MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 22 de septiembre de 2010

ESTE JUEVES UN RELATO



¿EN QUÉ TRABAJAS...O TE GUSTARÍA TRABAJAR?

Este tema me toca muy dentro. Yo trabajo con chicos y chicas adolescentes, y para mí, no es el mejor trabajo del mundo, antes si; pero últimamente los intereses míos y los de ellos chocan bastante, no coinciden en nada. Creo que mi otra vocación hubiera funcionado mejor, enfermera, si, no se parece mucho; pero a mi me va eso del trato personal; creo que lo haría bien, soy humana y el estar con enfermos que necesitan cariño, seguro que funcionaría; pero mira, decidí trabajar en esto de enseñar, y el problema es que no conté con que muchos alumnos no querrían ser educados y menos enseñados, si si la generación ni ni, ni estudio ni trabajo, igualmente me acabarás aprobando por cansancio. La situación en este mundo está verdaderamente mal A veces sueño que sucedería si mi trabajo lo desempeñara en un hospital, supongo que también lo pasaría mal, soy muy sensible y alguna lágrima se me escaparía; pero yo pienso, si una no se emociona es que no está viva, y en esta vida todo no son alegrías. Las pruebas que se nos presentan nos hacen más fuertes; y seguramente cuando entrara en la habitación de un paciente, le daría su medicación, hablaría con él y sobre todo le escucharía mucho, -porque en esos momentos a una le gusta que la escuchen-, se quedaría más relajado y su estado de ánimo cambiaría, de manera que lo más probable es que su enfermedad mejoraría aunque fuera un poco. Bueno, la verdad es que esto es muy idílico; porque creo que no existen enfermeras así, tipo “Hospital Central”; parecidas si, pero igual no. Desde luego soñar siempre es bueno, porque a estas alturas no me atreveré a cambiar de oficio, hombre podría; sin embargo conociéndome, -porque creo que me conozco un poco- me arrepentiría al momento, así es que pienso que seguiré como hasta ahora, o tal vez podría enseñar como una enfermera, con un trato personalizado; lo de escuchar yo lo tengo bastante claro; aunque ellos han de practicar bastante más, de esta forma la cosa podría funcionar un poco mejor. Bien, quizás en otra vida.

22 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ayyy Carme que te comprendo compañera. Los enseñantes necesitan enfermera y guardaspaldas y ser MÁRTIRES, porque cuando atacan los NINIS te ves derrotada.
Ni ganas de nada te provocan
Ni con un subidón de paciencia hay
forma de que quieran, intenten,
el mínimo esfuerzo para abrir
una rendija en sus planos encé-
falos.
¿Quién tiene la culpita negra de que ésto suceda? Papás, mamás, médios, escuelas, gobiernos...
A nooo, y ellos NI enterarse, pasando ricamente ¿hasta cuando? Entre algodones, los y las, tenemos ¿qué hacemos?
Ánimos Carme, date un lujo por poco que sea, piensa en ti y que les...
!Qué triste ver una juventud tan absolutamente inerme, consumista, pasota, altanera! La ignorancia es muuuy atrevida.
Suerte que no todos ninean los jóvenes, nooo, que el futuro se iba al c... Ahí me has dado, siii, en la cuesta del curso, empezando.

Carme, nos vemos nos hablamos quedamos en los gatos 4 y a vivir que son 4 días. Petons, molts.

Primavera dijo...

Perdona Carmen pero ser enfermera es tratar bien a los enfermeros sobre todo darles cariño mientras estan en el hospital,..puede dar con un borde pero no todos somos asi...te lo dice una que es enfermera y que adoro mi trabajo.
Tambien el tuyo es de servicio, en muchos casos de soportar unos jovenes mal criados, que no saben educacion, respeto ni nada.
Primavera

jordim dijo...

Cualquier trabajo que no sea tratar con gente, por favor.

Paseo por las nubes dijo...

Dicen que el médico de cabecera está para escuchar al enfermo y mantenerlo tranquilo mientras la naturaleza hace el resto.
Habrías sido una buena sanitaria, aunque, quién sabe, si entre tus alumnos existen futuros médicos que te recordarán como maestra (y como persona)cuando llegue el momento.
Un abrazo enorme para esta vida y para la otra.

Carmen Andújar dijo...

Natalia gracias por tus ánimos, es verdad que estamos al prinipio; pero ya se ve venir.
Primavera, claro que admiro tu trabajo, y eso que yo me gustaría estar en tu lugar, a pesar de todos los problemas que igual debes tener, hombre lo de hospital central es porque ya se sabe que las películas todo es muy idílico. Gracias compañera
Jordi veo que lo de tratar con gente no te va, igual tienes razón.
Merce me alegro de verte por aquí, gracias por tu comentario.
Un beso a todos y todas.

maria jose moreno dijo...

