MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 23 de noviembre de 2011

EESTE JUEVES UN RELATO




EXTRANJERO E INMIGRANTE




Hoy, día siete de Agosto en la playa de la Barceloneta, a las once de la mañana, unos bañistas anonadados miraban como una barcaza se acercaba poco a poco a la misma. Dentro, diez inmigrantes exhaustos asomaban tímidamente la cabeza, sin atreverse a salir. Las gente primero no reaccionaba; pero al darse cuenta de su situación, se acercaron a ayudar a aquellos pobres diablos, estaban deshidratados y muertos de hambre. Ocho hombres jóvenes, una mujer embarazada y un niño pequeño formaban aquel grupo de despojos humanos, porque de lo que fueron quedaba poco, no podían ni caminar y tenían toda la cara cubierta de costras. Les dieron agua y algo de comer, entonces éstos a su manera les contaron que sólo habían quedado diez de los cincuenta que zarparon cerca del estrecho. Se les acabó rápidamente el agua y poco a poco se fueron muriendo, no quedándoles más remedio que lanzar los cuerpos de sus compañeros al mar, sobreviviendo sólo ellos para contarlo.

No tardó la guardia civil en hacer acto de presencia, llevándose a los inmigrantes a un centro de internamiento de extranjeros, donde les esperaban doscientos más en condiciones infrahumanas esperando su deportación. Mientras, aquellos bañistas no daban crédito a lo sucedido, delante de sus ojos habían llegado unos pobres hombres, buscando un mundo mejor, sin importarles las penurias que les esperaban y sin pensar que muchos se podían quedar en el intento, porque la oportunidad que les brindaba la vida, merecía la pena, o al menos eso pensaban ellos.

23 comentarios:

Mari Carmen Polo dijo...

Esta es la historia de muchos que vienen con la idea de encontrarse un mundo de maravillas, y se dan de bruces con la realidad, que no es tan buena como esperaban. De todas maneras, los que logran quedarse, aunque lo estén pasando mal, siempre prefieren estar aquí, donde al menos tienen médico y comida más o menos asegurada, que irse a sus casas, donde quizá no tengan nada.

Un abrazo y gracias por tu relato.

Susurros de Tinta dijo...

Hoy debo tener uno de esos días tontos, porque me cuesta contener las lágrimas, tu relato es como muchas noticias que hemos leído a lo largo de las costas españolas, en Canarias llegan a montones, lo malo es que por aquí las cosas van de mal en peor, y donde hay mucho se puede dar, ¿qué será de ellos con esta crisis?, miles de besosssssssss

Natàlia Tàrraco dijo...

Desde nuestra comidad por más crísis que haya, nos asaltan sorpresas como la que describes, cada día.
Dos orillas, mares, océanos separan el mundo "perfecto" de la miseria. ¿Se acordarán los bañistas?

La deportación es segura, salvo casos de niños o menores desarraigados (se comprueba meticulosamente, pruebas de muñeca, et, no se cuelen de 18 años, pruebas del todo falibles) mujeres embarazadas o con bebés, ellas saben que se la juegan, mejor morir en el intento que de hambre.

De tanto leerlo en los periódicos, de verlo en TV, se nos crea una costra, mirar para otro lado.
Carme, buena memoria la tuya, estremecedora.
Petons.

San dijo...

La desesperación les hace arriesgar su vida, todo por un intento de mejorar, por salir de la miseria, si nada tengo nada pierdo, solo mi vida.
Tan duro, tan triste.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Gracias chicas, si para nosotros ahora en tiempo de crisis las cosas se ponen mal, para ellos no lo quiero ni pensar, peor aun. He intentado hacer una de las tantas crónicas que tenemos muchos días en las noticias.
Un abrazo

Neogeminis dijo...

Después de una travesía tan difícil y -casi imposible- ven que su esfuerzo ha sido en vano y sin piedad los mandan otra vez hacia la tierra que no los cobija. Inhumano y despiadado. Muy cruel.


un abrazo

Verónica Marsá dijo...

Esa maravillosa sensación la vende su gobierno, hay que deshacerse de quienes molestan aquí... las mafias de "venidas a España, país de jauja" están controladas por policías y gobernantes corruptos. Una visa ahorrando para embarcarse en el viaje definitivo. Para algunos así lo es. Para otros, manta, bocata y a casa.

Así es.
Mi amiga María Dolores fue a Alemania atrabajar y necesitaba que un alemán se hiciese su tutor y responsable de que si ella se iba del país dejando alguna deuda, el tutor se hacía responsable de la misma SINO NO HAY CONTRATO LABORAL.

Un abrazo.

Pepe dijo...

