Siempre me gusta poner varios tonos en el cielo y, en particular, pongo matices derivados del amarillo para que se note mucha claridad y luz,. He de decir que en esta parte disfruté muchísimo, tanto que aunque parezca una tontería es lo que más me satisfizo de mi obra. Cuando lo acabé, o más bien lo di por finalizado, porque nunca se acaba un cuadro, más bien lo dejamos de pintar, quedé bastante contenta. Aunque nunca es lo mismo que ver con tus propios ojos aquella panorámica, sí que se acerca a la sensación que siento cuando la observo.

10 comentarios:

Celia Álvarez Fresno dijo...

Me encanta tu pintura. Yo hago mis pinitos con los pinceles, pero... me queda mucho por aprender.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Celia. Perdona; pero no puedo dejar comentarios en tu blog no se si es que hago algo mal.

Mercedes dijo...

Precioso, Carmen. Me he quedado un ratito mirando la pintura y no sé si me creerás, pero he sentido como si entrara en ella. ¿Tus pinceles no serán mágicos? ¿O, si...?
Jo, qué pasada.

Carmen Andújar dijo...

Me ha emocionado mucho lo que has dicho de mi cuadro Mercedes. Si has podido entrar, ésto era justo lo que querìa conseguir.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Pues yo creo que era tan difícil lo que tratabas de pintar que conseguirlo es una utopía, pero como bien has dicho en el artículo, si no es igual, sí que que te ha quedado "algo"

Y fíjate, que ese algo impresiona, porque a mí me ha pasado algo parecido como a mercedes, viendo el cuadro, no sé, tiene algo que atrae, y se nota que está hecho con ese algo,

Al menos, has traido una parte de ese lugar a nosotros y todo el mundo.

Teresa Cameselle dijo...

Qué bonito, Carmen. A principios de mes estuve en Barcelona, por primera vez, y todo me pareció casi tan precioso como tu cuadro.
Qué envidia me das, yo no sé ni por dónde empezar a coger un pincel.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Juanma y Teresa. Siempre cuando pinto, intento poner el alma en ello. A veces lo consigo y a veces no; pero yo siempre lo intento, y si no me salgo, pienso que el siguiente me quedará mejor

El Desván de la Memoria dijo...

Me gustan mucho las pinturas de tu blog, porque centran la atención en el primer golpe de vista y eso invita a la lectura. También los textos; me gusta la sensación de conjunto que se crea entre imagen y escrito. Tanto la imagen puede haber inspirado el texto, como el texto dar origen a la pintura. Muy bien.
Ramón

Carmen Andújar dijo...

¡Qué alegría Ramón verte por aquí!. Tienes razón, algunos textos me lo han inspirado mis pinturas y otros ha sido al revés. El caso es que de una manera u otra la inspiración es mutua.

Celia Álvarez Fresno dijo...

Hola Carmen.
Ya he dejado un comentario en mi blog sobre el tuyo.
¿Qué me vas a contar del problema tan agudo que sufrimos las mujeres? Pero tenemos que reconocer que tembién existen muchos hombres en circunstancias inmerecidas.
Lo bueno sería acercar posiciones, diálogo... mucho diálogo y ser felices el tiempo que vivimos en el terruño.
Un abrazo.
celia