¡Qué razón llevas! recordando mi infancia y adolescencia para escribir mi relato pensaza la diferencia que hay entre el ayer y el hoy. Todo ha cambiado, pero la enseñanza es quizas lo que más. Te lo digo con conocimeinto de causa porque tengo a los profesores por la tarde y a los alumnos universitarios, que de unioversitarios tienen poco, por las mañana.
Bueno Carmen, es dificil cambiar como dice la canción.
Un besazo

Primavera dijo...

Lo importante es la labor que se ejerce tanto una maestra como una enfermera es saber entender a las personas que tenemos al cuidado.
Me gusta mi trabajo como tambien veo que tienes y eso nos gusta dar un trato mejor esa es la diferencia que nos gusta la labor que realizamos por encima de todos los problemas añadidos que lleva.
Primavera

Mari Carmen dijo...

Estoy segura de que serías una excelente escuchante-sanadora-enfermera y es verdad que en estos tiempos que corren son pocos los que se paran a tender la mano o la oreja,por eso encontrar a alguien que esté dispuesto a ello es todo un lujo.

Un abrazo :)

Medea dijo...

Creo que es bonito tu trabajo, quizás lo fue más en otro momento, cuando tu lo elegiste, hoy en día los maestros habéis llenado la consultas de los psiquiatras, las depresiones, la vuelta al cole, antes nos daban un buen capón y que se te ocurriera decir pio, ahora, sí llamas tonto a un alumno te enfrentas casi que a una querella criminal, claro que siempre es mejor eso que la posibilidad de que papá te espere a la salida, pero para los chicos no hay límites. Efectivamente la culpa de eso la tienen los padres y sobre todo las instituciones.
Tengo hijos y admití siempre una mala nota incluso una citación de la tutora en la cual me decía que no dejaba de hablar en clase o que había hecho un examen de horror pero siempre, siempre tuvieron claro que nunca admitiría una falta de respeto a un profesor, lo mismo que tampoco lo admitía en casa, pero el respeto a los mayores incluso entre ellos mismos lo tuvieron siempre claro.
Soy enfermera, y…gracias a Dios las de “Hospital central” no existen, y supongo que Primavera estará de acuerdo conmigo. Es verdad que hay alguna que otra que estaría mejor vendiendo braguitas en el mercadillo. Hay otras por el contrario que nos hemos dejado y dejamos aún lágrimas en el camino, y nos dejamos cada día la piel allí, dicen y no sin razón que nuestro trabajo nos endurece y eso tiene parte de razón pero endurecerte no es amargarte ni agriarte el carácter es solo hacerte más fuerte, más que endurecer fortalece. Creo que hay gente que no tendría que estar ahí y creo que hay mucha gente que no está y que haría un buen trabajo.
Besos y mucho ánimo.

Verónica Marsá dijo...

Las vocaciones cada vez son menos respetadas porque la mediocridad que ha cautivado o engullido a este país no lo permitirá nunca jamás.

Un abrazo y felicidades por tu loable aportación humanística.

Celia dijo...

Hola Carmen.
Admiro a los profesores, a los maestros, a los que enseñan a ser algo en la vida, con fuerza, cariño y tesón.
Por desgracia, en el mundo actual, el respeto que siempre se ha tenido por los que intentaban hacer de los chicos, hombres y mujeres de bien, ha desaparecido.
Ahora se está expuesto al guantazo de padres y de alumnos.
Así van las cosas.
Un abrazo y mi admiración.

Manuel dijo...

llevo algun tiempo visitando los relatos de los Jueves,en tu relato leo entre lineas decepción ante la situación actual del profesorado. Tienes toda la razón, la cuestión es si a las "autoridades" realmente les interesa que haya verdaderos MAESTROS o solo entretenedores de jóvenes a tiempo parcial. El profesor o el maestro puede ser buen amigo del alumno, pero nunca debe convertirse ni considerarse su colega. Esperaremos tiempos mejores......

Ardilla Roja dijo...

Hija, es que los adolescentes no son nada agradecisos.

Yo de no hacer lo que hago, también me hubiera gustado ser enfermera de niños, o e, su defecto trabajar en una maternidad; pero como los destinos no los eliges así de buenas a primeras, si no que debes pasar por varias especialidades; me daba apuro la psiquiatría y por eso me decidí por una profesión más suave.

Se me ocurre que si te gusta el ambiente de los hospitales, te puedes poner en contacto con voluntarios que seguro encuentran algo para ti.

Un abrazo

yonky dijo...

Aunque no se reconosca adecuadamente tu aporte, es de gran valentia,porque los retazos de otros necesitan surcirse por alguien.Y pàra eso hay que cubrirse de gran coraje.

cariños

mar dijo...

