MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 5 de noviembre de 2014

ESTE JUEVES...RELATO

                                     LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA
                             
                                LA HABITACIÓN


A Natalia no le gustaba estar en su casa, sus padres últimamente sólo se aguantaban, seguían juntos; pero no sabía el por qué.  De momento era muy pequeña para escaparse; sólo tenía nueve años. Su hermano mayor, le daba igual todo, iba a su bola, no paraba en casa, y ella se sentía muy sola.

Un día mientras jugaba, sin que ella se diera cuenta apareció de golpe  una señora venerable con el cabello blanco y vestida muy antigua. Natalia miró por todas partes y no sé explicaba por donde había venido. La señora no pronunció palabra, la miró, le cogió de la mano y le dijo:

--Acompáñame.

-- ¿A dónde?- Respondió Natalia algo aturdida.

-- No te preocupes, te gustará.

La habitación tenía dos puertas, una que daba al comedor y otra a  un baño. Se acercaron a la última y al abrirla el baño había desaparecido. En su lugar se encontraba una cocina de una casa desconocida, llena de niños que se divertían haciendo pasteles. Fuera, otros niños jugaban y saltaban sobre un césped mullido.

La señora hizo las presentaciones y enseguida Natalia se puso a ayudar a otra niña a preparar un pastel de chocolate, con una pinta excelente. Se le pasó el tiempo volando, y la señora que se llamaba Brígida, les dijo a todos los niños que debían de regresar a sus casas. Ellos obedecieron como si lo hicieran cada día. Después miró a Natalia y le dijo:

--Es hora de regresar; pero recuerda, cada vez que me necesites, sólo has de pronunciar mi nombre, abrir esa puerta y enseguida te encontrarás aquí.

A partir de entonces, todos los días abría aquella puerta y cambiaba de mundo. No sabía lo que duraría; pero aprovecharía hasta el último minuto.

MÁS DIMENSIONES EN CASA DE YESSY

23 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que bien contada tu historia.
Es deseable tener un lugar donde marcharse, aunque sea algún momento del día.

Mela dijo...

Muy buen relato... comprendo que a Natalia le gustara entrar en esa habitación
Besos

Carmen Andújar dijo...

Hay momentos que un escape nos vendría muy bien.
Gracias Demiurgo y Mela.
Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Que bien poder tener a mano una hada que te canvie un baño pequeño por una amplia cocina donde se hagan cantidad de pasteles y juegos. Un sueño vaya. Me ha gustado leerte,amig.Un abrazo.

J.P. Alexander dijo...

Muy buen relato, te mando un beso

LAO Paunero dijo...

Lindísimo relato con mucha ternura incluida. Es propio de los niños que se refugien al menos en la fantasía cuando los padres tienen discusiones. ¡Saludos Carmen! ¡me encantó!

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Me ha gustado y me ha recordado al libro llamado Coraline, sólo que allí en el otro espacio no todo es tan bonito.
Muy bien detallado, y realista en un punto del relato
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Gracias Montserrat, J.P Alexander, Lao y Sueños.
Es chulo lo de la Dimensión Desconocida. En la imaginación cabe todo.
Un abrazo

Charo dijo...

Qué bonito relato! Ojalá todos pudiéramos tener una habitación parecida donde escaparnos de los malos momentos de la vida cotidiana.
Un beso

Yessy kan dijo...

Enternecedora y mágica la trama de tu relato. Una dimensión muy bien lograda, donde se le aparece la señora en hora oportuna. Si en realidad esas puertas hacia otra dimensión
existiesen para todos aquellos chicos en esta situación. Seria fantastico!
Besos y gracias por acompañarme.

Lucia M.Escribano dijo...

Un lugar seguro para esos niños, donde las penas quedan fuera.¡ Bendita habitación !
Besos amiga.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Suerte que la pequeña logró hallar esa manera de evadirse.
=)

Carmen Andújar dijo...

Gracias Charo, Yessy( me encanta el tema) Lucia y Neo. Desde luego sería fabuloso disponer de una puerta mágica como ésta.
Un abrazo a todas

Max Estrella dijo...

Al principio dña. Brígida se me hacía una figura inquietante...pero al final resulta ser la mano que ayuda a escapar de una realidad no querida...
Besos

Sindel dijo...

Una vía de escape para sentirse a gusto en otro lugar donde las cosas eran mejores. Me encantaría tener esa puerta cerca a veces y poder evadirme de muchas cosas.
Hermoso y tierno relato!
Un beso.

Loquita Diplomada dijo...

A todos nos vendría bien una escapadita como la de Natalia. Yo por las dudas ya me he aprendido su nombre: Brígida. Me gustó tu relato con esa especie de portal mágico.

Un beso!

G a b y* dijo...

De a poco nos vas adentrando en la situación, donde los problemas familiares, la falta de atención y el sentimiento de soledad, a veces obligan a buscar recursos de escape...
Pura imaginación? Realidad?
Tu relato nos deja ante el misterio.
Muy bueno Carmen!
Besos!
Gaby*

Carmen Andújar dijo...

Gracias Max, Sindel, Loquita y Gaby. sería ideal refugiarte en un rincón tan divertido.
Un abrazo

José Vte. dijo...

Que bonito te queda Carmen, que sensibilidad especial tienes para tratar las historias donde los niños son protagonistas. Esta dimensión que abre la puerta está llena de instántes mágicos, llenos de pasteles de chocolate.

Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Gracias Jose. Me gusta mucho la fantasía, y eso se debe notar.
Un abrazo

Maria Jose Moreno dijo...

En realidad los niños con problemas en la familia hacen eso, no sé si atravesar una puerta físicamente pero si en su imaginación, incluso el amigo invisible les sirve para tolerar mejor esas situaciones. Un beso

San dijo...

Hay situaciones en las que encontrar una via de escape es la unica forma de poder sobrellevarlas. Bonita historia Carmen.
Un abrazo.

Pepe dijo...

Pienso que son muchos los niños que se ven abocados a usar la imaginación para evadirse de una realidad diaria de desencuentros de sus padres. Debe de ser traumático crecer de esa manera. No me extraña que aparezcan mundos de fantasía, de venerables ancianas, idílicos donde esas situaciones que provocan su evasión, es imposible que se den.
Un bonito cuento, Carmen.
Un fuerte abrazo.