MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 1 de diciembre de 2010

ESTE JUEVES UN RELATO



CAMBIO DE SENDA

María llevaba diez años en una oficina tediosa y aburrida, cada día la misma rutina, cada día los mismos comentarios; pero, ¿qué quería? Trabajaba de lo que había estudiado, -formación profesional administrativa-, pocas personas podían decir lo mismo; sin embargo, al pasar los años se daba cuenta que quizás aquello no era lo mejor para ella. La inercia le hacía continuar, no se podía arriesgar a dejar el trabajo con los tiempos que corrían.
Un día, paseando por las calles de la ciudad se paró en un escaparate de una tienda de juguetes; aunque se había hecho mayor, los juguetes eran algo que le seguían fascinando, sus colores, los mecanismos de aquellas muñecas parlantes, o de los robots que bailaban o saltaban al compás de tus palmadas. En ese momento no miraba nada de eso, observaba con delirio una cocinita de madera con todos los utensilios necesarios para su buen funcionamiento, ollas, cacerolas, armarios y hasta vitro cerámica, vamos, a la última. A su lado, una niña miraba embelesada como ella aquella maravilla sin poder apartar los ojos de la misma. María se dio cuenta de su presencia y la contempló con envidia sana: ¡Qué bonita!, ella podrá disfrutar de esa preciosidad. Después de un rato, se quedó pensativa mientras observaba a la niña, y se le ocurrió algo que quizás siempre tuvo en su subsconciente: ¿Y si pusiera una tienda de juguetes? ¡Claro eso es lo que haré!; aunque el dinero, tal vez si pidiera un préstamo, o quizás si buscara un socio. Lo del socio era algo difícil; primero probaría con el banco. Al día siguiente pidió permiso para salir un momento y se acercó a una sucursal, les explicó su idea y con su nómina fija accedieron; sin embargo por si acaso se lo comentó a alguna de sus compañeras y la que menos esperaba también se decidió. Montaron su tienda de juguetes y aunque les costó un poco arrancar, al final la cosa fue funcionando, y María llegó a la conclusión que a pesar de los pesares, no tener una nómina fija y hasta a veces andar buscando equilibrios, esto es lo que ella siempre había deseado; por fin era feliz con lo que hacía y, los más bonito, haría realidad el sueño de muchos niños y niñas.

15 comentarios:

Celia dijo...

Hola Carmen. Qué bonito es hacer lo que tanto deseamos.
Está lleno de realidad este relato tuyo. Embarcarse en algo que realmente te llena, es magnífico. Aunque el riesgo rea grade la satisfacción es mayor.
Un beso.

LUNA dijo...

Eso se llama matar varios pájaros de un solo tiro..
Realizó el sueño, aún a riesgo de dejar de tener un sueldo fijo.
Pero el esfuerzo y la valentía se vieron recompensados.
Que agradable es ver un final feliz.
Besitos, amiga.

Natàlia Tàrraco dijo...

CARMEN, siempre me fascinan esas cocinitas con sus cacharros diminutos, "fireta" en catalán, las hay de terracota, de alumnio, los platos de porcelana. Ahora en Navidad me embobo como una niña boba ante las paradas de figuritas y me embeleso con las miniaturas de las comidas, panecillos, butifarras, carbón de azucar, pollos asados...
Bien hecho, tomó la decisión de su vida, no podemos ser niños siempre, pero tampoco conviene dejar de jugar nunca.
Hermoso, valiente, cambio de rumbo.
Petonets, besitos.

CAS dijo...

Si tuviera que cambiar de senda hoy, copiaría la idea de María!!! En serio que sí, jugar, rodearme de juguetes y que mis clientes sean los niños. Con poder mantener el negocio y algunos gastos, sin pretensiones económicas ninguna, lo haría, y se que como bien relatas lo de María, sería una excelente - si no la mejor - manera de cambiar de senda.
Un abrazo.

Primavera dijo...

