MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 18 de junio de 2014

ESTE JUEVES...RELATO

                                        MÍSTICA

Hace tiempo una amiga mía me dijo que el siglo XXI sería el año de la mística. Es verdad que las religiones a veces no dan las respuestas que deseamos o que necesitamos, y entonces esa espiritualidad que buscamos la encontramos en los grandes místicos, como San Juan de la Cruz y Teresa de Jesús.

El encontrarse con Dios ha sido uno de los grandes deseos y misterios de la humanidad y para conseguirlo no hay nada mejor que la oración, como nos demuestran en sus escritos, “El canto espiritual” y  “Las Moradas” los dos grandes  místicos por excelencia, San Juan de la Cruz y  Santa Teresa de Jesús. Al final descubres que ese que tanto buscabas está en tu interior; pero para encontrarlo has de pasar por varias etapas que son las moradas. Casi todo el mundo se queda en la tercera como máximo y sólo unos cuantos privilegiados y perseverantes llegan a la última, donde por fin encuentran a Dios, después de unos cuantos desfallecimientos y muchas ganas de tirar la toalla; pero lo consiguen. La oración, aquí está el quid de la cuestión, silencio, borrar todos los pensamientos, vaciarse por entero, y allí en ese silencio del corazón, sólo allí podremos encontrar a Dios, o al menos eso es lo que dicen estos dos grandes libros. También es importante saber, que no debe de faltar la fe, porqué través de ella el camino es más fácil.

Yo se que esto a una persona como yo, creyente, se le convence  fácil, en cambio a una persona agnóstica, o atea, la cosa se complica, de hecho sólo decir eso de hacer silencio, ya es una barrera; pero yo aconsejo que se intente, quizás no se encuentre a Dios; pero seguro que conseguirán una gran relajación.  

MÁS MÍSTICA EN CASA DE CASS

26 comentarios:

Tracy dijo...

Creo que eso es sólo para santos.

Yessy kan dijo...


Creo en Dios pero no soy mucho de religión. Pero eso no quiere decir que no me guste leer información sobre el tópico. También la religión tiene su misticismo, y creo que solo las personas espirituales pueden tener más éxito en conectarse con Dios. Un texto muy reflexivo.
Saluditos

Azulia PourToujours dijo...

No me dejo llevar mucho por religiones y mucho menos por santos, pero siempre es bueno saber y conocer. Saludos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Buen consejo que cada quien sabrá interpretar.
=)

Oriana Lady Strange dijo...

Creo en “dios” por elegir un nombre, no creo en la iglesia y toda su palabrería.
Pero si creo que hay algo mucho más grande que nosotros, que? No sé.
Pero respeto profundamente a cualquier religión.
Me gusto tu aporte.
Cariños….

casss dijo...

Estamos solos... no solo cuando nacemos y morimos, también en el trayecto, por eso debemos buscar la paz a los grandes interrogantes en la voz de nuestro corazón.

Una visión del tema, que he disfrutado y me deja reflexionando.
Al fin y al cabo, de eso se trata.

besos y gracias Carmen por pasar por mi balcón.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Carmen,te felicito por tu claridad y valentía al enfrentarte a este tema de la mística,que sigue siendo un misterio para muchos de nosotros...Pero,que ciertas personas han emprendido con la misma claridad y valentía,que tu has escrito el post...Mi felicitación y mi abrazo grande por hacernos reflexionar,amiga.
M.Jesús

Juan L. Trujillo dijo...

Soy más practico y creo que actuando se suele conseguir más que rezando.
Siempre recuerdo el dicho de "fíate de la Virgen y no corras".
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Tracy, M. Jesús, Juan L, m. Jesús, Cass,Oriana, Neo, Azulia y Yessy. La verdad es que debe ser difícil ; pero que con constància se consigue; aunque es difícil de entender, hay personas que si entén esa necesidad.
Un abrazo

emejota dijo...

Andar por el aquí y el ahora ya es suficiente milagro.
De Teresa y Juan conozco tanto que no es cuestión ni espacio,pero se necesitaban emocionalmente, dadas sus circunstancias. Besos.

Sindel dijo...

Yo creo que más allá del sentimiento religioso lo que mueve a la gente es el pensamiento positivo, la fe (que no necesariamente tiene que ser en Dios) y la perseverancia. Estamos preparados para lograr cosas que ni nosotros mismos sabemos, sobre todo si aprendemos a manejar los pensamientos. Soy atea, pero respeto mucho a los creyentes y creo que está muy bien tener fe en Dios siempre que esta se use para realizar actos buenos!
Un beso enorme.

rosa_desastre dijo...

En cada momento de la vida nos pueden servir unos u otros rezos. Rezar es hablar con Dios -dicen- y hay charlas que sólo el silencio entiende.
Besos

San dijo...

Buena forma de enfrentar este jueves Carmen, es un tema poco o nada expuesto. Cada cual sabrá cómo interpretarlo.
Besos.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Muy buen texto, se sea creyente o no.
Soy agnóstico, pero creo que realmente cada uno tiene su forma peculiar de ver a Dios, o como quiere llamarse. Pero la verdad es que si miramos dentro de uno mismo, con o sin oración, conseguiremos ver o sentir lo que nosotros cremos que es lo máximo.
Un beso.

censurasigloXXI dijo...

Podría no comentar para evitar polémicas inútiles...

