MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

viernes, 23 de septiembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO



MI CALLE

Tenía dos imágenes de mi calle y he escogido ésta porque transmite más vida. La vía se divide en dos partes separadas por un parque. Yo vivo en la parte inferior, más plana y transitada, como una gran urbe. A través de ella se enlaza con la autopista. En pocos metros encontramos cuatro bares, y todos llenos casi siempre. Mi ciudad es la ciudad de los bares, y ahora con las terrazas se hacen más visibles. Hace poco ha sido la fiesta mayor, es entonces cuando te das cuenta de todo el personal que vive aquí. Los conciertos, las exposiciones, y las actividades para nuestros mayores hacen palpable este hecho.

La parte de arriba de la calle, la de la montaña, no se parece nada a la de abajo, es mucho más tranquila, a pesar de su mayor longitud, no existen tantos bares y desde luego se nota menos presencia humana, sólo en alguna ocasión descubrimos un transeúnte que pasea, o bien se dirige a la parte más populosa para comprar, o va de paso hacia un medio de transporte, o incluso pasea por el simple placer.

Salgo al balcón y observo el bullicio de la calle, el autobús parado en el semáforo dispuesto a girar para llevar a los pasajeros a sus destinos, los coches con niños y niñas que llevan sus padres a los colegios de la zona, otros automóviles bajan y se dirigen a la autopista de Mataró. Después de la tranquilidad del verano, donde los sonidos se vuelven susurros, comienza el curso y regresa la rutina del trabajo y de la escuela. Es entonces cuando estos sonidos se vuelven más ruido y las prisas retornan a nuestra vida. Respiro hondo y me preparo para encarar una nueva etapa donde los días con sus noches regresarán, ayudándome a normalizar mi vida nuevamente.

26 comentarios:

MARU dijo...

Buena descripción; gracias por el paseo.
Besitos

Manuel dijo...

Curioso, en muchas calles hay dos partes muy diferenciadas, tal como pasa en la tuya. El bullicio de la recuperacion de la vida diaria nos dice que ya es hora de retomar la rutina y mejor es hacerlo con buena cara.
Un beso

tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tésalo dijo...

Vallecas, tú, me digo, vives en Vallecas. Por esto de la calle en promontorio. Y con esta calle se alinea toda una barriada.
Una espina dorsal de pequeño comercio a un lado y a otro, bares y algún local de esos donde se celebran bodas. De los que existen desde siempre.
Al salir de casa a mí a veces, se me calienta el paso.. Pero luego inmediatamente lo aminoro. Es prevención en mí. Suelo observar las masas arboladas. Ahora ya el calor se está marchando. Pero le cuesta.

Yo no vivo en Vallecas. Pero paso a veces por ahí.

Tésalo

Celia dijo...

Hola Carmen.
Me gusta tu calle, tranquila o bulliciosa. Todo tiene su encanto y además, carece de monotonía.
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Gracias Maru, Manuel, Tesalo y Calia, La verdad es que no estoy aburrida con mi calle, no es Vallecas; pero como si lo fuera, tránsito y bullicio a todas horas.
Un abrazo a los tres

Matices dijo...

Me has recordado a la zona donde crecí, bulliciosa y llena de comercios, recuerdo que en agosto el cambio era brusco, vacía y calurosa casi desierta...a mi de niña no me gustaba cuando se mostraba tan solitaria.

Besos

Juan Carlos dijo...

Pues Tésalo dice Vallecas, pero a mi me ha recordado a la calle principal de La Elipa, un barrio de Madrid que recorrí hace unos meses y me gustó.
Parece una calle que nace en un centro céntrico y va llegando a zonas nuevas, meramente residenciales.
Buen relato, Carmen. Un beso.

Pepe dijo...

La impresión que da es la de una calle bulliciosa, llena de bares, pequeños comercios, tránsito de gentes. Sin tiempo para el aburrimiento y agradable de pasear.
Un abrazo.

maria jose moreno dijo...

Creo que poder disfrutar de dos puntos tan contrapuestos en una misma calle es algo genial, la verdad es que a la mia le ocurre algo similar pero entre el dia y la noche y no tiene ninguna gracia. Prefiero la tuya.
Un beso

Teresa Cameselle dijo...

