MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 3 de agosto de 2011

ESTE JUEVES, RELATO



LA BANALIDAD DEL MAL


Hay cosas que nos parecen terribles y está claro que lo son. Un ejemplo claro es el atentado que hace unas semanas perpetró en Oslo el ultraderechista y racista Breivick; aunque él consideraba que su causa era sublime, propia de un héroe que había de salvar a su patria; pero su barbarie decía todo lo contrario. Esos pobres jóvenes acribillados con proyectiles que como si fueran caza mayor explotaban en sus cuerpos, destrozándolos sin piedad y mandándolos al otro mundo cuando apenas conocían éste, dejando a esos padres hundidos para toda la vida; porque la muerte de un hijo no se puede olvidar y deja una huella que difícilmente se puede borrar. Este señor, si se le puede llamar así, sostiene que estas muertes son necesarias para salvar a su país de la invasión musulmana. El mal para este hombre no existe como tal, más bien es un medio que sólo se utiliza para conseguir algo más grande. Su abogado sostiene que está loco, loco, es lo más fácil, porque ¿cómo se entiende una cosa así?

Este caso no hay lugar a dudas, a todos nos parece horrible; pero hay cosas que por el hecho de que la sociedad no las penaliza, no nos parecen tan mal, son delitos menores y simplemente pensamos que son pequeñas travesuras. Algunas veces es el propio egoísmo que nos hace comportarnos así. Una amiga mía me contaba que un día a las doce de la noche, un grupo de jóvenes pararon su coche al lado mismo de su casa, pusieron la música a todo volumen y comenzaron a beber con las ventanas bien abiertas sin importarles que la gente de la casa,- entre ellas gente mayor- tenían derecho a dormir; pero eso les daba igual, ellos se divertían, no era malo, son jóvenes, y como tales ya se sabe, sino disfrutan ahora, ¿cuándo lo harán? Y, desde luego que disfrutaron, hasta que se cansaron y se fueron; pero ya era tarde, fastidiaron a la familia. No se de quien es la culpa, quizás de la permisividad, de la educación…

¿Qué hace que nos acostumbremos a algo que sabemos que está mal? ¿la sociedad? ¿la rebeldía ante lo prohibido? Como en una película decían: ¿Tú siempre haces lo correcto? Pisar demasiado el acelerador, hablar por el móvil en el coche; aunque sabemos que no se debe; lo fácil es caer en la tentación, y, mala suerte si te pillan. No pensamos en que nos estamos jugando nuestra vida y la de los demás, simplemente no pensamos, actuamos. ¡Ay, la banalidad del mal! El mal nunca es banal aunque pueda parecerlo, sólo lo parece; pero nos engaña, es astuto, tentador e incluso hipnótico, tanto que en muchas ocasiones puede con el colectivo de la sociedad. El combate es duro pero no imposible, ojala que aunque perdamos batallas, al final ganemos la guerra.

16 comentarios:

San dijo...

Un hecho terrible el que nos recuerdas, bueno recuerdas no es lo correcto ya que es tan reciente que ¿quien puede haberlo apartado un solo milímetro de su cabeza y de su corazón? Al ser tan brutal es facil detestarlo pero llevas razón luego estan esas pequeñas maldades que incluso pasan desapercibidas por su cotidianidad, pero están ahí ¿quien se salva de ellas?¿quien está libre de culpa?
Tema para reflexionar.
Un abrazo Carmen.

Natàlia Tàrraco dijo...

Carmen, tienes toda la razón.
El mal monstruoso del asesino noruego sería el ejemplo fuera de toda medida. Sin embargo, como bien dices, existen males nada banales, pequeños males diarios que consentimos, que realizamos por dejadez, por falta de valor, por insidia...Una suma de males menores suma un gran mal que corroe nuestra sociedad.
Habrá que plantarle cara con reacciones decididas, sin agachar la cabeza, habrá que hacerlo.

Bones vacances amiga meva, merescudes, a gaudir-les i fins aviat, petonets saladets.

MARU dijo...

Tienes razón, querida Carmen. Todos nosotros en un momento ú otro, nos amparamos en la colectividad para disculpar la banalidad del mal.
Un besito

Juan Carlos dijo...

Buena reflexion Carmen. Sobre Brevick leía algo que cuadra con la idea: su padre, que siempre le tuvo abandonado y con quien no se habla no se siente responsable de nada: ¿banaliza su mal?
Besos y muy felices vacaciones.

Manuel dijo...