Prefiero confiar en el ser humano que es el que tengo más cerca y me ayuda, me ofrece comida y me escucha si lo necesito... el otro para quien crea en fantasmas, amiga. Solaemnet cree en dios quien no tiene amigos.

Un abrazo y con respeto.

Carmen Andújar dijo...

Verónica, no creo que eso sea así, pues yo tengo amigos y soy creyente, pero ya se dice no discutas ni de política ni de religión, y no lo voy a hacer.
Gracias Emejota, Sindel, Rosa, Sueños de sinceridad, y San. Hay que respetarlo todo, en eso consiste la educación.
Un abrazo

Charo dijo...

Estoy de acuerdo en que se puede llegar a un grado máximo de relajación y de encuentro con uno mismo pero llegar a Dios...lo siento pero yo no lo creo aunque si respeto a quienes lo hacen.
Una buena reflexión Carmen.

Valaf dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Valaf dijo...

Excelente, Carmen, excelente.

La mística corre por las venas de la Historia como siendo una octava superior en el umbral de consciencia del Ser Humano. Lejos de las luchas entre los ignorantes fanáticos, los unos quemando en la hoguera y cometiendo atrocidades (algunos de sus miembros pero con la complicidad de muchos de sus jerarcas), contra los más indefensos; los otros quemando Iglesias y quemando, violando y fusilando a sus moradores; deseando que las creencias de los demás sean proscritas en aras de la "razón"...en las antípodas de ese binomio diabólico se levanta ese Silencio interior; esas palabras que callan porque hablan los silencios: la Mística y su conexión con otros niveles de realidad ajenos al común de los mortales; ajenos a un escalón inferior de la evolución de la consciencia en la materia.

Obviamente, soy creyente (creo que se entiende el objeto y el cauce de mi creencia).

En una sociedad de clichés es muy difícil hacer que el asno levante la cabeza y siga algo más elevado que su zanahoria ideológica particular, ya sean fundamentalistas religiosos ya sean fundamentalistas ateos, unos y otros, caras de una misma moneda y con unos patrones psicológicos gemelos.

Y hay quien intenta erradicar a Dios (con mayúsculas, es decir, deslindándolo de las construcciones humanas que se han levantado en su nombre y que poseen, todas, las miserias propias de una humanidad que camina en penumbras), hay quien intenta, digo, vincular la ciencia con el ateismo...ignorantes. Lo digo en calidad de científico y no de aficionado. Tendrían que escuchar en los corrillos de ciertas reuniones profesionales las convicciones íntimas que nacen de la razón, no de la superstición. Como decía Louis Pasteur..."si bien un poco de ciencia nos aleja de Dios, mucha ciencia nos lo descubre como inevitable".

Un besazo y enhorabuena por tu valentía. En estos tiempos de estupidez militante en que vivimos, hacer un post en el sentido del tuyo es, definitivamente, alejarse de la condición de borrego. Enhorabuena.

PS: copio y comento de nuevo: hay algunas cosas que había omitido en el primer comment.

Mamaceci dijo...

Yo me inicie en la meditación..pero no soy constante, por ahi un dia de estos lo reintento. Definitivamente hay algo alli en lo profundo del corazon y del silencio, no se si le llamaría Dios, lo que si es algo bueno y positivo
Abrazo Carmen

Carmen Andújar dijo...

Gracias Valaf, me alegra verte por aquí. Bueno, no se sí soy valiente; pero nunca he tenido miedo en mostrarme tal como soy, y si, soy creyente, no tengo vergüenza, si alguien no está de acuerdo, lo respeto. Es verdad, hay muchos científicos creyentes, una cosa no quita la otra.
Gracias Mamaceci y Charo.
Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

También están los gnósticos y los politeistas, que tal vez tengan otras busquedas. Y están quienes se ajustan a normas rigurosas, pero olvidan a los demás, ejercen crueldad.
Hay quienes buscan algo en la meditación.
En la ciencia ficción se plantean esos temas, como en la Segunda Trilogía de la Fundación, que añade tres novelas a la obra de Asimov, escritas por tres autores distintos. Ahí para desarrollar una ciencia que calculará el futuro de la humanidad, en un imperio que cubre toda la galaxia, se recurre a dos programa vivientes. Esos programas vivientes emulan a Juana de Arco y Voltaire, para representar a la fe y a la razón, en un debate público. Pero la programación está completada con la personalidad de sus respectivos programadores. una mujer y un hombre. Y resulta que el debate se interrumpe porque los programas vivientes se enamoran.

LAO Paunero dijo...

Me gustó mucho tu postura. Si uno prueba con la oración convencido y decidido verá resultados. Pero atención que muchas veces no son los que uno desea. Gracias por ésta reflexión.-

Fabián Madrid dijo...

A veces es mejor buscar dentro que mirar fuera.
Un beso.

rosa_desastre dijo...

El ser humano siempre necesita apoyarse en algo, ya sea la mística o la magia porque no creemos en nosotros mismos que es donde verdaderamente está la fuerza que mueve las cosas.
Un beso

juliano el apostata dijo...

sólo puedo creer en el dios tuyo, en el dios del ajeno, nunca podré creer en el dios, ese que existe, ese que lo es de todo el mundo. sólo puedo respetar tu dios, el dios del ajeno, casi nunca el de los dignatarios religiosos.
ah, envidio mucho, pero mucho, al creyente. de so estoy seguro.
medio beso.