MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 4 de septiembre de 2013

ESTE JUEVES...RELATO

                   
                                  EL OLVIDO




Su vida transcurría normalmente, no había altibajos, y porqué no decirlo, era feliz. A veces pensaba que demasiado feliz; pero nunca se es suficiente. Tenía tres hijos, todos casados, e incluso nietos, que para ella lo eran todo junto. Un día el hijo pequeño, con treinta y cinco años se empezó a encontrar mal, le dolía mucho la cabeza y como le sucedía bastante a menudo decidió ir al médico. El doctor lejos de quitarle importancia y pensar que sólo era una migraña, pensó en realizarle pruebas, entre ellas un TAC. Cuando observó aquel cerebro lleno de manchas blancas quedó estupefacto,  eran tumores y en gran cantidad. Duró dos meses, y aquella madre no lo pudo soportar, no lo aceptó, cayó en una gran depresión que derivó en un Alzheimer-la enfermedad del olvido- Fue brutal lo rápido que avanzó, en poco tiempo no reconocía ni a sus otros dos hijos. La pobre mujer creó un mecanismo de defensa  que le hizo olvidarlo todo, porque le fue imposible aguantar tanto dolor, el olvido resultó ser su escudo protector, muy triste; pero real.



 MÁS OLVIDOS EN CASA DE CHARO

20 comentarios:

Tracy dijo...

¡Qué horror!

LAO Paunero dijo...

trágico, concreto y bien escrito Carmen!!!

Charo dijo...

Es cierto, como tu bien dices el olvido "es un escudo protector".Qué triste relato pero tan real!Gracias por participar.Un beso

Montserrat Sala dijo...

Realmente penoso, Carmen, perder un hijo assí es para volverse loco. no me lo quiero imaginar. Te envio un abrazo fuerte y dulce

Valaf dijo...

Como comentaba a otro juevero, parece que el olvido ha profundizado en los aspectos menos amables del término. Me pregunto cómo es que la gente anda tan tocada.

Un beso

Leonor dijo...

Carmen muchas veces he observado que tras muchos enfermos de Alzheimer hay un trauma fuerte como la muerte de un hijo. Quizá sea el único modo de poder soportarlo, pero es muy duro.

Besos.

Alson Del Viento dijo...

La realidad supera la ficción

San dijo...

Crear ese escudo protectos fue su forma de escapar de una realidad tan terrible, no es un caso aislado. Tan triste, Carmen.
Un abrazo.

Encarni dijo...

Es complicado ese proceso en el que se va desvaneciendo la memoria, y el olvido es el presente mismo. Triste, como bien has dicho tú, como la vida misma.

Un beso

Maria Liberona dijo...

Una forma de escapar a la triste realidad

Sindel dijo...

Carmen que historia tan triste, no puede haber dolor más grande que la pérdida de un hijo, así que comprendo que la madre haya terminado de esa forma tan triste también.
Un beso.

rosa_desastre dijo...

"El olvido como escudo protector" Me quedo con esa frase que refleja la dureza y crueldad de la historia.
Un abrazo

Alberto V. dijo...

En efecto, el olvido es un escudo protector. El problema fue que esta señora tenía algo muy traumático que olvidar. Tanto que no tuvo más remedio que "recurrir" al peor mecanismo para olvidar: el Alzheimer. Aunque nos has relatado una historia muy real lo has conseguido estructurar perfectamente para que pase por un buen relato, de principio a fin. Te felicito. Un beso grande!

Alberto V. dijo...

En efecto, el olvido es un escudo protector. El problema fue que esta señora tenía algo muy traumático que olvidar. Tanto que no tuvo más remedio que "recurrir" al peor mecanismo para olvidar: el Alzheimer. Aunque nos has relatado una historia muy real lo has conseguido estructurar perfectamente para que pase por un buen relato, de principio a fin. Te felicito. Un beso grande!

Juan Carlos dijo...

Qué duro, el olvido como mecanismo de defensa. Tal vez.
Yo tengo relación en este momento con alguien que tal vez está pasando la fase dolorosa de olvidar y niega esos olvidos de los que, seguramente, es consciente.
Sin embargo espero no la domine el olvido.
Impresionante relato, amiga. Un abrazo muy cariñoso.

Alfredo Cot dijo...

Duro e ineficaz, no siempre muerto el perro se acaba la rabia.
Pero la mente, es como es...
El cuerpo en cambio es un libro abierto.
Besos

Maria Jose Moreno dijo...

El olvido protege y perder aun hijo es lo mas duro de la vida. No sé si eso que describes es posible medicamente pero seguro que muchas mujeres y hombres en sus situación lo han deseado. Un besote

Matices dijo...

Debe ser muy duro y el dolor insoportable... El olvido, su defensa.
Besos

casss dijo...

Tu relato cruel y vigente, tal vez nos deja el consuelo de pensar que la mente logra a veces defenderse del dolor insoportable.

Un fuerte abrazo y besos!!

miralunas dijo...

original relato sobre el olvido, Carmen. hay madres que no soportan esa cruel alteración de la ley natural que dicta irse ante que los hijos-

aabrazo