MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 23 de abril de 2014

ESTE JUEVES...RELATO

                  PERSONAS


Ignacio se siente solo; aunque es una soledad querida. Hacía tiempo que cortó todos sus lazos familiares, y más de diez años que perdió su trabajo. Desde entonces no ha vuelto a trabajar, al principio la salía alguna cosa; pero no duraba mucho, él no estaba hecho para que le dieran órdenes, era independiente. Después vino la botella, un poco de vino no hacía daño, y ella le comprendía más que los demás. A veces vienen los guardias para llevarle a algún albergue; pero a él no le va eso de compartir habitación, y menos que le digan la hora que ha de regresar. Pocas veces dormía en uno de ellos, en la calle se encontraba mejor, se respiraba libertad, y mientras tenga para un bocadillo y una botella de vino, le era suficiente. Lo malo es cuando llega el invierno y el frío acucia, entonces; pero sólo entonces acepta irse a un albergue; pero en cuanto puede se larga.

Hombre, lo de ducharse viviendo en la calle es  un poco difícil; sólo de uvas a peras va a las duchas públicas; aunque no abusa, a no ser que vea que la gente se tapa la nariz cuando pasa por su lado, él en realidad no se olía, tampoco era para tanto, si que era la gente señorita, una guerra habían de pasar, como decía su madre. La gente siempre le echaba alguna moneda, no mucho; pero suficiente, ¿y la ropa?, no le gusta cambiarse, sólo dispone de dos mudas, y cuando tiene algo de pasta, va a una lavandería cercana y la lava.

 Ignacio piensa:

-A todos esos  les doy pena; sin embargo a mi  me la dan ellos, encerrados en sus pisos como colmenas, obligados a trabajar para pagar sus hipotecas. Yo dispongo una libertad que ellos carecen, así que me quedo con lo mío y no lo cambio.

MÁS PERSONAS EN CASA DE JUAN CARLOS

26 comentarios:

Tracy dijo...

Seguro que lleva razón, cuanto menos se tiene, más libertad hay para vivir la vida.

Azulia PourToujours dijo...

Sí, coincido contigo en eso de la libertad, a mí me tocó elegir foto, y elegí esta, por esta razón misma de libertad. Me ha gustado. Saluditos

Ester dijo...

Se aferran a la libertad, pero la pagan muy cara. Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No me gusta esa forma de buscar la libertad.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Muy bien escrito, muy sincero y directo, pero seria una pena que pensaran así. No creo que estén contentos en esa situación. No lo creo pero la verdad es que la vida es así... a veces muy dura y tienes que agarrarte a algo.
Un beso.

Maria Jose Moreno dijo...

Pues sí, distintas maneras de ver el mundo, que a mi me parecen gentil siempre que sea elegido no porque una crisis económica te lleve a verte en la calle, eso es muy doloroso y está sucediendo.
Un besote

Neogéminis Mónica Frau dijo...

supongo que en casos como el que narras, por la primera impresión, será mutuo el rechazo..la gente hacia él y él hacia la gente. Pero seguro que si sabemos buscarla, habrá una vida de humanidad que merece ser rescatada.
Un abrazo

Yessy kan dijo...

Muy buen relato. Si pudiésemos todos vivir con esa misma libertad.
Saludos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Yracy, Azulia,Demiurgo,Sueños, Mª José, Neo y Yessy. Si, da pena, muchos no están allí por gusto; pero otros lo han decidido así.
Un abrazo

Cecy dijo...

La verdad que a primera, se siente un rechazo, por su olor, y el alcohol que a veces se le siente tanto. Pero, también muchas veces me pregunto, ¿que sera lo que lleva a ser a dejarse a esa libertad tan solitaria? o la pregunta es: ¿quien lo ha llevado a ese extremo que ni contacto con la gente quiere?
Me gusta, tu relato, hace reflexionar sobre la vida y nuestras circunstancias...

Un abrazo grande Carmen



Leonor dijo...

Coincidimos en la foto que fue elegida por mi compañera de relato.

Es triste que la gente tenga que verse en la calle, muy injusto. Incluso cuando es por gusto lo veo muy duro.

Besos

Lupe dijo...

Has descrito con total nitidez la forma de vida a la que muchas personas optan cuando la existencia se les pone cuesta arriba. Dentro de su desgracia, encuentran en la calle unas compensaciones que has descrito muy bien.

Buen trabajo.

Un abrazo.

Lupe

G a b y* dijo...

Carmen, has hecho una gran descripción de ese hombre, al que la vida le puso en un difícil camino, pero reconozco, por historias oídas, que muchos de los que viven en la indigencia, se sienten más seguros en la calle que yendo a un albergue.
Una cruda historia, muy bien narrada y que no se separa de la realidad de tantos, que solemos ver al pasar, cuando caminamos por la ciudad.
Besos!
Gaby*

Sindel dijo...

En parte tiene razón, a veces somos prisioneros de nuestras obligaciones, y de nuestros deberes.
Es una bella historia, que a pesar de hablar sobre una persona de la calle, no resulta triste, sino todo lo contrario. Se respira su libertad al leerlo.
Un beso.

LAO Paunero dijo...

Lindo relato de personas difíciles de entender pero que no podemos juzgar...... cada quien tiene su historia....

Maria Liberona dijo...

Buen relato, muy real

Pepe dijo...

El problema es que nuestras ciudades están llenas de personas que como el protagonista de tu historia viven en la calle y al contrario de él, no son libres, no han optado por esa forma de vida sino que ha sido la sociedad la que los ha arrojado a ella sin conciencia, sin remordimiento alguno.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Leonor, Cecy, Lao, Lupe,Sindel, Lao, Maria,Gaby y Pepe. Estoy seguro que a todos los indigentes la vida los ha traido allí; pero también es verdad, que algunos al final se acostumbran a esta vida y no la cambían por nada.
Un abrazo

Loquita Diplomada dijo...

Cada cual elige que rumbo darle a sus vidas, es obvio que Ignacio no tiene muchas más pretensiones que pasar el día como se pueda, sin más preocupación que protegerse del frío en los inviernos y que no le falte una botella de vino.
Suelo ver muchos Ignacios rondando por las calles.
Muy bien escrito Carmen!
Un beso!

Juan Carlos dijo...

Una libertad con carencias, una elección con sus consecuencias la del personaje que nos traes.
Besos.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Loquita y Juan Carlos. Desde luego que hay muchos Ignacios por el mundo con una historia que seguro que se parece.
Un abrazo

Lo Li dijo...

Creo que pide libertinaje más que libertad eh? Pero cada uno... Me gustó la manera en que lo relataste...
Besos muchos!

Fabián Madrid dijo...

El precio de la libertad... ¿Cuál es?
Un beso.

Mamaceci dijo...

Bueno si! hay dignidad en su decisión! has hecho sobresalir su humanidad con tu relato Carmen, te felicito
Abrazo

rosa_desastre dijo...

Se que hay personas que eligen esa libertad que acaba convirtiendose en una cadena que le ata a una mala vida... otros, por desgracia, no eligen, la sociedad los arroja a la calle sin mas.
besos

Auxi González dijo...

Sin duda, tu historia retrata lo deshumanizada que ha quedado nuestra sociedad...