MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 6 de julio de 2016

ESTE JUEVES...RELATO

                                             EL CRUCERO
 
La amiga de Raquel  insistió tanto, que al final fue al dichoso crucero para solteros; pero ella no se fue muy convencida, había ido a cenas, excursiones, cursillos, y no funcionó, ¿por qué iba a funcionar esto?
La mañana era muy soleada; pero con una brisa que daban ganas de subir a cubierta. La verdad es que  de todos los días que llevaba en aquel barco, era el primero que no tenía nauseas. Ya era mala suerte, lo que debía de ser una diversión se convirtió en un verdadero suplicio. No había disfrutado ni de las horas en las que visitaba las ciudades, era tal el malestar, que regresaba al barco y se tumbaba en la cama. Y en cuanto a los hombres, nada más el primer día se fijó en alguno; aunque ahora le parecía francamente un espejismo. El barco, eso si, era precioso, disponía de varias salas, de cine, teatro, varias terrazas con piscinas incluidas, cafeterías e incluso tiendas; pero…no se estaba quieto, se movía, si, y a veces mucho. Hoy por fin parecía que su cuerpo se había acostumbrado a aquello y casi no notaba el vaivén. Allí en la cubierta, sentía el aire puro rozándole la cara, cerraba los ojos y se dejaba llevar por esa leve caricia. Se encontraba tan extasiada disfrutando de esa maravillosa sensación, que casi no se dio cuenta cuando una mano se posó en su hombro y una cálida voz le susurro al oído:
-          ¿Se encuentra mejor?
-          ¿Qué? Contestó algo perpleja, sobre todo cuando dándose la vuelta descubrió que aquel hombre era uno en los que se fijó el primer día. ¿Cómo sabría lo de sus mareos?
-          ¡OH si! estoy mucho mejor, gracias.
-          ¿Lo ha pasado mal verdad?. A mi también me sucedía.
-          Si…Dijo Raquel no muy convencida. ¿Hace muchos cruceros?
-          Si, me encantan, puedes conocer a personas muy interesantes.
-          Pues yo, no lo soy mucho, y encima me mareo.
-          Bueno, hay cosas peores.
Hablaron toda la mañana, e incluso comieron juntos. Solo quedaban dos días de crucero y esta vez los aprovechó bien. Cuando por fin llegaron a su último puerto, Raquel se despidió de Alberto que así se llamaba aquel hombre de momento misterioso.
No sabía si aquella incipiente amistad llegaría a algo más; sin embargo tenía claro que disfrutaría de ella todo el tiempo que fuera posible. Su amiga no se equivocó del todo, aquel crucero cambió su vida.
MÁS CRUCEROS EN CASA DE LEONOR

20 comentarios:

Juan Carlos Celorio dijo...

Bueno, parece que Alberto fue el remedio para sus males. Que el viento les sea propicio...
Besos.

Ester dijo...

Esperaremos al siguiente crucero por si lo empiezan juntos. Abrazos

Tracy dijo...

Y lo mismo ni se volvió a marear más.

Carmen Andújar dijo...

Si, quizás salió bien, nunca se sabe. Gracias Juan Carlos, Ester y Tracy.
Un abrazo

Pablo Paf dijo...

Hola; la verdad es que este crucero promete. Los diálogos muy buenos, muy fluidos. Espero conocer más.

Un abrazo.
Pablo.

Leonor dijo...

Veo que tu protagonista ha tenido más suerte que la mía. Que disfrute los días que la vida corre y hay que aprovechar cada instante.

Gracias por participar Carmen.

Un abrazo

María Perlada dijo...

También los cruceros cambian las vidas aunque no haya cruceros todos los días.

Un beso.

María Perlada dijo...

También los cruceros cambian las vidas aunque no haya cruceros todos los días.

Un beso.

Josefa dijo...

¡Que suerte! Que no lo dejen y disfruten del encuentro. Espero el próximo relato
¡FELIZ VERANO|

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Suena a buen inicio!...al menos el sacrificio tuvo sus frutos, pareciera jeje Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Parece que la amiga tuvo razón esta vez.
Y yo diría que habrá más encuentros.
Bien planteado el relato.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Leonor, María, Josefa, Neo y Demiugo. Como decía aquella canción: La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.
Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Hola Carmen: En los cruceros pueden darse un montón de historias. enamoramientos, desengaños y otras lindezas, que mejor no te explico, y que tu te puedes figurar perfectamente. Un abrazo.

Alma Baires dijo...

Alguien me dijo una vez que cada viaje que uno hace nos enseña algo, nos cambia… y espero que este sugerente comienzo siga cada vez mejor!

Un beso.

Maite S.R dijo...

Has recreado muy bien todo lo que se siente en un barco. He podido imaginarlo. La historia de amor... preciosa. Muy bonito relato.
Un abrazo

Diva de noche dijo...

A mi me huelen que ellos dos ahora comparten sus vidas....estoy segura que ese dicho de, lo que sucede en el mar se queda en el mar,no funciono....besos

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Bueno bien esta lo que bien acaba, porque me la imagino a ella pasandolo tan mal y no pudiendo disfrutar del crucero. Muy bueno tu relato, besos

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Bueno bien esta lo que bien acaba, porque me la imagino a ella pasandolo tan mal y no pudiendo disfrutar del crucero. Muy bueno tu relato, besos

Mag dijo...

Ya digo yo que de todo lo negativo algo bueno sale...
Y este viaje no se le olvidará por muchos motivos.
Un besazo.

rosa_desastre dijo...

Y colorín colorado.... Es lo que busca mucha gente solitaria en los cruceros, una historia de amor. Pero nada es como parece.
Besos