MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 31 de enero de 2018

ESTE JUEVES...RELATO

                                                  CUENTOS ANTE EL FUEGO


Había una vez una niña que tenía complejo con su nombre, y cada día les decía a sus padres que no quería ir a la escuela porque se reían de ella. Se llamaba Marietacuchufleta. Era verdad que era un nombre extraño; pero feo, feo, no era, un poco divertido si y quizás la primera vez que lo oías te resultaba gracioso, sin embargo después te acostumbrabas y era un nombre más.

Los padres de Marietacuchufleta decidieron hablar con la maestra para poder encontrar una solución entre todos, y que la niña fuera contenta al colegio. Entonces a la maestra se le ocurrió una idea: Si organizaban un concurso para encontrar el nombre  más original de la clase, el suyo tenía muchas posibilidades de ganar, así que se lo propuso a los padres y ellos aunque sorprendidos, estuvieron de acuerdo.

El día de las votaciones todos los niños se sentían nerviosos, ¿Quién sería el ganador? El voto era secreto y hasta disponían de una urna.

Cuando llegó la hora de contar los votos, la cara de asombro de los alumnos fue espectacular. Voto tras voto el único nombre que salía era el de Marietacuchufleta. Y así se llegó al resultado final, todos los votos fueron para ella exceptuando el de la misma Marietacuchufleta que votó a otra compañera. Los niños empezaron a aplaudir y la niña por fin comenzó a sonreír. La querían y ella ni se había dado cuenta. La maestra se le acercó y le puso la corona de ganadora. Ese día fue el más feliz de su vida y comprendió que los niños no siempre expresan su cariño de la misma manera. Por fin la felicidad regresó a su vida.
MÁS CUENTOS ANTE EL FUEGO EN CASA DE INMA

17 comentarios:

María Perlada dijo...

Entrañable cuento has escrito, Carmen, una niña con un nombre extraño, pero al final lograron sonriera.

Besos enormes.

Sylvia dijo...

Genial, siempre hay una solución estupenda con un maestro de los de verdad...
Mucha añoranza en tu cuento :)
Bss

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿le pusieron el nombre de alguien de la familia? Es un tanto dificil de cargar ese nombre, aunque hay que reconocer que encontraron una creativa solución.
Un abrazo

Campirela_ dijo...

Hay que ver como nos sorprenden los más pequeños de pasar a tener pavor ir a clase a ser la niña más votada por su digamos difícil nombre ..a veces no nos paramos a pensar lo que el nombre hace de nosotros mismos .
Un buen ejemplo nos has dejado ..me gusto
abrazos feliz noche.

Tracy dijo...

Con los niños todo lo arreglan las votaciones, no pasa igual con los mayores desgraciadamente.

Ester dijo...

Un aplauso para la profesora. Abrazuco

Nino Ortea dijo...

Buenos días, Carmen:
Una fabulación amena sobre la necesidad que tenemos todos de ser aceptados por nuestros iguales.
Un abrazo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Linda historia para contar a niños conflictuados que intentan ver la realidad desde una nueva perspectiva.
Un abrazo

el oso dijo...

¡Cuánto necesitamos sentir cariño!
Y nos sentimos los marietascuchufletas de la vida. Por suetre, a veces, las sonrisas hacen olvidar lo demás.
Besos

Dafne Sinedie dijo...

Me encantó tu cuento, desde el principio hasta su final. ¡Muy inspirador! Y sobre todo, lleno de esperanza.
Besos

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Es que realmente es un nombre muy original y seguro que llamaba la atencion por eso, suerte de las maestras y sus ideas. Muy bueno, gracias por sumarte, besos.

Maria Liberona dijo...

jajaja... buen relato muy entretenido y gracioso,me gusto

Fabián Madrid dijo...

Original y muy cierto tu relato.
Beso verdadero.

Carmen Andújar dijo...

Gracias María, Molí, Tracy, Fabián, Dafne, El oso, Neo, Nino, Ester, Campirella, Demiurgo, Sylvia y María Liberona. Este cuento me lo inventé para contárselo a mi hija de pequeña.
Un abrazo

El escritorio de Jandrés dijo...

Toda moneda tiene dos caras, solo hay que mirar por el otro lado para darnos cuenta que allí lo que vemos es muy diferente a lo que estábamos acostumbrados a ver en la otra cara. Y aunque la moneda la tengamos en nuestra mano, a veces necesitamos a alguien que nos haga mirar la otra cara de forma y manera a como veíamos la que miramos. Bien por la seño. Felicidades Carmen. Besos

Rhodea Blason dijo...

Precioso cuento. Y una gran humanidad de la profesora al tener la grata idea de convocar el concurso
Siempre hay que empatizar con los demás y levantar la autoestima de una persona, si se tiene ganas de hacerlo, no es tan difícil. Sólo hay que querer y tener imaginación.
Hermosa lección de vida y muy bien relatada
Rhodéa Blasón

Vivian Rodriguez Dorgia dijo...

Un relato precioso y amoroso. Tantas Mariacuchufletas hay... Debería haber más soluciones como esta, que encuentran el camino en que el corazón tome noticia, lo que la cabeza nos hace dudar: del cariño de los demás. Me encantó Carmen!!! besos