MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 16 de mayo de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO

                      UN PACTO CON EL DIABLO


Yo, la verdad no me veo haciendo un pacto con el diablo; aunque he de reconocer que a veces la tentación es muy grande, y si no tuviera muchos escrúpulos, como se dice vulgarmente, vendería mi alma al diablo por unas cuantas cosas.

No se si os acordáis de la película del retrato de Dorian Gray, basada en la novela de Oscar Wilde. El protagonista vende su alma al diablo para conservarse eternamente joven, y que sea su retrato el que envejezca, y así sucede, él sigue siendo joven, y se convierte en un ser sin escrúpulos lleno de vicios, por lo que las huellas de sus pecados recaen en su retrato. Mientras, sus amigos van cumpliendo años, van envejeciendo;  y no comprenden como Dorian se mantiene igual, por lo que cada vez se encuentra más solo. Acaba mal, como es normal, ¿a quien se le ocurre hacer semejante barbaridad? Es una película que la vi  de adolescente y me impactó mucho.
Otra cosa por la que haría un pacto con el diablo sería por la salud, siempre estar sana y fuerte, sería extraordinario.
Y, lo último y con lo que todo el mundo ha soñado alguna vez, es vivir eternamente, no morir nunca. No sabemos si sería positivo del todo; pero de momento es nuestro sueño, que no venga la parca; aunque no se que pasaría con tanta gente en el mundo, supongo que funcionaríamos de manera diferente
Lo que está claro es que el mal existe, no se si el diablo; pero el mal está dentro de nuestro ser, de nosotros depende hacerlo aflorar o no. Hay gente que no tiene escrúpulos,  psicópatas  y otros seres perversos, seguro que estos han hecho un pacto con el diablo, porque hay cosas que no puedes creer que una persona normal las haga, pero suceden, crímenes horrendos, propios de animales y no de personas que te dejan helada
En fin, espero que nunca tenga que recurrir a ritos satánicos, pactos con el diablo, ni nada que se parezca, no los necesitamos para nada.

Más pactos con el diablo en lo de Gustavo http://callejamoran.blogspot.com.es/

20 comentarios:

Neogeminis dijo...

¡Queda claro que hacer pactos diabólicos no está -por ahora- dentro de tus planes! jajajaa

Cierto es que a la larga todo se paga, si no en esta vida, en la que vendrá!...no quisiera yo tampoco correr riesgos y pagar en la eternidad los excesos de esta terrena existencia!
=)

Un abrazo.

Neogeminis dijo...

p.d
te olvidaste de enlazar el blog de Gustavo, que hoy hace las veces de anfitrión!

Natàlia Tàrraco dijo...

Dorian se quedó solo en su juventud ante el espejo, y el mal existe no por el diablo ni por pactos, existe porque lo nacemos y lo adulamos, el bien es su contrario, sin embargo, amiga, no creo en los extremos, se complementan, pero son confusas gamas de colores.
Besitoo, petó.

Matices dijo...

No soy yo mi amiga de desear ni el mal ajeno, menos para mi, y el Diablo para mi forma parte de todo eso. Supongo que por la vida hay que pasar aceptando y aceptándose y a ¡vivir que son dos días!. Pienso como Neo que todo se paga de alguna manera en la vida...
Nos vemos en breve :)
Besos

José Vte. dijo...

Yo no se si llegaría a hacer algún tipo de pacto con el diablo, quizás el de tener siempre salud. Pero desde luego el que no haría ni loco sería el de vivir para siempre. ¡Ufffff!, que angustia, 900 años como Matusalén..., creo que paso.

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Coincido contigo, ¿para qué un pacto con el diablo? Creo que es más divertido envejecer, ser mortal e ir padeciendo achaques, que son exigencias de la vida.
Buena reflexión, besos, amiga.

Leonor dijo...

También a mí me recordó el tema al libro del Retrato de Dorian y le dí vueltas pensando que sería muy triste ver a tus hijos envejecer y morir mientras te quedas eternamente joven. Hay que ser muy diablo para querer algo tan antinatural. Dejo las cosas como están y vivo intentando ser feliz. Un beso.

Juji dijo...