No existe la "banalidad", puede ser mas o menos importante o trascendente pero unca banal, leyendo y leyendo tambien me acorde de la Teoría de las Ventanas Rotas.
La sociedad estará enferma si cree que esas pequeñas cosas no tienen trascendencia en el futuro.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sam, desde luego fue brutal, parece mentira que haya personas así.
Un abrazo para ti
Natalia, los males banales los consentimos y a veces nos hacemos cómplices y ni nos enteramos.
Un petó guapa.
Maru, el grupo hace mucho, nos dejamos arrastrar para estar a la altura y dejamos atrás nuestra personalidad.
Un abrazo
Juan Carlos, he pensado que este tema daba más para una reflexión que para un relato, y a veces va muy bien reflexionar un poco.
Un abrazo.
Tienes razón Manuel, el mal por pequeño que sea nuenca es banal, nunca
Un abrazo

Gastón D. Avale dijo...

carmen: un relato impecable...sin dudas...de principio a fin, lo decis todo muy bien! que será de nosotros...:D un beso!

gustavo dijo...

mi muy querida y adorable carmen, ,dos puntos...
esto no lo arregla ni dios ni su padre ni la madre que nos parió...
considero que el mal es un invento d elos humanos...es un acuerdo entre humanos, entre humanos que han decidido que esto está mal y aquello no...lo malo es que suele suceder que en muchas ocasiones ese acuerdo lo toman por nosotros, es decir, y a modo d eejemplo, desde las altas esferas nos dicen que..no sé, que no fumemos en los bares...son normas que nos imponen...considero que este tipo d enormas son fáciles de banalizarlas...lo peor, creo yo, es que aquellas normas que incluso están impuestas entre pequeños grupos humanos también son saltadas...considero que LO NATURAL es que no haya mal, es que no haya normas...y me reitero y puntualzo y remarco, es lo NATURAL...pero en una sociedad regida por normas, ese NATURALISMO deja de tener sentido...y...
en fin, carmen, que ...pzaré hoy un poco y haré algún mal...jaja, es broma...
medio beso.

Susurros de Tinta dijo...

Por ahí, por ahí se cuela en mal, en pequeñas dosis que nos acostumbramos a tolerar y va creciendo, como la hiedra, cuidadito, que también se cuela con el autoritarismo y las prohibiciones, si es que es muy astuto, por eso sobrevive desde el comienzo de los tiempos... asi que te vas de vacaciones, pues descansa y pásatelo en grande, ehhhh, se mala, que a veces eso viene de arte, jajaja, miles de besossssssssssssssssssss

Carmen Andújar dijo...

Gracias Gastón, intento que se entienda la reflexión de una manera natural.
Querido Gustavo, puede que sea lo natural; pero creo que hay mucha gente que no le salen las cosas de natural, y lo de fumar, la verdad es que estoy muy agusto entrando en esos bares sin humo, huele superbien. En fin si tú fumas, lo siento por ti. Puede que las normas para según quien no son necesarias pero a segun quien mejor que si.
Grcias Susurros, es verdad que el mal aparece muchas veces detrás del autoritarismo y las prohibiciones; pero otras es debido a demasiada permisividad. Supongo que todo está en el término medio.
Un abrazo a todos

CAS dijo...

Tienes razón: el mal nunca es banal. Sea del tamaño que sea, si es que se puede medir.
Algo al respecto del dramático tema que planteas al comienzo de tu relato: el asesino pone el mal en otro lado, en lo que le afecta directamente a él. Para él existe el mal: la invasión de los musulmanes y no duda en banalizar el mal que utiliza como herramienta. Es algo que al leerte se me ha ocurrido pensar... Si bien no hay verdades absolutas, sí creo que el derecho y respeto a la vida, es un valor absoluto y no hay nada que justifique atentar contra ella.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana, amiga Carmen.

Carmen Andújar dijo...

Tienes razón Cas, él piensa que el mal son los musulmanes, tienes razón, y el mal que él mismo hace lo banaliza, porque su objetivo es acabar con los invasores.
Hay mentes de lo más sonadas.
Muy buena tu reflexión
Un abrazo

maria jose moreno dijo...

Cuando Hanna Arendt creo la frase de banalidad del mal tuvo muchas criticas, pero queria transmitirnos que cualquier persona normal tambien es capaz de crueldad...y a mi eso me pone los pelos como escarpias.
Beistos

Anónimo dijo...

[url=http://louis-vuitton-shoescheap.blogspot.com/]Real Louis Vuitton Bags For Cheap[/url]

[url=http://authentic-louisvuittonbagssale.blogspot.com/]Used Louis Vuitton Bags For Sale[/url]

[url=http://louis-vuitton-shoescheap.blogspot.com/]Real Louis Vuitton For Cheap[/url]

[url=http://louis-vuitton-onlineuk.blogspot.com/]Louis Vuitton Shop Online Uk[/url]

[url=http://louis-vuittonoutletreal.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet[/url]

Anónimo dijo...

[url=http://louis-vuitton-outlet-storeonline.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet Florida[/url]

[url=http://louis-vuitton-shoponline.blogspot.com/]Louis Vuitton Shop Online[/url]

[url=http://originallouisvuittonoutletfe.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet Shoes[/url]

[url=http://shop-louisvuitton-uk.blogspot.com/]Louis Vuitton Uk Shop[/url]

[url=http://louisvuittonoutlet-online.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet[/url]

Anónimo dijo...

[url=http://cheap-louisvuittonuk.blogspot.com/]Louis Vuitton Shop Uk[/url]

[url=http://louis-vuitton-outlet-las-vegass.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet California[/url]

[url=http://louis-vuittonoutletvirginia.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet Virginia[/url]

[url=http://authentic-louisvuittonbagssale.blogspot.com/]Authentic Louis Vuitton Bags For Sale[/url]

[url=http://louis-vuitton-outlet-realds.blogspot.com/]Louis Vuitton Outlet[/url]