MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 18 de julio de 2012

ESTE JUEVES, RELATO

         LA CURIOSIDAD MATÓ AL GATO



La gente de los pueblos, sobre todo los pueblos pequeños siempre han tenido fama de ser un poco metomentodos y chafarderos; supongo que habrá de todo como en botica; pero allí como todo el mundo se conoce, a algunos les entra ganas de saber la vida de los  demás, y eso a veces sale bien; sin embargo otras puedes salir escaldado. Eso es lo que le pasó a una paisana de un pueblo de mi madre, Teodora. Estaba aburrida asomada en el balcón de su casa, era una de esas noches de verano donde el calor quema hasta las cejas, y lo mejor es salir al aire libre a refrescarte un poco. Ella lo hizo a su manera, allí apoyada en su balcón divisaba a todo aquel que se movía y lo mejor de este sistema, es que  a ella la observaban poco. Eran las doce de la noche, la brisa rozaba su cara y se sentía bien, de pronto vio salir de un portal a una de las muchachas mayores  de la Antonia, con un pañuelo en la cabeza, como si no quisiera ser reconocida, miró hacia donde se dirigía, entonces ni corta ni perezosa cogió los zapatos y bajó corriendo a la puerta, y a una distancia prudencial comenzó a seguirla,  no se quedaría con las ganas de saber donde iba la muchacha a esas horas de la noche. Procuraba no hacer ruido, y caminó un largo trecho. Al final la muchacha se metió en una portería, donde vivía la Francisca. Se quedó pensando: La Francisca no se encontraba en casa, se había ido de viaje a Zaragoza a casa de su hija pequeña; pero aquí quedaban dos de sus hijos mayores, el Pepe y el Ramón. Válgame Dios, pensó, esa niña va a estar en pecado con esos dos mozos. De esto se ha de enterar la Francisca, vamos si se ha de enterar. Se acercó con sigilo a la puerta, y puso el oído pegado a ella, entonces, ¡SPLAS! Alguien desde el balcón le tiró un cubo lleno de  agua que la puso bien en remojo, y una voz  le dijo: -¡Váyase y métase en sus asuntos! Teodora lanzó un grito y se fue corriendo con el rabo entre las piernas. Pilló un gran resfriado, no sabemos si esto le sirvió de escarmiento; pero seguro que otra vez se lo pensaría antes de seguir a nadie y meterse en su vida. Es que hay cada uno por ahí.

Más curiosas en casa de TERESA
 

27 comentarios:

CAS dijo...

....por eso en mi balcón, yo siempre ando mirando el cielo... temo que me tiren con el balde de agua fría, y evito al tentación, jajaj

besos Carmen y felíz santo con atraso pero con todo mi cariño.

Teresa Oteo dijo...

Le estuvo bien empleado, yo pensé que le iban a dar un buen porrazo en la cabeza.
Es que hay gente pa tó! y algunos quieren saber demasiado de los demás.
Gracias por participar en este jueves.
Un beso.

censurasigloXXI dijo...

De otra cosa le hubiera yo tirado el cubo... Anda que hay metomentodos, pero en los pueblos y en las ciudades, en cualquier patio de vecinos siempre hay mirillas que se abren y ojos que asoman...

Beso y café, compi!

¿Por qué no quitas el verificador de la palabra? los números se ven fatal y me cuesta mucho verlos.

San dijo...

Curiosa y chismosilla, lo de vivir en pecado es para reir sin parar !que cosas!
Un abrazo.

Cecy dijo...

Teodora, eso te pasa por meter la nariz donde no corresponde, flor de chismosa resulto. ¿Abra escarmentado esta buena señora?... Pueblo chico, infierno grande, dicen...

Un abrazo curioso.

Fabián Madrid dijo...

Historia real de pueblo con (casi) chisme de por medio. Felicidades

Carmen Andújar dijo...

Gracias Cass, Teresa, Censura, San, Cecy y Fabian. Real como la vida misma, existen y tanto que existen.
Un abrazo a todas y todos

rosa_desastre dijo...

Mil anecdotas parecidas puedo contar de mi pueblo, eso no es curiosidad, eso es mala leche! (en pecado mortal) jajajaja. Pero como dice Censura, desde las mirillas del rellano tambien se recrean grandes dramas.
Un beso

G a b y* dijo...

Jajaja! Ese "SPLAS" sono a mojadura grosa, además de escarmiento! Seguro es, que curiosas de esa talla las hay en todas partes, aunque supongo que de algún modo, con los ritmos que llevamos de vida últimamente, ponerse a seguir a una y otra para conocer sus paraderos y pecados es bastante engorroso. Teodora es todo un personaje que nos ha deleitado con su atrevimiento e incontrolable curiosidad. Muy bueno!
Besitos al vuelo!
Gaby*

Neogéminis dijo...

jejejeje hay más de una/uno que bien se merece ese cubatazo de agua y mucho más!¿quién la manda a meterse en los asuntos de los demás?


