MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

sábado, 25 de abril de 2009

SÁBADOS DE MERCEDES

RELATO ERÓTICO

¡QUÈ HOTEL!

Llegó de trabajar y le propuso pasar la noche en un hotel maravilloso que estaba situado en la villa de Sitges, se quedó estupefacta porque hacía más de dos años que no le llevaba a ningún sitio, y menos a un hotel; pero casi sin pensar aceptó. Nada más traspasar la puerta, un salón, y al fondo, una escalera al revés a modo de escultura les recibió, por ella se precipitaba una cascada de agua que acababa en una pequeña piscina de mármol. Alrededor se respiraba arte, cuadros que decoraban las paredes y dos grandes salas que contenían monográficos de dos pintores, por los que pasearon y se impregnaron de cada trocito del alma del artista. Después de enseñarle aquella preciosidad se dirigieron a la habitación, ¡y que habitación!, ésta era una de las pocas en la que las paredes las había decorado un artista, en este caso uno que le gustaba mucho el Pop art a lo Andy Warhol. En la que estaba justo enfrente de la cama se veía una mujer pintándose los labios de un rojo brillante, con unos reflejos que salpicaban toda la pared y transmitían una gran sensualidad, en la otra se observaba un lavabo donde un chico con el torso desnudo se lavaba la cara, el agua le resbalaba por todo su cuerpo, las gotas casi se podían tocar al igual que aquel volumen tan bien esculpido. Era algo indescriptible, y tan erótico, que Laura excitada se volvió hacía Juan y le comenzó a dar un beso largo, inacabable y dulce muy dulce. Se empezaron a quitar la ropa poco a poco disfrutando de ese instante de inmenso placer, acariciándose cada rincón de su piel, sintiendo la respiración del otro, y notando el temblor al sentir las caricias. Casi sin pensar se dejaron caer en la cama y de inmediato, se fundieron en un solo ser, llegando al éxtasis. Hacía tiempo que no disfrutaban así y no tuvieron necesidad de salir de aquella fantástica habitación en toda la noche. A la mañana siguiente el comedor también les sorprendió, cada mesa disponía de una bella escultura que les daba los buenos días. Desayunaron como reyes y disfrutaron de un grato paseo por el puerto, despidiéndose de aquel hotel que les había hecho pasar una estancia de la que hacía años no recordaban, prometiéndose volver y repetir la experiencia.

20 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Si es que yo siempre lo digo, no hay nada como que te hagan la comida, te limpien la casa y te hagan la cama, para estar relajado y receptivo. Creo que es lo que le pasó a la protagonista de tu relato.

Gracias por participar, Carmen.

Un abrazo

tag dijo...

Es que con una sorpresa asi, de llevarte a un sitio diferente y más si no te lo esperas, ya te predispone a disfrutar y a relajarte haciendo "cosas" que en la rutina diaria, pierden encanto.

Muy chulo tu relato erotico

Un besito

Balamgo dijo...

El erotismo mezclado con arte, siempre tiene buenos resultados.Un saludo.

megg dijo...

uyy que erotico !! JEJE esta muy bien eso asi puedes valorar más el tiempo haer cosas que no sueles hacer jeje por falta de tiempo muy sujerente
beso

Celia dijo...

Eso es lo que receta un buen médico.
Un beso, amiga.

XoseAntón dijo...

Muy bien ambientado y descrito el escenario, un verdedero nido de plumas; tan sólo se te olvidó mencionar el espejo del techo. :-)

Un lujo para una gran ocasión. Así, como tiene que ser; inolvidable.

Bikiños de colores

Julia: dijo...

Carmen que gusto pasar por tu blog, es bueno romper la rutina para las parejas, muy lindo, y gracias por tu visita. Besos.

estela dijo...

Desde luego, un recuerdo inolvidable.

besos.

chonoman dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena.
Un alto en el camino nos viene bien a todos, se recupera mucho de lo perdido.
Me trae recuerdos.
Besotes
Paola

Carmen Andújar dijo...

Este Hotel se llama Estela y es muy chulo, todas las habitaciones no están decoradas por artistas, sólo unas pocas; pero son preciosas, os lo recomiendo.
Un beso a todos y todas

Teresa Cameselle dijo...

En un ambiente así, cualquiera se pone romántico. Es lo que deberían hacer todas las parejas que se quejan de la monotonía de las relaciones largas. Puedo garantizar que funciona.
Un beso, Carmen.

Maat dijo...

Hola Carmen: Normalmente, vuelven de trabajar con otro talante. Pero muy bien por Juan. Vaya que si. Y tuvo su premio...

Un abrazo.

Maat

CASANDRA dijo...

esta es una buena receta que hay que aplicar de vez en cuando....me gustó mucho tu relato, y tomo en cuenta el HOtel!!!! besotes

sol y luna dijo...

Muy cálido este post, y que divina invitación a practicar el arte de amar.Te dejo un abrazo lleno de sol y de luna.

Bluesnight dijo...

La monotonía es la madre del caos...

Romper con ella es reinvertarte a tí mismo cada día.

Bonita reflexión.

Un saludo.

Marina dijo...

Hola Carmen, me ha gustado mucho tu relato erótico, es cierto el holtel se presta a la fantasía.Un saludo.

alfredo dijo...

Hola Carmen:

Es cierto, las habitaciones de los hoteles sugieren una intimidad con carga muy erótica, casi rozando el pecado, es el espacio escénico ideal para un homenaje al sexo.

Un abrazo

Mari Carmen dijo...

Una experiencia que nos gustaría tener y repetir a todos, me imagino :)

Un precioso relato, me ha gustado mucho.

Un abrazo

Mad el Mago dijo...

Empezó la pasión desde el mismo momento que la sorprendió sacandola de su habitat...

Carmen Andújar dijo...

Gracias a todos y todas, a veces cosas de lo más sencillas nos puede sorprender muchísimo, y llegar a ser un recuerdo imborrable.
Un beso