MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 12 de octubre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO



VOCES



UNA VOZ CLAMA EN EL DESIERTO

Una voz clama en el desierto; pero no es oída por nadie, unos y otros se pelean por unas tierras que sienten como suyas. El pueblo de Israel, el pueblo del señor, el pueblo escogido; pero también el pueblo que se volvió muchas veces contra él. El pueblo Palestino, expulsado de sus tierras una y otra vez. Pueden compartir el territorio y vivir como hermanos pero no quieren, unos más que otros.

Una voz clama en el desierto; sin embargo nadie la escucha. Los lamentos de los palestinos han llegado hasta las naciones unidas, quieren ser un pueblo libre, y no un pueblo ocupado; pero tienen poca fuerza, los vetos de unos, la poca decisión de los otros; aunque una leve esperanza flota en el aire, es un primer paso. Quizás esa voz en algún momento se escuchará y dirá: -Escuchar pueblo de Israel, viviréis en paz con vuestros hermanos el pueblo palestino, nada ni nadie cambiará mis palabras ni mi voluntad, no más guerras, no más muertes, todos juntos seréis capaces de construir un mundo mejor.

Y esa voz a partir de entonces callará para siempre y dejará que estos dos pueblos por fin arreglen sus diferencias dialogando. Con su ejemplo el resto de los pueblos aparcarán sus luchas y vivirán en paz para el resto de sus días.

Ojala, pronto podamos ver algo así, que de las palabras se pase a los hechos y los dos pueblos puedan vivir de verdad en paz y armonía.

27 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

No, no lo veremos nunca mientras exista un corpúsculo de humanos que tengan intereses financieros y los medios de comunicación en sus manos. Ya me gustaría que tuvieras razón.

Beso.

Natàlia Tàrraco dijo...

¿La voz que clama en el desierto? Del Sinaí, del Negev, de Gaza, de Cisjordania, en el muro levantado, en los altos del Golán...me suena, eterna voz. Pero suena más la del poder, la de los intereses, vetos, presiones, la de levantar como respuesta asentamientos, la voz de los misiles, la de los atentados, esta me suenaaa.

Mala cosa eso de creerse pueblo elegido ¿y los demás de qué vamos?
Ojalá sonara esa voz que clama en todos los desiertos cerebros, en las voluntades de piedra.

Besitos.

Carmen Andújar dijo...

Mala cosa si, de esta manera no se mueven ni un ápice de su sitio y las cosas continúan y continúan igual. Esperemos que eso cambie algún día.
Un abrazo a las dos

MAR SOLANA dijo...

Amén...

¡Ojalá, Carmen, ojalá!

Curiosamente, "Oj- alá" es un término acuñado del árabe que significa: "Si Dios quisiera..."

Un besito.

Gastón D. Avale dijo...

es muy dificil, ojalá sucediera, pero es dificil que de las palabras se pase a los hechos... porque primero habria que definir lo justo y lo injusto para cada uno de nosotros... y se complicaría, como hasta ahora, eternamente el problema a resolver... pero nunca debemos dejar de soñar no? un beso!

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Estoy de acuerdo con Verónica,estamos en manos de los poderosos, los que manejan el mundo siempre en beneficio de ellos mismos. Un beso

maria jose moreno dijo...

Que razón llevas Carmen, pero coincido con vero, creo que nunca lo veremos, demasiado interes de por medio nos lo impediran en ese aspecto y en muchos otros. Buen camino para la reflexion...
Besos

Carmen Andújar dijo...

Reflexionemos, es importante, tantos años con este conflicto enquistado y sin resolver por culpa de los poderosos que se decantan siempre por una de las dos partes.
Gracias Mar, Mª José,Leonor y Gastón.
Un abrazo

Mari Carmen dijo...

Me temo, Carmen, que este tema aún tardará tiempo es verse concluido. Llegará, sí, pero realmente no sé cuándo. Algo similar a lo que ocurre con los saharauis. No hay voluntad por parte de nadie, para solucionarlo. Si quisieran, hace tiempo que estaría resuelto.

Un abrazo

Neogeminis dijo...

