MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 27 de julio de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO



VIVIR EN LAS NUBES


Mónica siempre estaba en las nubes, en su mundo, soñaba con todo lo que le gustaría hacer, y sobretodo llegar a ser, vivía en un universo de ilusión. No era luchadora, creía que las personas vendrían a ella sin mover un solo dedo, porque el destino estaba escrito, como en los cuento de hadas de princesas y príncipes. Tenía una amiga que siempre le decía: -Baja de las nubes, los pies los has de depositar en la tierra, no conseguirás nada soñando. Pero ella no hacía caso, ¿que malo había en soñar? No dañaba nadie, y quien le decía que sus sueños algún día no serían realidad.

Lo que sucede es que la vida a veces nos hace bajar de las nubes de golpe. Mónica se casó con Carlos, su particular príncipe azul, sin embargo pronto se dio cuenta que no era el príncipe esperado, sino más bien el lobo de caperucita. Completamente perdida, no sabía salir de aquella prisión, no, nunca dio un paso hacia delante, siempre esperaba que las cosas cayeran por su propio peso; y ahora, se daba cuenta que no iba a ser así. Lo único que la consolaba era un diario donde iba poniendo todo lo que sentía en esos momentos, día por día, incluso aquellas veces en que casi no podía ni moverse, de la gran paliza que le había propinado su marido, incluso entonces escribía su diario, era su medicina..

Su amiga llevaba tiempo sien saber de ella; empezó por salir menos, hasta que llegó un momento que no salía nunca y se quedaba encerrada en su casa, lo máximo que pisaba la calle era para ir a comprar; pero su marido la controlaba tanto, que si a los veinte minutos no llegaba, paliza segura. ¿Qué iba a ser de ella?, cualquier día la encontrarían sin vida.

Cuando aquella mañana de abril las sirenas de la policía pararon en la puerta de su casa, nadie se extrañó de aquel final tan anunciado., Mónica yacía con la cabeza rota en el piso, sólo tenía abrazado a su pecho aquel diario. Les costó quitárselo de las manos, parecía que los dos eran una única persona. Su amiga fue corriendo al piso y cogiéndole de la mano empezó a llorar, se sentía culpable, debía de haber intentado ayudarla. Pidió que le entregaran el diario; pero la policía no le dejó; era una prueba importante; sin embargo le prometieron que se lo darían cuando ya no lo necesitasen.

María comenzó a leer el diario de su amiga, poco a poco se le fue nublando la vista, y un chorro de lágrimas invadió su cara, había tanto dolor en aquellas letras que quien no se emocionara al leerlo es que no tenía humanidad. Después pensó que esas palabras no se las debía de quedar para si misma. Haría que los sueños de su amiga se convirtieran en realidad; aunque ella no lo pudiera ver.

A los pocos meses el diario de Mónica llegó a las librerías bajo el título: “Diario de una tragedia”. Tal vez serviría para que otras jóvenes bajasen de las nubes, pusiesen los pies en la tierra y lucharan por sus vidas antes de que fuera demasiado tarde .

19 comentarios:

San dijo...

Desgraciadamente muchos sueños se truncan sin hecerse jamás realidad. Vivir en las nubes sin posar los pies en la tierra, es vivir solo a medias.
Relato conmovedor.
Un abrazo Carmen.

CAS dijo...

Un cable a tierra.... siempre hace falta y esta pobre mujer contó con ello: su diario. Conmueve tu relato y nos hace bajar a la tierra.

Un fuerte abrazo.

MARU dijo...

Vivir permanente en las nubes es contranatura!!!! Y más pronto o más tarde...el batacazo, no hay duda,

Pero siempre nos quedará la duda de si era su sitio elegido o su refugio.

Bueno historia querida amiga.

Natàlia Tàrraco dijo...

Carmen, la mayoría de cuentos son terroríficos y acaban mal. No hay que sentirse culpable, Mónica, abandonaste a tu amiga, a veces la vida es así, olvidadiza e injusta, sin embargo en tu terrible vida, ella soñó letras y las puso como testigo. En ese diario estará siempre aquella vida frustrada ¿cómo inventó su particular historia? tocando de pies al suelo, me pregunto.

