MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 15 de agosto de 2012

ESTE JUEVES...RELATO

                           EL CALOR



Ni abanico ni nada, el calor era tan insoportable que no había nada que le aliviara. Tenía un ventilador que estaba todo el día encendido. Desde que se quedó en paro, no disponía de dinero ni para poner aire acondicionado. Este verano era un agobio, no podía salir a la calle hasta las ocho de la noche, mientras, a aguantar como  podía. Después de comer las horas se le pasaban lentas, muy lentas, hasta que  por fin llega la noche y se decide a salir.
Parece que la suerte estaba de su parte, soplaba un ligera brisa, y paseando al lado del río se sentía muy a gusto.  A La gente, se le ocurrió lo mismo que a ella, delante y detrás paseaban familias enteras disfrutando de aquella leve brisa. De pronto, un ruido la sobresaltó, a sólo unos cuantos metros, una gran  pelea se estaba dando entre cinco chicos jóvenes. A uno lo apaleaban de lo lindo. Ella miró a su alrededor, nadie se atrevía a intervenir, tenían miedo; pero a aquel chico lo iban a matar, así que decidió llamar a la policía,  y al cabo de poco tiempo apareció, algunos salieron corriendo y a otros no les dio tiempo y fueron detenidos; aunque al pobre que pegaron se encontraba en bastante mal estado y se  lo llevaron rápidamente en ambulancia. Cuando pasaron delante de ella los arrestados, la miraron con muy mala cara, seguro que sabían que  llamó a la policía.
 La cara de aquellos tipos se le quedó grabada hasta que regresó a su casa. Después de lo sucedido, mejor pasaba calor y no volvía a salir de casa, ¿no os parece?

Más calores, ventiladores , abanicos y demás, en casa de  Mª JOSÉ

22 comentarios:

miralunas dijo...

mejor le hubiera salido improvisar una cara de inocente, no?
por acá, agosto nos tiene a mal traer con fríos y lluvias!

saludos!

Cecy dijo...

Casi cuando encontró una brisa que calmara su agobio de tan terrible calor, paf, todo se acaloro mas.

Te dejo un abrazo con una brisa fresca para que alivie.

Natàlia Tàrraco dijo...

Es más duro, más cruel el calor sin un ventilador, pero es un baño de calidez humana su reacción, su predisposición sin dudar para no quedarse mirando en medio de la brisa, junto al río.
Aplauso al hombre acalorado, hizo lo debido, aunque luego dude o tema, ha de sentirse refrescado por dentro.
Un cuento que sucede a diario, pero no cada día se encuentra a ese hombre dispuesto a dar la talla humana.
Petonet content, has rebut el meu missatge?

Susurros de Tinta dijo...

Pues no, no me parece, hay que ser valiente como ella, que los malos no nos dejen encerrados, si no, el mundo será de ellos, mañana me voy con ella por la orillita del rio a pasear para que no vaya solita y me contagie algo de su gran humanidad, imaginas que calorcito le entró a la madre de ese niños cuando supo que alguien le salvó la vida a su niño?, un bravo por ella, un bravo por tí mi querida Carmen, miles de besosssssssssssss

Neogéminis dijo...

No creo que sea lo mejor, aún corriendo ciertos riesgos, la vida de un semejante vale la pena!

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

No hay que arredrarse porque pasen cosas en las calles. Mis años de adolescencia y juventud pasaron en un Madrid en que había palos de la policia a manifestantes, asesinatos de ETA, ataques de grupos violentos, etc., y en medio de todo hacíamos nuestra vida felices.
Hay que seguir adelante.
Besos.

Carmen Andújar dijo...

Pues si, seguramente hizo lo que debía hacer; pero la mayoría de las veces somos un poco cobardes y nos escondemos en nuestras seguridades, ya lo resolverá otro.
Gracias miralunas, Cecy, Natali, Susus ( una gran alegría verte por aquí)Neo y Juan Carlos. Tienes razón, debemos seguir nuestro camino y no dejarnos amedrentar.
Un abrazo a todos y todas.

Teresa Oteo dijo...