Un abrazo

Matices dijo...

Anda qué... iba a salir yo de casa para saber, ¡ni se me ocurre!. Además estas cosas te llegan hasta sentada en casa, lo mejor callar y no hacer gesto ni oído que después todo se sabe y el cubo le cae a una misma...jaja, pobre Teodora, merecido lo tiene por metiche.
Besos

Leonor dijo...

Qué vida tan aburrida la de esa mujer! Le estuvo bien empleado el ¡SPLAS!, Son las santurronas cotillas, que quisieran y no pueden, que son tan retorcidas por dentro que ven el "pecado" en todo. Y quedan todavía.
Hipócritas.
Un beso Carmen.

Pepe dijo...

Es triste, pero esa curiosidad malsana es mucho más abundante y no es patrimonio de los pueblos, también las ciudades están llenas de personajes como el de tu relato. Pienso que el cubo debería de haber acompañado al agua en su camino hacia esa cotilla redomada.
Un fuerte abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Rosa, Gaby,Neo Ma, ón, estos personajes también existen en las ciudades. Hay de todo en la viña del señor.
Un abrazo

Luis Rodriguez dijo...

jajaja lo adoré, que buen castigo para ese tipo de desagradable curiosidad! Muy bueno realmente

Esilleviana dijo...

El final es el que todas/os los que leemos este post deseamos para Teodora :)) para que no se preocupe por ninguna hija de todas las Antonias que hay en la vencidad...

Me agradó esta lectura.

Un saludo

Sindel dijo...

Jajajaja me encantó lo que le pasó por metida y aguafiestas!!! Por acá también está lleno de esa clase de vecinos que no tienen vida propia por estar espiando la de los demás!!!
Genial Carmen, me divertí mucho.
Un besito.

Carmen Andújar dijo...

Todos tenemos alguna Teodora en nuestras vidas, es triste; pero haberlas haylas. Menos mal que siempre nos queda el sentido del humor.
Gracias y un abrazo Luis,Esilleviana y Sindel

José Vte. dijo...

Es que esto no es curiosidad, lo de Teodora es directamente cotilleo puro y duro, algo en lo que desgraciadaemente hay y de sobra por esos pequeños pueblos (y grandes) de este país. Me alegro de ese cubo de agua fria.

Un abrazo fuerte

Marta C. dijo...

Qué bueno, le estuvo bien empleado por cotilla y chafardera. A mí una vez me tiraron un cubo de agua por molestar a los vecinos haciendo un poquito de juerga en la calle a altas horas de la noche. ¡Bendita juventud! Besos.

El Desván de la Memoria dijo...

Esta muy bien, pero al final nos dejas también a nosotros con las ganas de saber si de verdad había "lío" con el Pepe o con el Ramón. Vamos, que el cubo de agua se lo has tirado a todos los lectores. ¡¡Qué bueno!!
Un saludo,
Ramón Alcaraz

Carmen Andújar dijo...

Gracias José, Marta y Ramón.
Ramón, si, el lector también ha de pensar, si fue uno o fueron los dos; pero el cubo de agua seguro que se lo tiraron los tres.
Un abrazo todos

Manuel dijo...

A algunos el cubo debería ser de pintura para que quedaran bien marcados. pobre vida quien tiene que estar pendiente de la de los demás.
Un beso

Maria Liberona dijo...

La curiosidad no solo mato al gato sino que lo mojo jajaja... yo solo diría " eso le pasa por curioso " ja... los que se meten en la vida de los demás es por que no tienen su propia vida y viven por la de los demás

Maria Liberona dijo...

La curiosidad no solo mato al gato sino que lo mojo jajaja... yo solo diría " eso le pasa por curioso " ja... los que se meten en la vida de los demás es por que no tienen su propia vida y viven por la de los demás

Carmen Andújar dijo...

Gracias manuel y María. Si seguro que vida propia no tienen, y Manuel, la pintura es verdad, al menos hubiera quedado señalada: ¡Ahí va la chismosa!
Un abrazo

Ceci dijo...

¡Bien merecido se tenia Teodora ese baldazo! hay gente que hace cualquier cosa, vencen cualquier barrera del pudor, hasta de la racionalidad por enterarse un poco más, de algo que seguramente van a distorsionar, porque no tienen el contexto real y completo...en fín!, buena lección nos dejas Carmen con tu relato, me ha gustado mucho!
Te dejo un abrazo