Creo que la causa fundamental de todas las guerras es el no saber -o no querer- oir la voz de la otra parte, la opinión del bando contrario, queriendo hacer prevalecer la propia voz monocorde imponiéndola por la fuerza.
Si de veras se quisiera la paz se oirian las voces que claman en todos los desiertos. No valen los gritos ni las imposiciones, sólo la voz de la concordia, el respeto y el entendimiento puede construir la solidez de una paz consensuada y duradera.


un abrazo.

Ceci dijo...

Ay!! me dieron ganas de decir "Amen" que así sea.
¿podremos verlo alguna vez? me uno a tu voto
Te mando un gran beso Carmen

Atalanta dijo...

Carmen solo puedo decirte... hermana aquí ni mano.

Besos esperanzados

rosa_desastre dijo...

Escuchar la voz de los sin voz...ojalá suceda.
Ojalá pasaramos de las palabras a los hechos... ¿Cuestion de fe, o de intereses?
Un beso, amiga

Any dijo...

La verdad que ya sería hora de que Tom y Jerry (como diría Mafalda) se pusieran de acuerdo. No creo que nosotros lo veamos, tal vez nuestros nietos ...
un abrazo

Rochitas dijo...

ojalá que sí...

Pepe dijo...

Esa paz, cualquier paz, en cualquier lugar del mundo, siempre es cuestión de intereses encontrados. Cuando no son intereses económicos, son fanatismos religiosos o étnicos. Y los intereses son enemigos acérrimos del entendimiento y la concordia. Coincido por tanto con los que te han comentado que la paz no es posible. Mucho tendríamos que cambiar los humanos para encontrar lugares de encuentro alejados de egoismos exclusivistas.
Un abrazo.

alfredo dijo...

Y hablando de voces, que mejor que esa que clama por una Paz definitiva. Pero claro, el desierto... es mucho desierto.

Muy acertada la referencia al tema de esta semana.

Besos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Mari Carmen, Neogéminis, Rochitas, Atlanta, Ceci, Alfredo, Any, Pepe y Rosa. Es muy difícil que la paz llegue a estos dos pueblos, como decis, hay muchos intereses; pero nunca se sabe, a lo mejor llega el sentido común.
Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Tema de actualidad. Los palestinos ya tienen voz y ha sido escuchada en la ONU.
Supongo que será aún complicado y sangriento el camino que lleva a la convivencia pacífica entre los pueblos.
Un beso, Carmen

tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tésalo dijo...

No estoy muy seguro de que Israel y Palestina hoy por hoy convivan normalmente.
Berlín, estuvo dividida durante más de treinta por un muro.
Apelando al altisimo valor simbólico de Lugares Santos y Santos Lugares en un mismo espacio de terreno, pareciera que lo religioso no genera confianza suficiente. Dios nos habla, nuestra conciencia nos quema.
No saldría delante, me digo en las condiciones de la franja de Gaza. Nuestro mundo es global. Faltan recursos.
Alguna primaveras políticas aunque muy sinceras son un poco a la desesperada.
Acosan a cristianos en Egipto. Son tiempos de miedo.
La solución de este conflicto, no obstante pudiera tener efecto dominó.



Tésalo

San dijo...

Deseos de voces que claman y reclaman, no se si su grito se escuchara por fin.
Un beso Carmen.

Sindel dijo...

Me suena útopico tu deseo, pero creo que es la utopía de todos los que queremos un mundo mejor. Ojalá algun día se haga realidad.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Si Tesalo, Sindel, Juan Carlos y San, es un poco útopico; pero sino se cree en la utopía ¿Qué nos queda?.
Un abrazo

Manuel dijo...

Lamentablemente creo que planteas una utopía, esa voz en caso de que existiera nunca seria oída pues hay demasiada sed de venganza desde hace demasiado tiempo. Nadie quiere verdaderamente olvidar, ni siquiera los propios perjudicados o mejor dicho, los que mantienen la llama de la revancha, del odio y de la intransijencia por ambas partes, ninguno puede presumir de ser mejor que el de enfrente.
Un beso

gustavo dijo...

te voy a aportar otro punto de vista, un punto de vista que supongo ya habrás pensado alguna vez...es una pregunta:¿ cómo es posible que pueblo que sufrido el mayor holocausto conocido, aunque quizá los rusos con su stalin lo hayan superado, haga ahora casi casi lo mismo que le han hecho a él...tan sólo les falta ya ponerse a exterminar a los palestinos?
no lo entiendo, carmen...
medio beso.