MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 19 de octubre de 2016

ESTE JUEVES...RELATO

                        ¿QUÉ HACE ESTO AQUÍ?


Laura llegó del instituto como cada día. Su madre le había dejado la comida preparada, solo debía de calentarla en el microondas. Cuando abrió la puerta, su susto fue mayúsculo, un pulpo gigante salía de la cocina y estaba destrozando el comedor. No se lo podía creer, creía que era una alucinación. Salió de nuevo del piso, volvió a entrar y allí seguía, y esta vez miró donde ella estaba. Puso rápidamente los pies en polvorosa y llamó a su madre que se encontraba en el trabajo.
--¡Mamá, hay un pulpo gigante en nuestra casa que está destrozando el comedor!
--Hija mía no me llames al trabajo para tonterías, bastante tengo yo.
--Mamá que es verdad, no puedo entrar y estoy sin comer.
Detrás del auricular se hizo el silencio, y al final la madre le dijo:
--Como no sea verdad, lo vas a pagar caro.
--Qué si mamá, que es verdad.
Al cabo de veinte minutos la madre llegó a la puerta de casa. Laura le esperaba desesperada. Abrió con cuidado y lo que vio le dejó estupefacta, no quedaba ni un mueble en su sitio, y los jarrones, platos y todas las fotografías se encontraban esparcidas por el suelo. La madre abrió los ojos como platos.
--Esto no puede ser verdad. El único pulpo que conozco es el que compré ayer para hacerlo a la gallega y era cien veces  más pequeño, y además se encontraba bien muerto. Es imposible.
--Pues tenemos que hacer alguna cosa, sino nos quedaremos sin casa.
Al final llamaron a la policía, que al principio las tomó por locas; pero ante la insistencia se acercaron y al ver aquella barbaridad, llamaron a refuerzos, que al final con un dardo tranquilizante para elefantes, lograron sacar aquella bestia de allí.
La broma les salió carísima, y desde luego a la madre de Laura nunca más se le ocurrió comprar pulpo, ni para hacerlo a la gallega ni para nada de nada.
MÁS COSAS FUERA DE SU SITIO EN CASA DE CHARO

25 comentarios:

Tracy dijo...

YA TE DIGO, HASTA A MÍ SE ME HAN QUITADO LAS GANAS DE COMER PULPO.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿Cómo no se me ocurrió algo así?
Todo un relato clade B, pulp. Me gustó.
Felicitaciones

Ester dijo...

Era un pulpo hembra que fue a recoger a su hijo. Las madres son capaces de todo. Abrazos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jaja desde ahora voy a revisar mejor cada vez que compre algo en la pescadería!
=D

mjesus dijo...

jajaja eso fue una llamaba para er famosa


















Roxana B Rodriguez dijo...

Realmente, me ha encantado. Una razón más para que no disfrute cocinar (?)

¡Un abrazo!

María Perlada dijo...

Jajaja vaya con el oulpo casi les deja sin casa jajaja pero qué bueno está tu relato, me ha encantado.

Un beso.

María Perlada dijo...

Jajaja vaya con el oulpo casi les deja sin casa jajaja pero qué bueno está tu relato, me ha encantado.

Un beso.

Juan L. Trujillo dijo...

Eso pasa por tratar de quitarles la dureza de su carne mediante la refrigeración. Si lo hicieran de la forma tradicional de Galicia dándole una gran "paliza" contra una piedra, seguro que no le quedaban ganas de hacer gamberradas.
Se nota que a tu pulpo, no le han dado esa paliza, es que ni siquiera le han regañado.
Un beso.

Charo dijo...

jajajaja...muy bueno Carmen! Me ha parecido muy divertido, así, visto desde lejos porque si me encuentro un pulpo gigante en mi cocina al llegar a casa me muero del susto...
Gracias por participar con un relato tan original y divertido
Un beso

Juan Carlos Celorio dijo...

Pobres pulpos, tengo un cuento en que son los co-protagonistas. Aquí, en Madrid, una vez se encontraron a un dragón de Komodo en un balcón. La policía fue a atender la alarma medio de coña, pero cuando vieron aquella bestia movilizaron todos los efectivos del Ayuntamiento para poder atraparlo.
Besos.

Leonor dijo...

Vaya con el pulpo que compraste, se agrandó con el frío, suele ocurrir lo contrario. Uy!!!, me ha salido sin querer.

Muy buena tu inspiración.

Un beso.

Yessy kan dijo...

Muy bonito y original relato, Carmen. Que horror, encontrarse un pulpo de semejante tamano debió ser espeluznante. Con esa aterradora experiencia le doy la razon a tu protagonista de no volver a comprar pulpo.

Pepe dijo...

Es que ya se sabe, una paliza a tiempo es una victoria. Esa paliza es la que merecía el pulpo de tu historia.
Un abrazo.

Ceci dijo...

Ja, ja,ja! muy bueno carmen! con lo rico que es hay que verle el lado positivo!! habra para convidar a todos, incluso para mandar a estas tierras (en lo posible el plato a la gallega ya preparado)

Abrazo juevero

Carmen Andújar dijo...

Gracias Ceci, Pepe, Yessy, Juan Carlos, Ester, Leonor, Charo, Juan L, María Peralada, Roxana, M. Jesús, Neo, Demiurgo y Tracy.
Bueno era un pulpo que no le gustaba estar encerrado, y al final le dió un ataque de pánico.
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Gracias Charo, me lo he pasado muy bien haciendoneste relato.
Un abrazo

AMBAR dijo...

Gracias por este ratico de risa Carmen.
El pulpo en el agua caliente se encoge, parece que este estaba fresquito en la nevera y crecio, menudo susto.
Un abrazo.
Ambar

Maria Liberona dijo...

jajajaja... mira que divertido que me le he imaginado todo, todito el cuento y vaya que susto, bueno pues creo que ahora a nadie le daran ganas de comer pulpo jajaja

Carmen Andújar dijo...

Gracias Ambar y María. Cosas que pasan inexplicables.
Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Le salio un pulpo un poco gamberrete....me he divertido leyendo tu historia, vamos que imaginación no te falta....me encanta, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Le salio un pulpo un poco gamberrete....me he divertido leyendo tu historia, vamos que imaginación no te falta....me encanta, besos.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Molí. Me alegro que te haya gustado.
Un abrazo

Diva de noche dijo...

jajajajaajjaja pues yo...me hubiera aprovechado de la situacion..con lo dificil que esta conseguir comida aqui como sea la hago picadillo y tengo pa vender pulpo al ajillo..en escabeche..a la vinagreta ajajaaja..ya me dio hambre..besosss

Anónimo dijo...

Mateo 4:17 Arrepentios, porque El Reino de los Cielos se ha acercado. Mateo 18:11 Porque El Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se habia perdido.