Un petó Carme des de la gris Galicia, on la mar es de plata reflectint el cel, de totes maneras, sota les ones he sommiat sirenes. Ens veiem.

Tésalo dijo...

Hay tantas formas y tan crueles de acoso a los demás. El hombre es un lobo para el hombre.
La crueldad simplemente existe.
Este final verdaderamente no es de moralina fácil. No me lo esperaba. A mí me pone, por lo demás algo sorbreaviso. Aprendí a quejarme en la medida en que no me hicieron caso.

Tésalo

Neogeminis dijo...

Quizás la actitud intermedia de vivir en el mundo real sin dejar de soñar -cosa imprescindible- se pueda resumir en una idea "volar bajito". No quedarse entre las nubes pero tampoco anclados a la incontrastable chatura del suelo.

Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sam, es verdad los sueños son buenos; pero hay que vivir en la realidad.
Cas, siempre hay algo que nos ayuda a seguir viviendo; aunque a ella le sirvió de poco.
Maru, quizás debía de haber luchado más y probablemente el final no hubiera sido el esperado.
Natali, la amiga quizás fue un poco cobarde si, debía de haber denunciado ella, ya que su amiga no se atrevía; pero en fin somos humanos y es dificil a veces reaccionar.
Aquí també estem una mica grisos, no fa sol ni a la de tres.
Tésalo, si, he buscado un final algo esperanzador; aunque tuviera que morir una persona para ello.

Neogéminis estoy de acuerdo contigo, volar bajito es lo mejor; pero las nubes son tan tentadoras y blanditas, que alguno no quiere bajar ni a tiros.
Un beso a todos y todas

rosa_desastre dijo...

Nubes esas, de tormenta, de las que resulta muy dificil bajar. Un cielo desesperanzador para un angel. Estoy segura que a esa mujer, le crecieron alas.
Un beso

Manuel dijo...

Vivir en las nubes no debe ser igual que quedarse a vivir en ellas. Tu protagonista estaría mal acostumbrada a quedarse en las nubes pero no se quedó corta su amiga.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Rosa, seguro que si,aunque debía haber intentado salir de ese infierno.
Manuel,demasiado tiempo en las nubes,tienes razón; pero hay carácteres que cuestan mucho de cambiar.
Un abrazo

Gastón D. Avale dijo...

yo recomendaría ese libro...interesante relato para este jueves, muy bueno y cautivante! un beso carmen...sin dudas...genial lo tuyo!

Carmen Andújar dijo...

Gastón eres muy amable. Són historias que por desgracia pasan muy a menudo.
Un abrazo

alfredo dijo...

Ese "diario" parece predestinado a ser una lección de vida. No en vano costó una. (entre tantas)

Aunque la realidad, es que los jóvenes prefieren sus propias experiencias.

Besos

Juan Carlos dijo...

Que escalofríos me has producido. Me gustó esa nota positiva, que el diario tuviera una difusión para ayudar a quien sufra esa horrible e injusta realidad.
Besos.

Carmen Andújar dijo...

A veces los consejos sirven de poco, si uno no se intenta despegar de esa realidad que le está matando.
Un abrazo

Primavera dijo...

Muchas bajarse tan de golpe es demasiado doloroso y traumatico..
hermoso relato.
Perdon por la tardanza en dejar comentario el trabajo me tiene agobiadaaaaaaaa
Sorry
Primavera

Matices dijo...

Creo que Mónica tuvo una espantosa caida de las nubes, es normal vivir en ellas de joven donde la ilusión lo ocupa todo. Después, para ella, una terrible realidad que no supo evitar, tal vez porque durante mucho tiempo la pregunta es la misma, ¿porqué?...
Otra historia que se repite mas de lo que nos gustaría

Besos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Primavera y Matices. La verdad es que si no se tienen los pies en la tierra, la decepción puede ser terrible.
Un abrazo

Ricardo Miñana dijo...

La vida siempre esta en perpetua rotación, todo lo que sube baja, y todo lo que baja sube.
bonito y reflexivo relato.
que tengas una feliz semana.