Hola Carmen
Preciosa profesión la tuya aunque hoy en dia poco valorada incluso, muchas veces, por los padres de esos adolescentes desmotivados con su vida, que piensan que sus hijos son el centro del universo y no ven más allá de sus deseos.
Sin embargo, a pesar de todo creo que todavía queda algún raro especimen que se preocupa por su futuro y que tiene ganas de aprender y esos son los que consiguen que no tires la toalla del todo, por lo menos asi lo veo yo.
Un beso de Mar

Inma Brujis dijo...

Ay señor!!! la generación ni ni. ¡¡¡que Dios nos coja confesados!!! que ahora incluso si les riñes van y te denuncian. Yo he descubierto que mi paciencia se agoto hace años, apenas la tengo con mis hijos de 12 y 10 asi que imagino que si tuviera que enseñar a adolescentes... ya los habria ahogado a todos, o eso o ya estaria buscando otro curro.
Besossss

Mar dijo...

Carmen,
me ha gustado mucho tu blog. Me encanta tu trabajo, aunque desafortunadamente los tiempos para vosotros son durísimos. Y lo sé porque lo he probado. He dado clases en un instituto, en el IES Besós. Por cierto, he mirado tuperfil y he visto que vives en Badalona. ¡Mira por dóne!
Volviendo a mi experiencia: dura. Lo dejé a las dos semanas. Renuncié a la sustitución (entré por listas). Me recomendaban la baja en Educació. ¿Cómo podía pedirme la baja si estaba sustituyendo a una profesora por baja? Además, yo no estaba enferma, sólo estresada porque no podía dar clases. Literalmente. No sabía cómo. Al renunciar, salté de listas. Por suerte, acabé en la UAB, donde ya había estado, dando clases de e/le e inglés. Soy una afortunada.
No sabes cuánto aprecio vuestro trabajo. De verdad. Tengo tres hijos, los tres muy diferentes, y sé, por eso mismo también, que no es nada fácil enseñarles. Han tenido profesores malos y buenos. Maestros también. Yo también. ¿Alguien no? Falta formación para los profesores, para que puedan confrontar una nueva sociedad y juventud. Pero nuestros gobiernos se empeñan en recortar presupuestos... Muchas técnicas novedosas, muchas TICS, pero ¿y el componente humano? ¿Cómo se educan las emociones?
Etc, etc, etc... Me gustaría seguir hablando del tema pero esto ahora parece un monólogo. Tal vez te apetezca que nos conozcamos y nos veamos un día. Natàlia quiere venir por Barna; quizás podamos vernos las tres. ¿Qué te parece? Ya sabes dónde encontrarme. En: www.aunqueseauninstante.blogspot.com
Un abrazo. Me gustó pasarme por tu blog. Creo que nunca te había visitado todavía. Nunca me da tiempo leeros a todos los de los jueves. ¡Qué vaga!

Teresa Cameselle. dijo...

Se te nota cansada, y quién no lo está a menudo, sea cual sea su trabajo, sobre todo si no encuentra satisfacciones en él. Espero que mejore, y que este curso que comienza te de la alegría de encontrar un grupo de alumnos, ya no digamos la mayoría, que sepa apreciar tus enseñanzas y tu esfuerzo.
Un beso, Carmen.

Pepe dijo...

Hay profesiones que requieren tal entrega, tanto sacrificio, que son necesarias grandes dosis de vocación para poder desempeñarlas. De tus palabras deduzco que la tienes y que te sientes frustrada cuando no puedes desarrollarla como te gustaría.
Siempre hay algunos alumnos que con su actitud positiva hacen que enseñar merezca la pena.¿verdad?
Un abrazo.

alfredo dijo...

Carmen, quizás en otra vida...
en esta, ya estás haciendo bien lo que tienes y sabes hacer.

Dificultades, por supuesto y en este caso son una dura prueba a la entereza de los enseñantes, pero al tiempo seguro que hay estímulos que hacen que todo esto merezca la pena, no?

Besos

gustavo dijo...

carmen andujar...
se poco de chicos adolescente...oigo, me dices esto y lo otro.¡ y tu, me lo canfirmas! ¡que penita, carmen, tener esa juventud ni ni...!
una cosa te digo, gracias por haberte mostrado en este jueves como tu eres, sensible y entregada...
tambien otra cosa...¡¡¡no te hagas mala sangre por el trabajo que n te dejan realizar bien!!!
hoy, beso entero.

Carmen Andújar dijo...

Gracias a todos y todas por vuestras palabras de ánimo, espero que como decis encuentre un grupo lo suficientemente majo para poder hacer lo que verdaderamente quiero con ellos, mientras a sobrevivir.
Mar,no vivo en Badalona sino en Santa Coloma que está al lado, nací allí pero de niña me trasladé aqui. Cuando quieras podemos quedar.
Un beso a todos y todas.