MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

lunes, 13 de abril de 2009

EL CAOS MARAVILLOSO DE UN SUEÑO

Muchos días me persigue el mismo sueño: Voy por una calle muy empinada, y subo y subo, no se por donde seguir, doy vueltas y cuanto más intento llegar a mi destino, éste cada vez está más lejos; me desespero porque he de ir a trabajar, y se que me es imposible conseguirlo. Hay veces que voy en bicicleta, otras en coche, otras en moto; la manera es lo de menos, seguidamente entro en unas calzadas que no conozco de nada, e intento alcanzar mi destino. ¡Oh sueño imposible! Me sumerjo en el caos de mi subconsciente, nadando y nadando sin ningún paradero a la vista, me bajo de los vehículos que no me llevan a ninguna parte, empiezo a mover los brazos rítmicamente, doy un salto y... comienzo a volar, si volar de una manera sencilla, casi sin darme cuenta y... ¡es tan real! Yo no quiero despertar, necesito continuar este sueño que me transporta a otros mundos que me proporcionan una gran felicidad. Por fin aterrizo y para nada me encuentro agobiada, ya no vuelo; pero me siento muy ligera, tanto, que salto los escalones de cinco en cinco, subo al tejado y de otro gran salto me traslado a otro edificio, y así sucesivamente continuo hasta que un sonido me repiquetea el oído: -¡No por favor! Déjame dormir más. Sin embargo ya no hay vuelta atrás, ese reloj continua con su musiquita, hasta que sacando mi mano a través de la manta, lo apago y entro en la realidad de un nuevo día que acaba de nacer.

10 comentarios:

Celia dijo...

Hola. Creo que el sueño, y más si es repetido, tiene mucho significado. La verdad es que desconozco que es lo que quiere expresar.
Pero, si algo existe en la vida magnífico, es la sensación de vuelo libre. En muchas ocasiones lo he soñado, y es algo que no se puede explicar con palabras.
Creo -se dice- que mientras dormimos, nuestro Alma, vuela libre, que es realmente lo que desea. Está en nuestro cuerpo para vivir experiencia evolutiva.
Un relato lleno de "sueños".
Un beso, amiga

Susana dijo...

Es una maravilla cuando se tienen sueños como el tuyo, ¿verdad? A mí me sucede de vez en cuando y me despierto con una mezcla de serenidad, por haberme sentido tan libre y legira, y de mal humor, porque me doy cuenta de que he vuelto a la realidad, a atasco, a las prisas...bufff...

Un besote

Paco dijo...

Pues con toda seguridad tu inconsciente no desea ir a trabajar, por eso se pierde en algo que le gusta mucho más.

Volar en sueños es algo que anima en gran manera nuestro espiritu cansado.

Lástima que no lo podemos hacer siempre que queremos...

Carmen Andújar dijo...

La verdad es que muchas veces no me acuerdo de los sueños; pero este tipo repetitivo me ha pasado unas cuantas y es una mezcla de angustia y libertad.
Un beso a los tres

Teresa Cameselle dijo...

Qué envidia me da tu sueño, Carmen. Yo también solía soñar que perdía el bus o que nunca llegaba, y también soñaba con escaleras empinadísimas y a las que les faltaban escalones, con lo que era imposible subirlas. Pero lo mío eran pesadillas directamente.
Nunca he soñado que vuelo, qué pena.
Un beso.

Mercedes dijo...

Hola, Carmen. Me ha gustado mucho tu escrito. Seguro que todos hemos experimentado esa sensación en algún momento.
Una vez, leí algo sobre los sueños y que venía a decir que, durante el día, el subconsciente, sin ningún orden, va acaparando todo lo que encuentra; como si se tratara de cucharadas que hemos de tragar sin saborearlas ni digerirlas. Luego, durante el sueño, todo esto se deposita en una especie de mesa (sacamos todo lo que hemos acumulado en los bolsillos durante el día). Llega la hora de ordenar: esto vale, esto no, esto no sé de dónde salió, esto qué es... Lo que ocurre es que a veces, el subconsciente no tiene ganas de trabajar. No le apetece ir abriendo cajones y ordenando recuerdos, ideas o visiones. Entonces se despereza y lo único que se le ocurre es desplegar unas alas enormes y flotar.
¿Que si es malo? Creo que no. Imagino que de esa forma consigue un descanso para afanarse otro día en la tarea.
Deja que tus sueños vuelen, disfruta de ello y no les preguntes por qué (digo yo)...
Tu pintura, una gozada, como siempre.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Teresa y Mercedes. La verdad es que en el momento del vuelo es fantástico, me lo creo tanto, que cuando me despierto la sensación es buenísima.
Un beso a las dos

Tèsalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tèsalo dijo...

Me acuerdo de los sueños que he tenido. A veces, solo.
Pero nunca lo he contado abiertamente. Mucho menos por escrito, como tù aquì.
A mì me pasa, sì....esto de dormir a gusto, a una temperatura adecuada y volar. ¡Alguna vez no he querido despertar!
Pero lo de un punto de partida de onstante retorno,ants de lograr ver realizado un obsjetivo.... Verme abajo teniendo que empujar una enorme piedra empinando una colina, una vez màs...lo del mito, a mì me pasa muy a menudo. En mì resultarecurrente. La imagen, que has colgado, de una calle, sencillamente es estupenda.

Carmen Andújar dijo...

Tesalo gracias por tu comentario. Lo de los sueños es bien curioso, a veces son muy repetitivos y seguro que significan alguna cosa. Me gusta acordarme de ellos y esto es una manera divertida de recordarlos.
Un saludo