MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 1 de febrero de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO



PERSONA QUE ES CURIOSA, TIENE UN REFRÁN PARA CADA COSA.


Como esta semana la cosa va de refranes, he decidido escoger dos que son muy antagónicos.: “A quien madruga Dios le ayuda” y “No por mucho madrugar amanece más temprano”. Según la Real Academia Española, un refrán es un dicho agudo, sentencioso y de uso común. Aunque parece que no tienen nada que ver estos dos, yo le he buscado la relación.

Como estamos en crisis, las colas del INEM están siempre llenas, tanto para buscar trabajo, como para que le den a uno una pequeña paga y pasar estos tiempos de vacas flacas. Uno de estos casos era el de un chico que justo finalizados los estudios de la ESO dijo: -Por fin, se acabó el suplicio, ahora a trabajar, -Iluso de él-. Además éste tenía un problema, era muy vago y le gustaba mucho dormir, total, que el poco trabajo que había se lo llevaba otro, porque llegaba tarde a todos los lados. El padre siempre le decía:- Hijo mío “A quien madruga Dios le ayuda” y le contaba el caso de un vecino suyo que gracias a madrugar encontró en la calle una bolsa llena de dinero; pero el hijo muy listo le respondía:- Pues parece que le fue peor al que perdió la bolsa y madrugó más, así que el padre se quedaba sin argumentos. Lo que está claro es que la ansiedad es muy mala consejera y supongo que este mozo pensaba, que era mejor tener paciencia porque a veces las cosas suceden después de una serie de acontecimientos, en los que no podemos intervenir, así que madruguemos o no madruguemos da igual. el sol saldrá a su hora, o sea que “No por mucho madrugar amanece más temprano”. Este refrán el chico si se lo tomaba al pie de la letra y no se preocupaba en absoluto.

El padre cansado de la actitud del hijo decidió darle una lección, y una noche de las muchas en que el chico llegó bien tarde de una juerga, con todo el dolor de su corazón le cerró la puerta y hasta cambió la cerradura. El pobre se pasó la noche en la escalera y ya de madrugada cansado y sin poder dormir, decidió regresar a la calle. Aun no había amanecido, el sol salió como siempre a su hora y pudo contemplar un amanecer precioso. A primera hora por iniciativa propia se acercó a las oficinas del INEM y mira por donde le ofrecieron un puesto de mozo de almacén en una fábrica cercana. Se presentó y consiguió el trabajo, no sin antes advertirle el dueño que la puntualidad era muy importante, porque sino sería castigado y lo echarían rápidamente. El chico algo compungido le contestó:

-No se preocupe no llegaré tarde.

En este caso el primer refrán le fue bien a nuestro protagonista; sin embargo comprobó que el segundo también le ayudó a ver una maravillosa puesta de sol; aunque tuvo que esperarse un poco para disfrutarla.



25 comentarios:

CAS dijo...

Bien lo haces notar Carmen: es todo tan relativo!!!! Recordè un dicho y que era el nombre del almacén en Carmelo, el pueblo de mi padre: EL SOL SALE PARA TODOS... Es que bueno, todos tienen o debieran tener su oportunidad los que madrugan y los que trasnochan...jaja

besotes.buen jueves.

Natàlia Tàrraco dijo...

Nada más resbaloso que los refranes, se contradicen, hay para todos los gustos, a veces suenan a resignación casi divina, otros tienen toques surrealistas, otros irónicos, pesimistas u optimistas.

A golpes aprendemos, no lo creo, ni a golpes de refrán. Nada se obtiene sin esfuerzo, pero a veces ese esfuerzo se lo lleva el viento injusto.
"Cada maestrillo tiene su librillo", eso dicen, pero con un único libro nos quedamos cortos.
Complicado lo que expones, "el pan nuestro de cada día",no es facil ser padre ni ser joven, en ambos casos, nadie nace enseñado.

Buena reflexión Carme, petons i fins aviat, no?

Verónica Marsá dijo...

Buena lección recibió. A veces hay que tomar las riendas del destino de otros a quien queremos, cuando ellos no son capaces. Los refranes pueden ser aplicados del derecho y del revés, de forma irónica. Cada cual se acoge al que más le favorece y lanza los más agudos, afilados y ácidos a los demás.

Un bravo por ti, Carmen.

Wendy dijo...

Buenas noches.
Como nueva en este blog, y en mi primera vez siguiendo el relato de los jueves, pues ha sido un relato muy curioso. Mas que todo porque en mi trabajo actual, madrugo a diario ( mi dia comienza a las 4 a.m.) y los días son de una variopinta...
Pero bueno, a veces nuestros padres nos da unas lecciones de vida...
Abrazos y café
Wendy

Susurros de Tinta dijo...

Combinar los refranes con una historia con tintes de fábla es genial, me ha encantado, lástima que los hijos no escuchemos a los padres que ya se sabe "que más sabe el diablo por viejo que por diablo", miles de besosssssssssss

Inma Brujis dijo...