Las calles cambian con las estaciones, pero es la gente que vive en ellas la que las da vida, me gusta especialmente lo que cuentas de las recientes fiestas y las actividades, sobre todo las culturales.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Matices, Mª José, Juan Carlos, Teresa y Pepe. La verdad es que es un verdadero cambio entre la parte de arriba y la de abajo, sobre todo en el tránsito, no se diría nunca que es la misma calle. LO de las actividades es verdad, la gente es muy viva y le encanta salir cuando se le ofrece alguna cosa de provecho.
Un beso a todos

XoseAntón dijo...

Siempre había creído que el mundo era como la manta de un vagabundo; que al andar lo iba sacudiendo y que todos los bares se cayeron e este lado del saco. Por lo que cuentas, se ve que no, los bares también están repartidos.

Ánimo, suerte con el nuevo curso; suerte y comprensión; y mucha, mucha paciencia. :)

Bikiños

Bikiños

Maat dijo...

Hola Carmen. Pues si, en eso estamos casi todos los mortales. En normalizar nuestras vidas después de la época estival en la que paree que todo se nos desborda.

Lo que más me ha llamado la atención de lo que cuentas de tu calle ha sido la referencia que haces a "las actividades para nuestros mayores". Casi no quedan espacios de tiempo que dedicarles en esta sociedad que tenemos montada ahora mismo, por eso me ha complacido leerlo.

Yo también me alegro de volver por el blog. Señal inequívoca de que los problemas van amainando.

Un fuerte abrazo.

Maat

Carmen Andújar dijo...

Gracias Xose y Maat y bienvenidos a estos queridos Jueves. Maat, eso es bueno que todo lo malo amaine. Xose, es cierto aquí hay muchísimos bares, una pasada.
Un abrazo a los dos

Atalanta dijo...

Me apetece dar un paseo por tu calle Carmen y tomar un café con pastelitos, ¿Cuándo te viene bien?.

Besos apetecibles

rosa_desastre dijo...

Una calle "muy viva" tu calle, o al menos asi me parece a mi, mientras paseo por tus letras. No me aventuro a decir el sitio... pero buen sitio es aquel que nos hace felices.
Un beso

Clau dijo...

Para quien no ha salido de latinoamérica, pasear por las calles de Europa no tiene precio! :)
Gracias por permitirme conocer tu calle.
Saludos desde Córdoba.

Any dijo...

Tu calle es hermosa. Me hace recordar a una calle de Santiago (Chile) o tal vez de Valparaíso (también en Chile).
Mucho color tiene, mucha vida y mas aún ahora que termina el verano y vuelve la rutina de trabajo y escuela como bien decís.
Un abrazo

Ceci dijo...

Las calles con bares, negocios y algo de bullicio tiene su tractivo y encanto tambien. A mi me gusta disfrutarlas en verano, tienen otra vida. Luego la rutina opaca un poco el paisaje, eso pasa siempre. Te felicito Carmen por tu premio, me gustó tu relato ganador.
Besos

Susurros de Tinta dijo...

La vida cambia las calles, puede que solo con mirarla percibamos ese fluir inevitable del tiempo, miles de besossssssssssss

Mari Carmen dijo...

Ciertamente que hay calles, como la tuya, donde hay claras dos partes: la más tranquila, la más bulliciosa. A ti te toca vivir donde la vida está en ebullición.

Gracias por pasearnos por tu calle :)

Gastón D. Avale dijo...

entre todos hemos construido un mundo lleno de calles hermosas. la tuya sin dudas es una más, por suerte con bares y bullicio...otras fueron más tranquilas... pero sin dudas... muy buen relato! besos!

San dijo...

Carmen esta calle se presiente bulliciosa y alegre, me gusta esa imagen y esos sonidos que tan bien nos describes.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias a todos los del otro charco He estado encantada leyendo vuetros relatos; Ceci;Atlanta,Gaston, Susurros, Mari Carmen,Rosa, Clau y Any.
Un abrazo

ojo dijo...

A veces se dan esos contrastes urbánisticos a pocos metros de distancia.
Dan ganas de ir de tapas por ahí.

Saludos