MUNDIFRASES. PÁGINA WEB DONDE ENCONTRARÉIS FRASES DE MIS LIBROS Y RELATOS

miércoles, 1 de abril de 2015

ESTE JUEVES...RELATO

                                       UN MUNDO DE SENSACIONES

Dolores regresó a su pueblo después de casi veinte años sin pisarlo, ya no tenía nada que la  retuviera allí. Su madre nunca la comprendió, demasiado rebelde para ella; pero había regresado porque su madrina, su madrina del alma dejó este mundo. Miles de imágenes aparecían en su retina recordándola mientras se acercaba a la casa en la que pasó mucho más tiempo que en la de su madre.

Al pasar el lindar de aquella puerta de madera añeja, miles de olores llegaron a su pituitaria. El olor de vainilla de aquellas natillas, nunca más probó otras igual. El pan recién horneado aún olía en la cocina, que se mantenía como el primer día, con los pucheros de porcelana roja encima de aquellas fuertes repisas de madera, que adornaban la estancia.

Lo primero que hizo fue sentarse en una de las sillas de la cocina, recostó su cabeza en la pared, cerró los ojos y comenzó a recrear su infancia. Allí  se encontraba con siete añitos ayudando a su madrina a preparar las natillas, no dejaba ni que se enfriaran, y su tía, su pobre tía le daba un pescozón para que no lo volviera a hacer. Como la añoraba, y ahora, aquella casa sería suya. La pobre, sólo la tenía a ella de familia. Estaba triste y contenta a la vez, aquella casa significaba mucho para ella. Seguro que a partir de ahora no tardaría otros veinte años en regresar, seguro que no.

MÁS SENSACIONES EN EL BALCÓN DE CASS
Gracias Cass
 

17 comentarios:

casss dijo...

Entrando en tu relato, se puede oler toda la infancia del personaje.
Pocas cosas, no devuelven al tiempo de los recuerdos, como lo cuentas tan cálidamente.

Un fuerte abrazo, Carmen, y gracias por tu participación!!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tiene sentido que te unas a la propuesta, que se trata de mezclar arte con las sensaciones.

Suele darse lo de encontrar comprensión y afinidad en alguien que no es familiar, pero podría serlo.

Max Estrella dijo...

Ese olor a natillas, yo creo que ha sido el de muchas infancias...hay cosas que no se olvidan...y tú lo has recreado a la perfección...
Besos y abrazos

Nino Ortea dijo...

Buenas tardes, Carmen:
El olfato es el sentido que, de manera más subconsciente, despierta en mi los recuerdos, ya sea en una calle abarrotada o en lugares solitarios como el que tan bien describes.
Felicidades por tu gran relato, Carmen.

G a b y* dijo...

Los aromas suelen ser un llamado vital para la memoria. Tú has abierto las puertas al pasado, a los recuerdos entrañables y gratos, haciendo de aquellos olores una ráfaga de momentos inolvidables, sabrosos y queridos.
Besos!
Gaby*

Carmen Andújar dijo...

Gracias Cass, Demiurgo, Max, Nino y Gaby. Esas sensaciones no se olvidan facilmente.
Un abrazo

LAO Paunero dijo...

Nos compartiste una linda historia que refleja claramente a los sentidos a través de la Historia. ¡saludos Carmen!

Ester dijo...

El olfato es ese sentido que nos marca y nos impregna para siempre. Por eso conservando el olfato se puede recuperar veinte años de pasado. Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Gracias Lao y Ester. Esos olores son inolvidables.
Un abrazo

Sindel dijo...

Qué lindo relato, la añoranza de la infancia, los olores y colores que nos han dejado recuerdos tan marcados en la memoria. Me encantó!
Un beso y Muy felices Pascuas!

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Conozco el mágico poder de traslación que otorgan los aromas... muchas veces logro llegar hasta mi infancia gracias al aroma de las especies de cocina, hasta un viejo cajón de madera en la cocina de mi abuela.
=)

Yessy kan dijo...

Encantador relato que nos abre las puertas a través de la niñez de tu protagonista. Recuerdos de aromas que no se borran de la memoria. Buen relato, Carmen.
Un beso

Carmen Magia dijo...

Enfrentarse con las cosas que parecían olvidadas, que dormían en la memoria.

Qué bonito recordar esos aromas, y ver esas cosas que nos acompañaron de pequeños...

Muy entrañable tu relato, me gusta mucho.

Montón de besos

Carmen Andújar dijo...

Gracias Sindel,Carmen, Yessy y Neo. Esos olores nos acompañan siempre.
Un abrazo

Pepe dijo...

Sensaciones olfativas que la hacen reetornar hacia los felices días de su niñez. Muy bonito tu relato, Carmen.
Un fuerte abrazo.

Tracy dijo...

¡Ay la infancia... es fuente de nuestras emociones nostálgicas...

Alfredo dijo...

Un cariñoso texto con sabores recuperados. Muy explícito y emocionante.
Besos... Nos vemos.