Si es que no te puedes tomar los refranes al pie de la letra porque normalmente se contradicen...
Esosí, que al toro se le coge por los cuernos y si hay que coger las riendas se cogen.
Un Beso

Encarni dijo...

'Es que nadie aprende en cabeza ajena' como decía mi madre cuando estaba chica y qué verdad que es.

Un abrazo de jueves a la hora del té :)

José Vte. dijo...

jejeje, muy instructivo y detallado. El refranero español da para todo, para el buen actuar y para el malo. A este chico le vino bien seguir ambos, o tuvo la suerte de cara, que también influye.

Hemos coincidido en el primer refrán, el segundo lo estuve sopesando, pero finalmente la historia se me fue por otros y laaargos derroteros, jejeje

Un abrazo

Manuel dijo...

Al menos le sirvio en la practica.
sería curioso saber el orgen de algunos refranes.
Un beso

Pepe dijo...

Carmen: Tu primer refrán ha coincidido con el segundo elegido por mí. Al hijo escasamente madrugador le vino de auténtico lujo el castigo impuesto por su padre. O a lo mejor pensó que con millones de personas buscando trabajo, tuvo la mala suerte de que le tocó a él.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Cas, es bueno ese refrán, "El sol sale para todos"
Natalia, si, hay contradicción; pero en el fondo se parecen.
Verónica, desde luego hay refranes a gusto de todos y también lo aplican a su conveniencia
Wendy bienvenida, celebro que te guste mi relato.
Susus, hay que escuchar más a los padres, está claro.
Inma, es verdad los padres se decidieron a actuar y fue lo mejor.
Encarna, algunos no aprenden, ni aunque les apreten las tuercas.
Jose Vte, son refranes muy socorridos, sobre todo para razos ainstruir.
Manuel es verdad le sirvió en este
caso y bien.
Pepe esto de madrugar y no madrugar va muy bien a la juventud.
Un abrazo a todos

Celia dijo...

Me parece un relato lleno de imaginación y refranes que se desdicen el uno del otro. Por lo que "No todos los ojos lloran el mismo día", viene al pelo.
Muy bien llevado el tema. Mil besos.

gustavo dijo...

dicen que el madrugar es para ahorrar, dicen que quedarse en la cama por la mañana es para ahorrarse el desayuno propio y el de la hermana, dicen que la cama la inventó un tipo sabio por que era guapo y por que se decía a sí mismo que la guapura enla cama se conserva siempre dura...aunque creo que las mañanas se han hecho para personas que son algo así como este refrán: para el panadero la mañana, para el joven la resaca...
en fin, carmen...que me vuelvo a la cama.
medio beso.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Celia y Gustavo. Está bien la juerga pero sin pasarse y con responsabilidad.
Un abrazo a los dos

San dijo...

Aprendio la lección este joven, amanecer amanece a su hora, pero no está mal verlo y comenzar el día de día jjaja que algunos comienzan ya casi en la tarde.
Buena elección de refranes Carmen.
Un beso.

Ceci dijo...

Me parece Cármen que si bien algunos refranes tienen un sentido único y claro, otrso admiten mas de una interpretación, y de hecho la gente los interpreta y ajusta a su conveniencia. Algunos son muy buenos y ejemplificadores, pero lo cierto es que no son ley universal...las experiencias como la del protagonista de tu historia habla por si sola, y podría estar excenta de refranes.
Magnífico relato Cármen, la reflexión que supone es profunda.
Besito

rosa_desastre dijo...

Refranes y fábula una buena combinacion nos dejas. Aunque algunos no aprenden y vendria bien eso de..."A juventud ociosa, vejez trabajosa"
Un beso

Maria Liberona dijo...

y de refran en refran a todos nos a tocado vivir alguno... me ha gustado mucho tu relato y vaya que a veces pasa eeee... jajaja...

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sam, Maria, Rosa y Ceci. Yo siempre busco un poco la moralina, supongo que se nota mi deformación profesional.
Un abrazo a las cuatro

Sindel dijo...

Me gustó como lograste encadenar los dos refranes, dandóles y sentido y contra sentido a la vez.
La historia es muy linda, y me alegra que tuviera un final feliz.
Un abrazo.

alfredo dijo...

Curioso desenlace, en el que una vez más, refranero y resultado van de la mano. No siempre es así.
Pero ya se sabe... "No hay mal. que por bien no venga"

Entretenido y amable texto.

Abrazos

Manuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Medea dijo...

Realmente Carmen muchos refranes se contradicen, hay algunos que incluso no llego a entender aunque tengan mucho de realidad, nunca entenderé que quien bien me quiere me haga llorar a no ser de emoción y creo que no es eso a lo que se refiere el refrán.
No obstante muy buena tu reflexión.Un beso grande preciosa.

Juan Carlos dijo...

De todas formas, yo soy más de "no por mucho madrugar ...", soy dormilón.
Besos.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Medea, Alfredo, Sindel y Juan Carlos. Aunque parezcan contradictorios en el fondo se parecen.
Un abrazog