Lo lamentable es que les venden poco menos que el paraiso, la tierra de las oportunidades. Por ello arriesgan su vida. Aquí les espera la deportación y, si consiguen burlar la vigilancia costera, una vida no mucho mejor que la que dejan atrás. No sé si compensa el arriesgar la vida por un panorama nada halagüeño.
Un abrazo.

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Cuesta aceptar que jueguen con la vida de las personas desesperadas. Pero ahí está la verdad. ¿Qué impide a los gobiernos acabar con estas situaciones?. Un beso.

Juan Carlos dijo...

Es tan habitual, pero tan duro ... Y triste pero el asunto es muy complicado. Lamentablemente en esta historia no hay fantasía.
Muchos besos.

Maria Liberona dijo...

siemprela esperanza de encontrar algo mejor de que se esta viviendo en esos momentos sin pensar las implicancias, circunstancias y consecuencias que tre aquel sueño en aquel vieje...

Any dijo...

Hay gente que vive en lugares donde las condiciones son iguales o peores que dentro de esa barcaza. Asi que se arriesgan con la esperanza de llegar a otro lugar donde tener al menos que comer.
Historias terribles que son moneda corriente en los diarios.
Un abrazo

Maga de Lioncourt dijo...

Son muy pocos los que logran quedarse y siempre con la ilusión de poder hacer algo bueno por ellos y las familias que dejaron atrás.
Habría que empezar a darles una oportunidad, antes de devolverlos a sus tierras sin importar qué los espera.

Saludos!

Matices dijo...

Recuerdo que en la zona de Cádiz pasó algo similar, incluso una chica amamantó a un bebe que venía muy mal. Son historias humanas que no pasan inadvertidas. Lo duro es que después de dejar todo su dinero en el intento los que lo superan muchas veces son deportados...

Besos

gustavo dijo...

hola, cantarina nocturna..
bien, carmen, tu texto me ha llevado a esta reflexión que ya tengo más que interiorizada...sabes que cuando se nos mencionan las pateras lo que se está haciendo, indirectamente, pero a la vez con alevosía y diurnidad, a la chita callando, es decirnos que LA GRAN MAYORÍA DE LOS INMIGRANTES NOS LLEGAN EN PATERAS? y eso, en cierta manera, me revienta...el 90 y tantos por ciento de los inmigrantes entran por los aeropuertos o por las fronteras terrestres..
medio beso, carmen.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Verónica, Pepe, María, Leonor,Juan Carlos, Any, Neo, Maga, Matices y Gustavo.
Gustavo es verdad que todos no llegan en pateras, pero este caso es el que más nos impacta.
La vida es dura; pero más dura la hacemos nosotros al no movernos suficiente para solucionar los problemas.
Un abrazo a todos y todas

Carmen Andújar dijo...

Gracias Verónica, Pepe, María, Leonor,Juan Carlos, Any, Neo, Maga, Matices y Gustavo.
Gustavo es verdad que todos no llegan en pateras, pero este caso es el que más nos impacta.
La vida es dura; pero más dura la hacemos nosotros al no movernos suficiente para solucionar los problemas.
Un abrazo a todos y todas

Atalanta dijo...

La emigración de ahora no es como la de los 60, mi tía fue para trabajar en una fabrica alemana, pero iba con contrato por un año y con alojamiento.

Es cierto lo de las mafias de pateras y que la policía marroquí esta implicada en el asunto, hoy todo es negocio.

Besos innegociables

Gastón D. Avale dijo...

uffff...salir de una prisión y entrar en otra... una vida llena de desafíos... quizas los desafios sean cada vez más duros... sobrevivir... un relato perfecto! besos! buen finde!

Sindel dijo...

A veces vale todo para tener una nueva oportunidad, la esperanza de un futuro mejor mueve a la gente a jugarse la vida en el intento. Lo triste de tu historia es que esos pobres serán deportados y su padecimiento fue en vano y sus sueños no tendrán alas.
Un abrazo.

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Uno de los lugares donde aparecen pateras, es en el puerto de Motril, allí viven tíos y primos por parte de mi madre. Mis padres tuvieron una casa allí durante muchos años,al lado de la playa. Nosotros íbamos todos los veranos a pasar las vacaciones. Como en tu relato si alguna vez hubíera aparecido una patera,sí, nos hubíera sorprendido,y mucho,pero por supuesto que solícitos hubiéramos ofrecido nuestra ayuda a esta pobre gente

Un abrazo

Lola

Celia dijo...

Hola Carmen.
La vida es muy difícl y tú lo has plasmado de una forma impecable.
Nos imaginamos un mundo maravilloso allá en otros lugares, y la realidad nos baja de bruces.
Un buen relato.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sindel, Mº Carmen y Lola, Atlanta, Gaston y Celia. Todos los días tenemos noticias de este tipo; aunque ahora con la crisis se oye menos. Hacemos poco por esa pobre gente.
Un abrazo a todos