No sé, Carmen, yo sí creo que haría un pacto, aunque como no sé que pediría, mejor voy a ir haciendo una pequeña listo por si aparece un día...
Un besazo.

G a b y* dijo...

Son muchas las sensaciones que brotan ante la posibilidad de pactar con el diablo (si eso fuera posible), las ideas pueden surgir de acuerdo a las situaciones y vivencias de cada uno. Sin embargo, somos conscientes, la mayoría, de acuerdo a lo que voy leyendo, que los finales en tales transacciones no serían felices de ningún modo.
Es que no deja de ser la personificación del mal, y por algún lado, siempre saltará la hilacha para destejer lo que en principio pensábamos sería en nuestro beneficio.
Un besito al vuelo!
Gaby*

gustavo dijo...

de que no existe el diablo, estoy seguro. de que el mal está en nosotros, también. pero del mismo modo estoy seguro de que el mal es cosa de pactos entre humanos. es un puro convenio. a modo de ejemplo: a un católico le parece fatal el aborto; a un no católico, no.
por otra parte, quisiera remitirte al comentario que le he hecho a julián en referencia a la eternidad.
en referencia a la eterna juventud...creo que lo mismo. no, exactamente lo mismo, pues es lo mismo.
en cuanto a lo de las enfermedades... YO SÍ QUIERO HACER UN PACTO CON EL DIABLO...DIAABLOOO, AQUÍ TE ENTREGO MI ALMA DESDE YA... claro está, que considero que lo del alma es un camelo...o una mala explicación a...eso para otra vez.
medio beso, carmen.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Neo, Natalia, Matices, Juan Carlos, José, Gaby, Juji, Leonor y Gustavo. La verdad que esto de pactar con el diablo no suena muy bien, mejor no lo hago.
Un abrazo a todos y todas

mar... dijo...

Un pacto con el diablo no lo haría jamás conscientemente, pero claro, si el mal está en nuestro interior podemos toparnos con el en cualquier momento y quien sabe. Al final puede que sea verdad que todos tenemos un precio, sólo hace falta que nos den en el punto debil
Un beso
Mar

Cristina Piñar dijo...

Una buena reflexión, Carmen. Yo tampoco haría un pacto con el diablo. Creo que es mejor vivir la vida que nos toque en suerte a cada uno aceptando lo bueno y lo malo. Además, la avaricia rompe el saco, y la mayoría de la gente que hace un pacto con él, al final se vuelve en su contra, así que, mejor no tentar a la suerte. Un beso.

San dijo...

Tambien vi esas películas Carmen y te digo que hoy por hoy va a ser que pactar no pacto.
Un abrazo amiga.

Manuel dijo...

clasicamente los pactos diabolicos siempre han sido para conseguir poder, en cualquiera de sus formas, o para remediar un mal insuperable sacrificando el "alma", mal negocio siempre en cualquiera de los casos ya sea por el diablo, ya sea por la conciencia.
un beso

Teresa Oteo dijo...

En situaciones extremas no sabemos nunca cómo podemos actuar o qué podemos hacer,a cambio de la vida eterna desde luego que no, pero...
Un beso

Marta C. dijo...

¿Y el pacto? Gus dijo bien clarito que había que hacer un pacto. Tramposilla! Besos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Cristina, Mar, Manuel, San, Teresa y Marta. Bueno, si es verdad, no he hecho un pacto, simplemente he imaginado como sería; pero es que me da un poco de yuyu el tema. Bueno, un poquillo de trampilla valía ¿no?
Un abrazo a todos y todas

Sindel dijo...

Yo no ví la película pero leí el libro y es cierto es impactante!!! Eso de ser eternamente joven o inmortal, mientras vas viendo envejecer y morir a los seres amados, no sé si me resulta muy atractivo.
El mal está dentro nuestro, me encantó esa definición porque es muy cierta Carmen.
Excelente texto amiga.
Un beso.

Pepe dijo...

Nos movemos a lo largo de lineas donde los extremos son ocupados por salud/enfermedad, juventud/vejez, riqueza/pobreza, poder/debilidad, eternidad/finitud.
No pactaría por encontrarme en ninguno de los extremos eternamente, porque estoy convencido de que al final sería tremendamente aburrido y aniquilador.
Me gustó tu texto.
Un fuerte abrazo.