MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

viernes, 4 de julio de 2008

EL LIBRO


La sala de espera estaba desierta, se sentó y se puso a leer un libro de bolsillo. Pronto se sintió inmersa en aquella historia y no se dio cuenta cómo la estancia se iba llenando de gente. Salió la enfermera y comenzó a decir los nombres de los pacientes que habían de pasar; pero ella seguía leyendo y no se inmutó. Uno a uno fueron entrando a la consulta hasta que al final sólo quedaba ella. La enfermera, con su mirada fija en aquella señora, le habló:

-Señora, señora...

La enfermera increpaba a aquella mujer completamente invadida por el libro. Al no contestar, decidió acercarse. Le tocó el brazo y fue entonces cuando reaccionó:

-Pero, ¿qué?

-Ya han entrado todos los pacientes y usted sigue aquí.

-¡Ah!, ¿es que había más gente?

-Claro, la sala estaba llena. Usted, ¿no va a entrar?

-Sabe qué, volveré otro día; ahora sólo me interesa acabar esta historia y saber el final.

La enfermera se quedó perpleja y la mujer desapareció.

4 comentarios:

andrés dijo...

relato corto pero bonito
Felicidades!!!!

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

un relato que expresa el amor por la lectura que en muchos de nosotros habita. Claro que lo mío no es para tanto, es un poco irresponsable ¿no? Yo claro que prefiero estar viendo una peli, leyendo una novela o escuchando música antes de que me ponga la inyección. Felicidades, quizás los peques tengan miedo a la bata blanca, nosotros a perdernos lo sigue después de cada segundo y cada linea.

Saludos,
Juanma

Carmen Andújar dijo...

Tienes razón, es mucho mejor leer un buen libro que no ir al médico. Aquí he intentado expresar lo mágico que tienen los libros.

Anónimo dijo...

Buena combinación de pintura y escritura.
Me alegro por la iniciativa. Buen viaje!