MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 20 de marzo de 2013

ESTE JUEVES...RELATO

        JEFE, HOY NO IRÉ A TRABAJAR PORQUÉ AYER ESTUVE DE FARRA

 
A veces es mejor decir la verdad que inventarse una mentira, por que como decía mi madre: - Las mentiras tienen las patas muy cortas. Eso le pasó a Felipe, que le gustaba bastante eso de irse de farra y como uno piensa: Si no lo hago ahora que soy joven, ¿Cuándo lo haré? Y aguanta  empalmando con el trabajo, resistiendo las ocho horas, que le dejan  sin aliento cuando por fin se acaba la jornada y le espera  la tan ansiada cama. Aunque bien es verdad que si esto se hace a menudo, cualquier excusa es buena para no asistir al trabajo, sobre todo el lunes. Se dice una mentira piadosa, como lo de que se tiene fiebre, o le duele a uno la barriga; pero pocas veces se dice la verdad. No se imaginaba  que le descubrirían, aquella noche en un Pub junto a sus amigos,  pero él no vio a nadie, estaba muy ocupado bebiendo y divirtiéndose. Al día siguiente llamó al trabajo con la excusa de encontrarse ma FARRAS l, poco pensaba que cuando regresara se encontraría con el sobre de su finiquito. El jefe le dijo: Lo que más me ha dolido ha sido su engaño, la sinceridad es la virtud más importante de la persona y si me hubiera dicho: “Jefe, no vendré hoy a trabajar, porque ayer me fui de farra” seguro que lo habría entendido; pero sin embargo optó por la mentira, y ahí me ha decepcionado. Felipe por supuesto no se lo creyó, no existe nadie tan enrollado
Yo, este lunes desde luego no tenía ninguna gana de ir a trabajar, aún se encontraba mi espíritu en Jaén; pero soy responsable y estuve al pie del cañón; aunque todo el día se encontró parte de mí  muy lejos, en aquel Karaoke de la noche del sábado, y es que ya  lo dice el refrán: Lo bueno si breve, dos veces bueno.

MÁS FARRAS EN CASA DE GUS

19 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Jaja, yo también trabajé el lunes, sin excusas, pero aun sonaban dentro de mi esos cánticos en el karaoke, conversaciones tan agradables, momentos tan importantes.
Besos.

G a b y* dijo...

Se valora la responsabilidad sin dudas, y la sinceridad también, así que doblemente aprendida la lección, aunque no todo jefe puede llegar a entender el irse de farra como una buena excusa para disculpar un faltazo laboral... al menos que halla estado en Jaén! :D
Besos!
Gaby*

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un jefe cínico o con pretensión intelectual podría exigir que la farra fuera realmente interesante, nada de emborracharse con amigos, hablando de futbol.

Leonor dijo...

Un relato con lección, al modo de las fábulas con su moraleja final.

Eres muy responsable y has estado el lunes al pie del cañón, aunque por dentro estuvieras bailando la conga y cantando canciones del karaoke.

Un beso.

Natàlia Tàrraco dijo...

Algo dictador el jefe, tiene el poder y no perdona, mala cosa mentir, mala cosa no perdonar y dejar en la calle a otro parado, mala cosa el que se chivó al jefe, ese el peor.
Pasa factura el placer gozoso, pero mereció tanto la pena ¿verdad Carme? Os añore en ese bailongo y en cada momento. Petons.

Fabián Madrid dijo...

Mala la mentira, pero tampoco está bien la falta de perdón. Un beso.

Matices dijo...

Pues a la mentira y sus consecuencias siempre hay que atenerse...

Trabajé, trabajé... mic.. mic... ¡muelta estaba!, pero que me intenten quitar lo "bailao" que no me dejo.

Un beso, amiga

Alicia Gonzàlez dijo...

Como dice mi madre, mujer aficionada a los refranes, sobre todo a los que fastidian, "nadie va de romería, que no le pese al otro día" jejeje. Pero que te quiten lo bailao. Un besote

Toni dijo...

Naaa, ese jefe quería despedirlo de todas todas. Antes de dar lecciones que se aplique el cuento a él mismo.
Has clavado al tipo ese.

Saludos! Y aplausos para tu responsabilidad.

Carmen Andújar dijo...

Gracias amigos Juan Carlos, Gaby, Demiurgo, Leonor, Natalia, Fabián, matices, Alicia y Toni. Eso de las farras es lo que tiene, que después viene lo malo.
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Lo pero es la mentira, claro que sí, en todos los ámbitos.

Y sobre las farras, los "después" suelen ser accidentados jejej
esperemos que esta vez no sea así.
=)

casss dijo...

Aleccionador...y es cierto. La mentira termina por enredar todo (Mr. Bean es un ejemplo jocoso de ello).
Tu sentido de la responsabilidad es destacable, es que de verdad, seguimos todavía allá por Jaén..

Muchos besos.

Pepe dijo...

No recuerdo haber faltado nunca al trabajo por irme de farra, creo que el que está a las duras, tiene que estar también a las maduras. Sí que en más de una ocasión he llegado directamente al trabajo después de una noche agitada, por ejemplo, pero un par de cafés bien cargados han hecho desaparecer los malos efluvios.
Un abrazo.

censurasigloXXI dijo...

Pues yo no sabía que hasta el miércoles había fiesta... esto de las fiestas me acaba matando porque soy la reina de la harina cuando no hay cole...

Un beso, Carmen.

Carmen Andújar dijo...

Gracias Cas, Neo, Censura Y Pepe. Es verdad las que somos responsables, a cumplir; aunque vayamos arrastrándonos.
Un abrazo

Alfredo dijo...

Lo ideal sería que la farra fuera para celebrar una quiniela de 15 aciertos, entonces sería al Jefe al que le pondrías el finiquito.
De momento ya se sabe... aunque sea lunes.

Besos

juliano el apostata dijo...

pones por encima de todo la sinceridad...yo, te secundo, carmen. pero qué difícil es mantenerse en ese pedestal e la sinceridad¡¡, al menos, yo soy bastante incapaz. eso sí, homenajeo a todo aquel que en su transcurrir vital el porcentaje de sinceridad pase del 60 por ciento. es que no me creo la sinceridad del 100 por 100. somo humanos, es decir, buenos y malos si tenemos en cuenta la moral imperante.
medio beso.

Marta C. dijo...

Carmen, ¡un día es un día! y una reunión de jueveros bien se merece una excusa. La verdad es que el que nace responsable, se mueres responsable: geni y figura...
Un beso

Encarni dijo...

La sinceridad es un valor muy importante Carmen, pero hoy día quién dice la verdad??? Alguna gente, claro, pero la gran mayoría se inventan historias. Y otro gran valor es la responsabilidad, como la que has demostrado marchando al trabajo después de una juerga de sábado noche, jejeje.

Un abrazo