Totalmente de acuerdo con los compis, hay que ser valientes y lo fue y mucho interviniendo en esa situación, aunque luego sintiera miedo y aunque se quedaran con su cara, a todos nos gustaría sentir que algún desconocido nos ayudará si lo necsitamos.
Besos

San dijo...

Encima se soportar ese inaguantable calor, ni paseas tranquila pudo. Aunque su actuación fue la correcta. Mundo violento en el que vivimos.
Un abrazo Carmen,

G a b y* dijo...

A veces pensamos que nos encontramos en el momento equivocado y en el lugar equivocado; pero si lo re-pensamos, podremos darnos cuenta que no es tan así, que las cosas pasan por algo... creo que por lo menos el pobre chico que estaba recibiendo la tunda, estará diciendo: qué suerte que esa mujer estaba allí en ese preciso instante!Si habrá calores y calores que padecer... y agradecer!
Besitos al vuelo:
Gaby*

Esilleviana dijo...

Muy bien por ella, que tenía más que perder que ganar al avisar a la policía. Para encontrar personas con esta valentía hay que buscar mucho.

Un texto audaz y atrevido.

Un saludo

Any dijo...

Odio el calor!
Ya casi no queda gente decidida a intervenir, me apena decirlo pero personalmente me da miedo. No se como reaccionaría en el momento; el saber que por meterse uno termina con un tiro en la cabeza (pasó hace unos días, pasa lamentablemente muy seguido) paraliza. Sin embargo todavía hay gente de bien que se anima, aún con la certeza de que terminará mal.
Tu texto me llegó porque es mi realidad cotidiana, el dilema de que hacer, me meto o no?
un beso

Maria Liberona dijo...

Me gusta mucho elcalor y sobre todo aquellas noches donde sepuede pasear tranquilamente mirando elpaisaje y a la gente, pero nunca me ha pasado una historia similar a la que cuentas ja...

Leonor dijo...

Hizo bien, y debería seguir saliendo a pasear sin miedo. Ningún gamberro maleducado y violento debe coartar nuestra libertad.

Un beso, Leonor.

Marta C. dijo...

¡Vaya, con lo agradable que es pasear por la noche después de un día de intenso calor! Y aún tuvo suerte de que no le dijeran aquello de "m'he quedao con tu cara" que te deja la sangre helada. Besos.

maria jose Moreno dijo...

Una mala experiencia, seguro que a partir de entonces esa chica prefirió la compañía del calor y el ventilador. Muy bueno Carmen. Gracias por participar.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Gracias teresa, Any, Mª José, San, Gaby,Esilleviana, María, marta y Leonor. la verdad es que este dilema a más de uno nos viene a la mente en situaciones comprometidas; pero sigue siendo más fácil huir y evitar complicaciones, por desgracia.
Un abrazo a todas.

Valaf dijo...

Hola, Carmen. En este caso un calor que nos lleva de paseo por los infiernos de Dante, esos cuyos caminos planean por los sótanos de la naturaleza humana.

Saludos

Pepe dijo...

Hay una clase de calor, el calor humano, que nunca debería de abandonarnos. Ella hizo gala de que ese calor humano, esa inclinación hacia los demás, la hizo llamar a la policía. Brindo por la pervivencia entre nosotros de esa forma de calor.
Un fuerte abrazo.

Sindel dijo...

Pero que mala suerte salir a respirar aire fresco y encontrar semejante infierno. Bueno pero que no se quede con esa mala experiencia que la vida seguro le da otra oportunidad de encontrar algo mejor.
Un besote.

casss dijo...

El relato es llevadero y nos mantiene atentos, pero esa pregunta final, incomoda tanto como el calor, porque nobleza obliga, no es cuestión de esconderse, aunque claro si andamos por el mundo como quijotes....
En fin, que el " no te metas" debería estar prohibido...pero "de carne somos".

En todo caso, nuestra conciencia estará más en calma, si vivimos de forma solidaria.

Besos y abrazos mil.

Ceci dijo...

Bueno, es difícil abstenerse en una situación así Cármen, es cierto que el calor enturbia hasta a las mentes mas equilibradas.
Te mando un abrazo