MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 30 de abril de 2014

ESTE JUEVES...RELATO

                                     CRISIS



Hace un año que mi hijo partió a Alemania, no sabía el idioma, nada más que cuatro nociones básicas; pero eso si, tenía mucha voluntad y en tres meses se sabía defender. No encontró lo que el quería, era ingeniero industrial y creía que no tendría ningún problema en  disponer de un  trabajo relacionado con lo suyo,- los coches-; pero no contó que antes que él ya fueron unos cuantos para allá. Ahora sólo quedaban trabajos que los alemanes no querían, como pasó en los años sesenta, lo que llamaban minijobs, ofertas de empleo a media jornada y con un sueldo ínfimo. Entró de camarero en un bar, hacía más horas que un reloj, por 400 sucios euros. Con eso no tenía ni para pagarse la pensión, así que le alquilaron una habitación, era la única manera de sobrevivir. Francamente no se esperaba lo que le estaba pasando, tanto estudiar para acabar de esta manera; pero había de aguantar, y no darse por vencido, no regresaría a casa derrotado. El enviaba curriculums aquí y allá; sin embargo el idioma era una barrera, y se daba cuenta que aquí no era oro todo lo que relucía. Pasó un año que no se lo deseó ni a su peor enemigo; y cuando menos lo esperaba le enviaron una carta de la WOLSVAGEN y fue a una entrevista, sólo le hablaron alemán y él, para su sorpresa, lo entendió y lo más difícil, lo  habló, después de un año lo hizo casi sin darse cuenta. Les convenció, si lo consiguió, y por fin obtuvo su primer trabajo. No tiró la toalla y su perseverancia dio frutos, ahora podría regresar con la cabeza muy alta; pero no sabía si lo haría para siempre, seguramente  no.

MÁS CRISIS EN CASA DE PEPE

21 comentarios:

Cecy dijo...

Que bien que haya persistido como gladiador y no dejar que las las complicaciones lo agobiaran, eso también habla bien de su crianza.
Aguantar las crisis, también traen su recompensas.

me alegro:)

Un abrazo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Suscribo el comentario de Cecy. Por aquí en el sur, podemos dar cátedra sobre las crisis. Somos especialistas sobrevivientes.
=)

Montserrat Sala dijo...

El premio a la constancia y a la perseverancia. un ejemplo para muchos que desisten y abandonan. Puedes estar orgullosa. un beso.

Tracy dijo...

Suerte que tuvo y me alegro, pero para que se de un caso como el que describes ¡cuántas frustraciones, cuántos desalientos y cuánta gente se queda en el camino!
Y los responsables de rositas.

Carmen Andújar dijo...

Este caso es ficticio y muchos desistirán; pero estoy convencida que otros lucharán hasta el final.
Gracias Cecy, Neo, Montserrat y Tracy.
Un abrazo

Pepe dijo...

Ficticio o no, refleja varias realidades. Primero la globalidad de la crisis que afecta a todos los paises en mayor o menor medida, segundo algo muy simple e incuestionable: un ingeniero industrial puede trabajar de camarero, un camarero nunca podrá trabajar como ingeniero industrial, de ahí la importancia de la formación para el mercado laboral, tercero que la perseverancia y la constancia no te garantizan nada, pero la ausencia de estas te condena al paro irremisiblemente.
Gracias por tu participación.
Un abrazo.

Cristina Piñar dijo...

Nunca hay que tirar la toalla, mirame a mí, que aunque ahora esté trabajando con mi hermana de algo que nada tiene que ver con lo mío, no pierdo la esperanza de volver a trabajar cómo periodista algún día. Me alegro mucho por el protagonista de tu relato. Un beso.

Dorotea dijo...

Hay otra realidad cruda que hay que saber sobrellevar en países centroeuropeos: el tiempo meteorológico te reduce a la casa la mayor parte del año, costumbres sociales imponen el 'usted' entre colegas de trabajo y vecinos, no hasta la sepultura pero casi... chapot por tantos y tantos que supieron y saben sobrevivir en esos países tan 'desarrollados'. Muy buen relato, Carmen. Un beso.

rosa_desastre dijo...

El éxodo de talentos, desgraciadamente para esta juventud que con tanto esfuerzo adquirió conocimientos para levantar el país.
Duro porvenir para los que sueñan un futuro sin futuro.
Besos

Alberto V. dijo...

¡Olé por tu hijo Carmen! Sí que tiene que ser deprimente que después de estudiar una ingeniería, que no es cualquier cosa, tengas que marcharte lejos para poder trabajar. De todas formas, la perseverancia dio sus frutos y la barrera del idioma fue cuestión de tiempo. Algún día acabará este éxodo de talentos, más nos vale.

Un fuerte abrazo y mucho ánimo para tu hijo, un luchador.

Juan L. Trujillo dijo...

Núnca hay que tirar la toalla, pero desgraciadamente cada vez son más los que yo no les queda ninguna toalla que tirar Estoy pensando en esos hombre (y mujeres) de mas de 45 años, que ya están condenados al paro de por vida.
Un abrazo.

Sindel dijo...

Que linda historia, la fe, la fuerza y la perseverancia han dado sus buenos frutos. Admiro eso, no sé si yo hubiera podido pasar esas pruebas.
Un abrazo enorme.

Juan Carlos dijo...

Esta mañana me han dado noticias de mis dos sobrinos en Londres. Mis hijas están ambas estudiando alemán por lo que pueda venir. Es una pena. Suerte que nuestros chicos son muy capaces y muchos terminan bien, como el de tu relato. Besos.

Ester dijo...

Una historia con final feliz, y con moraleja. No desfallecer cuando se quiere alguna cosas. Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Hay que aguantar el chaparrón y levantar el vuelo para conseguir lo que uno quiere.
Gracias Juan Carlos, Pepe, Ester, Cristina, Dorotea, Rosa, Alberto,Sindel y Juan L.
Un abrazo

el oso dijo...

Lo mejor de la crisis es que las buenas noticias aun son más buenas.
Besos

ibso dijo...

La moraleja de esta realidad que nos traes es que no hay recompensa sin sacrificio; no puedo estar más de acuerdo contigo.
Un abrazo.
ibso

Yessy kan dijo...

Bravo! Bravo! Bravo! Por tu hijo.
El triunfo es el premio por la perseverancia y la valentía de combatir contra la crisis.
Muy reflexivo tu aporte, me encanto.
Saludos

Alfredo dijo...

Dentro de lo cruel e impresentable de la situación, tendremos que dar gracias a nuestra actitud para con los problemas que nos llueven de terceros.
Edificante, por el logro personal, pero deprimente por las causa que lo propician.
Besos

Carmen Andújar dijo...

La actitud es primordial, sin ella no hay nada que hacer.
Gracias, Ibso, Yessy y Alfredo.
Un abrazo

Lo Li dijo...

Siempre que se quiere y persevera, se triunfa... Es difícil no bajar los brazos cuando la vida te pone tantas pruebas en frente, pero al final, siempre nos muestra, que todo sacrificio, vale, y que lo que cuesta tiene sus recompensas... Muy buen relato! Perdón por haber venido tan tarde...
Besos muchos Carmen!