Siempre es mejor estar en un trabajo que tu has decidido que disfrutas con el que otro que a lo mejor da mas dinero pero no te crea tanta satisfaccion.
Primavera

Carmen Andújar dijo...

Eso pienso yo amigas, lo mejor es estar en un trabajo que te llene<, aunque como dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena.
Un beso a todas

Medea dijo...

Me ha encantado el cambio de senda de Maria, a veces el miedo a fracasar en tu otra senda o bien porque los medios no te lo permiten o bien porque te acomodas y da miedo arriesgar, tu otra senda se queda embarrancada en la frustración. Hace falta una buena dosis de valentía para tomar muchas veces otra senda pero es muy importante saber coger sendas que en un momento dejaste, tanto en lo profesional como en lo personal, si ello va a hacerte más feliz o al menos eso crees. Merece la pena intentarlo.

gustavo dijo...

hoy leo los jueves con despaciosidad, total, estoy en ese estado que adoro: estar a gusto y relajado...
bien, por ello te puedo decir, carmen, que esos sueños, esos lugares, esos tiempos anhelados, a veces...los sueños, los anhelos muchas veces nos causan frustraciones, muchas veces nos quedan angustiados. incluso yo diria que mas que aquello que en un momento dado no no esta satisfaciendo...llamalo trabajo que nos da de comer..y sin embargo solemos preferir la seguridad del malestar al riesgo de lo incierto, de lo incierto pero que si logramos nos va a quedar henchidos de satisfaccion... adoro a tu protagonista, la doro por ser valiente, la adoro por haber dado el paso...incluso la adoraria si hubiese fracasado...
mil besos, carmen andujar.

mar dijo...

Hola Carmen
Que valiente resulta arriesgarse a cumplir tu sueño, por suerte a tu protagonista le fué muy bien y pudo dedicarse a lo que realmente le gustaba, seguro que es la mejor decisión que ha tomado en su vida
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Desde luego, no le faltó valentía, cosa que en la realidad muchas veces falta; pero en un relato la imaginación puede con todo.
Un abrazo

Ceci dijo...

Hola Carmen!
Que bueno que no se arrepintió al otro dia de pensarlo, ni la disuadió nadie como suele pasar despues de tener una idea que nos parece brillante.
Es de corajudos llevar adelante los proyectos a costa de resignar cosas a las que estamos habituados.
Conmovedor relato el tuyo. Bello.
Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Bonito Carmen. las imágenes son muy vivas, las tribulaciones de la protagonista las sentimos ... ¿por qué llega hondo? ¿por qué conocemos el sentimiento?. Seguramente.
Besos

Mar dijo...

Carmen,
qué valiente es esa decisión que algunos toman en su vida y que tú aquí nos traes. Hacer lo que uno siempre ha querido. O, como mínimo, si aún no lo sabes, dejar ese trabajo que no te satisface.
Yo también me quedo embobada delante de los juguetes. Sobre todo, de los peluches y las muñecas. Hace poco, me compré un peluche. antes tenía unos cuantos pero mis hijos jugaron con ellos y pasaron a mejor vida. Quiero ir haciendo otra coleeción poco a poco.
Un abrazo

Tésalo dijo...

Primeramente tuve miedo, luego lo pierdo y me he afanado. Pero aquel paso me lleva mucho tiempo.


En cuanto a mis sobrinos, no quisera ser yo, uncómplice de sus actitudes retraídas. Con todo, yo me he dicho algunas veces, ellos saben lo que quieren, han sido muy valientes... pero he percibido entre mis dedos esos palos que pondría entre sus ruedas.

Son los tiempos...

Verónica Marsá dijo...

Ayer pensé en ti, mira! Vino mi sobrinita a casa y estuvimos horas jugando. Curiosamente ella se aburrió antes que yo de montar un cacharrito con cuentas, flores y hojas de colores en una especie de colgante! Fíjate que lo pasé genial!

Bueno, de dibujos animados ya no hablo... ejem, ejem...

Besito.